fbpx

Price Controls: Killing the Messenger If You Don’t Like the Message

Control de precios: Matar al mensajero si no te gusta el mensaje

La consecuencia económica del control gubernamental de los precios es la perturbación de la economía. Un precio controlado seguirá asignando recursos, pero no de acuerdo con la oferta y la demanda

[Read in English]

Cuando el periódico británico The Manchester Guardian se fundó en 1821, rápidamente se ganó la reputación de defender la libertad y el libre mercado contra el proteccionismo, el amiguismo y el gran gobierno. Fue muy respetado durante más de un siglo.

Luego, cuando Gran Bretaña se tambaleó hacia la izquierda después de la Segunda Guerra Mundial, también lo hizo el periódico. Cuando en 1959 cambió su nombre por el de The Guardian, se había convertido en un portavoz fiable del Partido Laborista socialista. Cuando el dictador venezolano Hugo Chávez murió en 2013, lo declaró un “soplo de aire fresco”. Lo que había de “fresco” en nacionalizar, expropiar y apalear un país hasta la ruina sigue siendo, para ser caritativos, bastante desconcertante.

Hoy en día, se puede defender la más desacreditada locura de adoración al Estado y ser bienvenido en las páginas de opinión de The Guardian. El último ejemplo, escrito por Isabella Weber en la edición del 29 de diciembre de 2021, fue demasiado incluso para Paul Krugman de The New York Times, un antiguo economista convertido en propagandista. El título era: “Tenemos un arma poderosa para luchar contra la inflación: los controles de precios. Es hora de que lo consideremos”. Krugman respondió: “No soy un fanático del libre mercado, pero esto es realmente estúpido”.

Isabella Weber debería protagonizar un anuncio de televisión vendiendo remedios de serpiente. Podría abrirlo diciendo: “No soy economista, pero pretendo serlo en la Universidad de Massachusetts-Amherst”. Allí es donde “enseña” economía. Se rumorea que el departamento de ciencias de allí está repleto de brujas y hechiceros, aunque no puedo confirmarlo.

El principal argumento de Weber a favor de los controles de precios es que algunas personas famosas hace ochenta años los apoyaron, desde Harry Truman hasta John Kenneth Galbraith. Lo que no menciona es que esas personas estaban equivocadas entonces y deberían haberlo sabido. Aceptar su error hoy en día es poco menos que delirante, incluso anticientífico, si es que la economía es una ciencia. Todo economista que merezca mantener su trabajo sabe que los controles de precios son para la inflación lo que beber Clorox es para un malestar estomacal.

Ahora que la gente del gran gobierno ha conseguido avivar la inflación de los precios con sus gastos y la impresión de dinero, deberíamos prepararnos para que otros charlatanes se hagan eco de la solución sugerida por Weber. Recordemos brevemente el antiguo error del control de precios.

La estupidez detrás de los controles de precios

La creencia de que los individuos son peones que deben ser empujados por los planificadores centrales no es nueva. De hecho, el socialismo -la sociedad controlada y planificada centralmente- tiene sus raíces en las acciones del hombre primitivo. Cuando el primer hombre de las cavernas golpeó a su vecino para expropiarle los alimentos que éste había recogido, dio una expresión física y contundente a la esencia de la sociedad socialista. Los controles de precios no son peticiones voluntarias, por lo que encajan perfectamente en el temperamento socialista.

El objeto del control de precios no son números inanimados ni signos de dólar. Las sanciones por violar los edictos de control de precios se imponen a los individuos. Las cárceles y las multas están hechas para las personas, no para los precios. En la Francia revolucionaria, los individuos que se atrevían a comerciar a precios no conformes con la “Ley del Máximo” pagaban una visita a la guillotina.

Cuando el gobierno fija los precios, la coacción sustituye al intercambio voluntario. El precio ya no se determina pacíficamente en el mercado del comercio libre y voluntario. Las consecuencias económicas son fáciles de discernir teniendo en cuenta las dos funciones del precio.

Una función es la de asignar los recursos escasos. Cuando algo es escaso, como lo son todos los bienes económicos, debe ser racionado. La oferta debe equipararse de algún modo a la demanda. Si el mercado se imagina como una gran subasta, el problema se convierte en saber quién recibirá qué cantidad de los bienes que se subastan. ¿Sacamos pajitas, o quizás nos golpeamos unos a otros hasta que el número de supervivientes sea igual al número de bienes? ¿Tendría sentido alinear a todos, disparar una pistola y declarar que los corredores más rápidos recibirán los bienes?

La forma económica de racionar los recursos escasos es a través del sistema de precios. Mediante el “precio de mercado”, la oferta y la demanda se encuentran, el mercado se despeja y los recursos escasos se asignan. De este modo, se evita la escasez y los excedentes crónicos, el proceso productivo se mantiene indemne y el intercambio pacífico se convierte en el principio reinante. Es un proceso perfectamente natural; todo lo que se requiere para que tenga lugar es que se deje a los hombres solos para que persigan sus propios deseos y habilidades.

El precio también dirige la producción, su segunda función. Los empresarios son observadores profesionales de los precios. Si la demanda de un producto aumenta, los consumidores están dispuestos a pagar más por ese producto. Esto hace que el precio suba, lo que aumenta los márgenes de beneficio. Para aprovechar esta situación rentable, los empresarios aumentan su producción.

El proceso también funciona en la otra dirección: la disminución de la demanda de los consumidores implicará la caída del precio y de los márgenes de beneficio. En ese caso, el precio “indicará” a los productores que abandonen esa línea de producción y entren en otra donde la demanda sea más urgente. En la economía libre, no es necesario que el gobierno emita un edicto al agricultor: “Cultiva trigo; el pueblo quiere pan”. No es necesario que el gobierno dé instrucciones a un fabricante: “Haz televisores; la gente quiere entretenimiento”. El maravilloso mecanismo del precio hace el trabajo mucho mejor que el más noble y sabio político.

La consecuencia económica del control gubernamental de los precios es la perturbación de la economía. Un precio controlado seguirá asignando recursos, pero no de acuerdo con la oferta y la demanda. Del mismo modo, un precio controlado seguirá dirigiendo la producción, pero no en las mismas direcciones que los consumidores, mediante sus compras voluntarias, habrían dictado. Los precios fijos falsean y distorsionan las señales. La historia del control de precios en Estados Unidos y en todas partes ha sido la historia de la escasez, las colas, los mercados negros y el descontento popular.

También se plantea una cuestión moral. ¿Con qué derecho puede una parte dictar coercitivamente los términos del comercio entre otros? ¿En virtud de qué retorcido principio de justicia se penaliza a una persona por comerciar con otra a un precio mutuamente acordado?

La inflación es siempre y en todo momento una cuestión monetaria. El aumento de los precios no provoca la inflación más que las calles mojadas provocan la lluvia. Las autoridades monetarias inflan y luego los precios suben, en ese orden. Ahora que los precios están subiendo al ritmo más rápido de los últimos 40 años, debemos recordar que sólo en los dos últimos años, las autoridades monetarias ampliaron la oferta monetaria en más de un 30%. Hay una conexión directa que los controles de precios no podrían evitar.

La subida de precios es desagradable para muchos. Son un mensaje del mercado de que los impresores de dinero se están portando mal. Imponer controles de precios es matar al mensajero cuando no te gusta el mensaje.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
Déficit de Estados Unidos en comercio exterior sube 19,4 % en noviembre

Déficit de Estados Unidos en comercio exterior sube 19,4 % en noviembre

Next Article

Mike Pence y el 6 de enero: el hombre adecuado en el momento adecuado

Related Posts
Total
7
Share