fbpx
compañías petroleras

Las compañías petroleras se recuperan de la pandemia

“Esa recuperación, que habíamos anticipado que ocurría en algún momento, está ocurriendo antes de lo previsto” afirmó el CEO de Exxon, Darren Woods

[Read in English]

Las grandes compañías petroleras vuelven a ser rentables, tras una fuerte caída de las utilidades durante el 2020 producto de las cuarentenas para contener la expansión de la Covid-19.

El gigante petrolero Exxon reportó utilidades por $2,700 millones durante el primer trimestre, tras una fuerte caída durante el 2020, y ser expulsada del índice financiero S&P 500 por su bajo rendimiento.

Por su lado, Chevron reportó utilidades por $1,400 millones, mientras que BP lo hizo por $4,700 millones. La firma holandesa Royal Dutch Shell reportó ingresos por $3,200 millones, entre tanto, Total SE lo hizo por $3 mil millones.

“Esa recuperación, que habíamos anticipado que ocurría en algún momento, está ocurriendo antes de lo previsto” afirmó el CEO de Exxon, Darren Woods, en una entrevista donde también explicó que: “A medida que las economías se vuelven a abrir y se recuperan más rápido, en algunos lugares, de lo esperado, estamos viendo una respuesta a la demanda”.

Las compañías petroleras vieron crecer sus utilidades junto con el precio de su acción durante el primer trimestre del 2021. (EFE)
Las compañías petroleras vieron crecer sus utilidades junto con el precio de su acción durante el primer trimestre del 2021. (EFE)

La pandemia fue especialmente fuerte para la compañías petroleras que experimentaron serias caídas en sus ingresos por los cierres, la disminución del comercio internacional y el cierre de fronteras en muchos países.

Muchas compañías petroleras optaron por diversificarse e invertir en energías renovables como fue el caso de Shell, BP y Total SE. La única compañía petrolera que no consideró diversificarse a las energías renovables fue precisamente Exxon, que sufrió una de las mayores caídas durante el 2020, reportando pérdidas superiores a los $22 mil millones.

En Estados Unidos, la helada que vivió Texas también impulsó las ganancias de las compañías petroleras, pues la demanda de combustible se incrementó para poder cubrir el déficit energético que tenía la red después de los primeros días. Solamente Chveron aumentó en $5 millones sus utilidades producto de la helada.

Con el incremento de la demanda también vino el aumento del precio del barril de petróleo, que cerró en $65 el jueves, tras un incremento continuo de seis semanas. Parte del incremento experimentado por el barril de petróleo se debió a la decisión de la OPEP a finales del año pasado de retener reservas de petróleo, para presionar el precio al alza.

Muchos analistas ven con preocupación los picos de contagios experimentados en la India y Latinoamérica, lo que podría comprometer la demanda de petróleo producto de los nuevos cierres que acontecen en dichas regiones. (EFE)
Muchos analistas ven con preocupación los picos de contagios experimentados en la India y Latinoamérica, lo que podría comprometer la demanda de petróleo producto de los nuevos cierres que acontecen en dichas regiones. (EFE)

El precio de las acciones de las compañías petroleras se ha comportado al mismo ritmo que la subida del precio del barril. Mientras que el precio del barril del petróleo recuperó un 80 % de su valor prepandemia, las acciones de las compañías petroleras crecieron en promedio un 65 %. Aun así el precio de las acciones de las compañías petroleras continua vendiéndose por debajo de sus precios anteriores a la pandemia.

Aunque existe en general un ambiente de optimismo alrededor de la recuperación de la demanda del petróleo, los mercados internacionales ven con preocupación el nuevo aumento de casos de Covid-19 en Latinoamérica e India, donde la situación ha obligado a las autoridades locales a llamar a nuevas cuarentenas. La reducción de la actividad económica en la India podría hacer caer la demanda de petróleo hasta $900,000 barriles diarios.

Algunos analistas dudan que las compañías petroleras puedan recuperar completamente su rendimiento anterior a la pandemia, pues en Estados Unidos la política ha pasado a ser muy antagónica frente a los combustibles fósiles.

El presidente Joe Biden se comprometió a reducir a la mitad los niveles de emisión para el 2030, lo que implica una política que desincentive el uso de combustibles fósiles en la generación eléctrica, así como un impulso a la industria de autos eléctricos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
Stalin

Stalin también aplicaba la cultura de cancelación en la Unión Soviética

Next Article
Cultural War: Violar la libertad de expresión pone en riesgo la democracia

Cultural War: Violar la libertad de expresión pone en riesgo la democracia

Related Posts
Total
1
Share