fbpx
supreme-court-abortion-case

La Corte Suprema conocerá el primer caso de aborto con una mayoría conservadora de 6-3

Aunque el caso es relativamente pequeño y no se trata de una cuestión sobre la constitucionalidad de las leyes de aborto como tal, la decisión que tome la Corte sobre este asunto será seguida de cerca por ambos bandos

[Read in English]

La Corte Suprema de Estados Unidos ha accedido a conocer y determinar respecto a un caso relacionado con las leyes de aborto. Este será el primero que conocerá desde que el año pasado la confirmación de Amy Coney Barrett cambiara la composición del máximo tribunal del país, dando a los conservadores una hipotética mayoría de 6-3.

Aunque el caso es relativamente pequeño y no se trata de una cuestión sobre la constitucionalidad de las leyes de aborto como tal, la decisión que tome la Corte sobre este asunto será seguida de cerca por ambos bandos como un indicativo de la voluntad de la nueva Corte para ponderar en el tema, con los pro-vida y los pro-choice viendo esto como el posible comienzo de una batalla legal que podría traer un cambio significativo en la jurisprudencia actual sobre el aborto.

¿Qué caso sobre aborto ha aceptado conocer la Corte Suprema?

El caso en sí, Cameron v. EMW Women’s Surgical Center, P.S.C, se centra en la capacidad de un funcionario público estatal (el Fiscal General de Kentucky) de defender en juicio una ley estatal después de que los tribunales inferiores las hayan anulado y si no hay otros funcionarios públicos estatales para defender el caso.

El caso comenzó después de que el estado de Kentucky aprobara en 2018 una ley que prohíbe el uso de un método de aborto conocido como “dilatación y evacuación” para embarazos de 15 semanas o más. La ley fue firmada primero por el entonces gobernador republicano (siendo el actual gobernador demócrata) y luego fue anulada por una corte federal.

supreme court - abortion
La Corte Suprema estará en el centro de atención de los defensores de la vida y del aborto, ya que el Tribunal (EFE)

La nueva gobernación demócrata de Kentucky decidió no continuar con la defensa legal sobre la constitucionalidad de la ley dentro del sistema judicial, lo que llevó al fiscal general republicano a presentar peticiones pidiendo a las cortes que le permitieran defender el caso, algo que el 6º circuito le impidió hacer.

Daniel Cameron, el Fiscal General en cuestión, presentó entonces una petición a la Corte Suprema solicitando que le permitieran seguir defendiendo la ley, ya que los funcionarios de Kentucky encargados de dirigir la defensa del caso decidieron no continuar con su apelación. También presentó una petición en la que solicitaba a la Corte que evaluara la constitucionalidad de la decisión previa de los tribunales inferiores de anular la ley en cuestión.

El tribunal decidió escuchar las cuestiones de procedimiento presentadas por el Fiscal General de Kentucky, mientras que denegó su petición de una revisión más amplia sobre las decisiones de los tribunales inferiores. Por lo tanto, la Corte Suprema no se pronunciará directamente sobre la constitucionalidad de las restricciones al aborto en sí mismas, sino sobre una cuestión más técnica: si un Fiscal General del Estado puede representar la defensa de un Estado sobre la constitucionalidad de una ley estatal después de que ésta haya sido anulada y nadie más en el gobierno del Estado se alinee para defender la ley.

En otras palabras, este caso no es para determinar si lo que dice la ley es constitucional, sino sobre quién tiene el permiso legal para defender el caso en el sistema de justicia federal. Si el tribunal falla a favor de Cameron, sentaría el precedente de que los fiscales generales pueden desafiar los deseos de sus gobernadores y defender la constitucionalidad de las leyes estatales, aunque el jefe del gobierno estatal no quiera hacerlo.

El futuro del aborto en la Corte Suprema actual

Además de los efectos prácticos de la decisión del Tribunal, que podría permitir al fiscal general de Kentucky continuar con su empeño en establecer la constitucionalidad de la ley, hay dos aspectos clave que deben ser observados de cerca por quienes se interesan por el debate sobre el aborto en Estados Unidos: el recuento final de votos sobre la decisión de la Corte, y si hay indicios de que los jueces estarán dispuestos a escuchar más casos de aborto en un futuro próximo.

Si una sentencia anterior sobre un caso de aborto en Luisiana nos sirve de ejemplo, no sería descabellado esperar que los tres jueces que fueron nombrados por presidentes demócratas (Sotomayor, Kagan y Breyer) probablemente se pongan del lado de Cameron y dictaminen que no está capacitado para seguir defendiendo el caso. En el otro lado, muchos pensarían que los jueces más conservadores (Alito, Thomas, Gorsuch, Kavanaugh) deberían ponerse del lado del fiscal general.

supreme court- aborto
Todas las miradas estarán puestas en la decisión de Amy Coney Barrett en su primer caso de aborto como jueza de la Corte Suprema (EFE)

Las votaciones interesantes serán las del presidente de la Corte Suprema, John Roberts, y la nueva incorporación a la Corte, Amy Coney Barrett. Roberts, aunque suele considerarse parte de la facción conservadora del tribunal, fue el voto decisivo que anuló una ley de Luisiana que restringía los abortos, por lo que sería interesante ver qué papel desempeñaría en este caso.

Barrett, que ha tenido algunos fallos anteriores en contra del aborto como juez, se pondría en el punto de mira ya que sería la primera vez que tiene que decidir directamente sobre un caso relacionado con el aborto desde que asumió su posición en el tribunal.

Por último, la decisión de la Corte sobre el caso Cameron podría darnos algunas luces sobre su disposición a escuchar casos más grandes que podrían en teoría anular Roe vs. Wade, la decisión que hizo legal el aborto en Estados Unidos. Específicamente, como el proyecto de ley que Mississippi aprobó en 2018 que prohibiría efectivamente los abortos después de las 15 semanas y que la Corte aún debe decidir si conocerá el caso o no.

Además de las ramificaciones legales de cualquier decisión histórica sobre el aborto, una revocación de Roe v. Wade también podría servir como una llamada de atención para aquellos demócratas que han estado proponiendo ampliar el número de asientos en la Corte Suprema después de la confirmación de Amy Coney Barrett a finales de 2020. Por eso, cualquier decisión que el Tribunal tome (o no) sobre el aborto podría tener graves efectos en la composición institucional del gobierno federal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
Johnson, Vacuna

Un hombre tuvo rara reacción alérgica a la vacuna de Johnson & Johnson

Next Article
buttigieg-infrastructure

El proyecto de ley de infraestructura es una oportunidad para Pete Buttigieg

Related Posts
Total
1
Share