fbpx
Saltar al contenido

Corte Suprema revierte el fallo Roe v. Wade: deja en manos de cada estado las leyes sobre el aborto

aborto

Contenidos

Available: English

[Read in English]

Finalmente la Corte Suprema decidió revocar la decisión histórica Roe v. Wade, una acción que lleva a al menos 20 estados del país a prohibir o restringir severamente el acceso al aborto.

“Resuelta: La Constitución no confiere el derecho al aborto; Roe y Casey son anulados; y la autoridad para regular el aborto se devuelve al pueblo y sus representantes electos”, señala el fallo.

Un borrador de la Corte Suprema fue divulgado por Politico en mayo, y con él, la indicación de que era probable que la Corte revocara los fallos anteriores. Ahora que es una realidad, el fallo da luz verde a los legisladores para limitar o prohibir el aborto.

"*" señala los campos obligatorios

Is the Mar-A-Lago raid an unjust witch hunt?*
This poll gives you free access to our premium politics newsletter. Unsubscribe at any time.
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

La posibilidad de eliminar Roe viene luego de que la Corte escuchara los argumentos en el caso Dobbs v. Jackson, en donde se debate la constitucionalidad de la ley de Mississippi que hace la mayoría de los abortos ilegales después de 15 semanas. El estado de Mississippi pidió a la corte, dominada por la llamada “ala conservadora”, eliminar las previas sentencias de Roe Casey, para que así cada estado tenga la potestad de decidir si el aborto debe ser legal o no.

La reciente decisión judicial no significa que el aborto sería ilegal en todo el país, sino que la decisión sobre la legalidad del aborto volvería a estar en manos de cada estado. Mientras estados demócratas como California mantendrían sus leyes proaborto en los libros, otros estados, como Mississippi o Florida, tendrían nuevas leyes regulándolo.

¿Qué significa el fallo contra el aborto?

La responsabilidad penal de una mujer solicitante de aborto dependerá de las políticas de aborto que su estado implemente tras la decisión de la Corte Suprema. Aún no hay nada que impida que los legisladores aprueben leyes que exijan el enjuiciamiento de las mujeres que buscaron el aborto. 

El fallo legal Roe v. Wade que fue revertido por la Corte Suprema, permitió a partir de 1973 el derecho al aborto a nivel federal. Los estados podían regularlo, pero no prohibirlo antes de la semana 24 de gestación.

La decisión de 1973 fue un parteaguas en la discusión del aborto en Estados Unidos y, desde sus orígenes, fue una sentencia bastante controversial. Desde la década de los 70, activistas provida y políticos conservadores han hecho campaña para revertir Roe v. Wade, argumentando que una decisión tan polémica e importante debería ser discutida dentro de las instituciones democráticas y no decidida por un grupo de oficiales no electos. Activistas proaborto, en cambio, argumentan que Roe asegura un derecho fundamental para las mujeres y que eliminarlo sería un retroceso en la igualdad de género.

Tras la decisión de la Corte Suprema, recientemente se conoció que el presidente Biden estaría evaluando una serie de medidas ejecutivas para ayudar a las mujeres en los estados controlados por los republicanos a abortar.

“Algunas de las ideas que se están considerando incluyen declarar una emergencia nacional de salud pública, preparar al Departamento de Justicia para luchar contra cualquier intento de los estados de penalizar los viajes con el fin de obtener un aborto y afirmar que las regulaciones de la Administración de Drogas y Alimentos que otorgan la aprobación a los medicamentos para el aborto eliminar cualquier prohibición estatal”, dijeron funcionarios al New York Times.

Sin embargo, se necesitaría una ley del Congreso para restaurar un estándar legal nacional que prohíba a los estados prohibir el aborto; no obstante, los proponentes actualmente carecen de suficientes votos en el Senado, donde los republicanos pueden obstruir dicho proyecto de ley. 

El fin de Roe v Wade pasaría la potestad de regular o prohibir el aborto a cada estado. Estados como Nueva York o California seguirían teniendo exactamente la misma regulación que tienen en la actualidad.

Amenazas y persecución contra jueces y providas

Hace un par de semanas, la administración Biden aumentó la seguridad de los jueces de la Corte Suprema después de que un hombre, aparentemente enojado por los fallos conservadores anticipados sobre el aborto y las armas, viajó desde California a Washington con la intención de matar al juez Brett Kavanaugh.

Además, desde que se filtró borrador de la Corte Suprema, al menos 17 centros de ayuda al embarazo, casas de maternidad y otras organizaciones provida del país han sido atacadas por grupos promotores del aborto.

El más reciente de los ataques de vandalismo ocurrió el lunes 13 de junio cuando desconocidos incendiaron la oficina del parlamentario Andrew Barkis, republicano que representa a Olympia en la legislatura del estado de Washington.

A esto se suma que Jen Psaki, ex portavoz de la Casa Blanca, llegó a alentar a que se mantuvieran las protestas afuera de las casas de los jueces por parte de los grupos pro-aborto quienes se manifestaban en contra del borrador que se filtró.

“Sé que en este momento hay indignación, supongo, por las protestas que han sido pacíficas hasta la fecha, y ciertamente continuamos alentándolas, fuera de las casas de los jueces. Y esa es la posición del presidente”, aseguró Psaki durante su habitual conferencia de prensa.

Total
9
Share