fbpx
Concrete Cowboy

Concrete Cowboy (2021), la nueva película de Netflix con un gran mensaje de responsabilidad individual

Concrete Cowboy no sigue el relato progresista del racismo estructural, y deja un poderoso mensaje sobre la responsabilidad individual

[Read in English]

Concrete Cowboy es una nueva película de Netflix que está cosechando un gran éxito tanto entre la crítica especializada como entre el público. Concrete Cowboy se une a otros títulos del servicio de streaming con un poderoso mensaje sobre la responsabilidad individual, como son Hillbilly Elegy o La Increíble Historia de la Isla de las Rosas.

Basada en la novela Ghetto Cowboy de Greg Neri, Concrete Cowboy cuenta de forma ficcionalizada la historia real del Urban Riding Club de Fletcher Street en Filadelfia, una organización sin ánimo de lucro regentada por personas negras y que, con más de un siglo de antigüedad, anima a los jóvenes de la zona a hacerse cargo de los caballos y las cuadras, dándoles así una alternativa sana y enriquecedora para su tiempo libre.

Si bien la trama del padre e hijo protagonistas de la película es ficcionalizada, muchos de los personajes secundarios están interpretados por los propios parroquianos de los establos, lo cual confiere a la película un aire de realismo, que por momentos hace creer estar viendo un documental.

Concrete Cowboy gira en torno al personaje de Cole, un joven negro de 15 años que vive en Detroit con su madre, y que siempre se está metiendo en problemas en la escuela. Cuando es expulsado, su madre, impotente y preocupada por el camino que está tomando su hijo, decide llevarlo hasta Filadelfia para abandonarlo en la puerta de la casa de su padre Harp, quien ha estado ausente durante toda la vida de su hijo.

concrete cowboy caleb mclaughlin
Caleb McLaughlin interpreta a Cole en Concrete Cowboy. (Flickr)

Su padre, que en el pasado tuvo problemas con las drogas y estuvo en la cárcel, ahora dedica su vida al cuidado de los caballos en los establos urbanos de la calle Fletcher, e incluso tiene a un caballo viviendo en su propia casa, con el que Cole tiene que compartir habitación.

Cole está resentido con su padre y disgustado con su estilo de vida. Tras intentar inútilmente contactar con su madre para volver a la comodidad de su hogar, se encuentra con su primo mayor Smush, quien se lo lleva de fiesta e intenta introducirlo en el negocio del trapicheo de drogas.

Su padre, viendo que va a repetir los mismos errores que él cometió en su pasado, le prohíbe alternar con su primo y le obliga a trabajar en las cuadras para enderezar su vida. Aunque sigue viéndose a escondidas con su primo Smush, Cole empieza a sentirse atraído por la vida y la cultura de los cowboys urbanos.

A pesar de la férrea disciplina —o más bien gracias a ella—, nota cómo disfruta del trabajo en las cuadras, se siente conectado con las honradas personas que allí trabajan, y empieza a generar un fuerte vínculo con un caballo que nadie ha conseguido domar aún.

Cole poco a poco va aprendiendo las lecciones que le brinda su nueva vida. Se da cuenta de que los caballos han ayudado a muchísimas personas con problemas a salir adelante y, sobre todo, ve lo mal que ha acabado su primo Smush por haber dado la espalda a los caballos.

Concrete Cowboy y su fuerte mensaje de responsabilidad individual

Concrete Cowboy tiene una fantástica fotografía y cuenta con grandes actuaciones por parte de Idris Elba —víctima de ridículas acusaciones por parte de la horda woke y la jefa de diversidad de la BBC, porque consideran que el personaje que interpreta en la serie Luther se viste y comporta como un blanco— y, sobre todo, la del actor Caleb McLaughlin, quien con su sólida interpretación en esta película hace olvidar que se trata de uno de los niños de la serie Stranger Things.

concrete cowboy idris elba
Idris Elba interpreta a Harp en Concrete Cowboy. (EFE)

Pero sobre todo, Concrete Cowboy destaca por su poderoso mensaje sobre la responsabilidad individual. A pesar de tratar cuestiones sociales de afroamericanos, la película no incurre en el manido mensaje de la victimización, ni culpa de todos los problemas al racismo. La película deja claro que lo importante en la vida son las decisiones que toman los individuos a la hora de enfrentar las vicisitudes, independientemente de su raza o condición socio-económica.

Concrete Cowboy no sigue el relato progresista del racismo estructural, y aborda de forma valiente el problema de lo perjudicial que es para la crianza la ausencia de una figura paterna que muestre con el ejemplo cuáles son las decisiones correctas.

También se agradece que no represente al gobierno como salvador, ni reclame ayudas y subvenciones. Lo que muestra es que lejos de aportar soluciones, lo que hace el gobierno es generar problemas, cuando las autoridades de control animal pretenden clausurar las cuadras con base en estúpidas regulaciones. 

Concrete Cowboy, si acaso lo que hace es pedir que el gobierno se quite de en medio, y que les permita seguir su camino a lomo de sus caballos, para así continuar con la excelente labor social del Urban Riding Club de Fletcher Street en Filadelfia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
Rose Wilder Lane Unión Soviética

El momento en que la fe de Rose Wilder Lane en el comunismo colapsó

Next Article
dogecoin

El Dogecoin va a la luna, por tuit de Elon Musk

Related Posts
Total
24
Share