fbpx
Andrew Cuomo - El American

El COVID-19 llegó para mostrar el rostro del verdadero Andrew Cuomo

Además de exigir prioridad para familiares y aliados, Cuomo también habría exigido prioridad para que a los análisis de laboratorio se les diera trato preferencial

[Read in English]

En tan solo meses el demócrata Andrew Cuomo pasó de ser “el gobernador estrella“, a ser uno de los funcionarios más repudiados. Cuomo, que ganó un Emmy por su “respuesta al coronavirus”, ahora también está al borde de un juicio político por la misma razón.

¿Presunto tráfico de influencias?

Un nuevo escándalo salpica al gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, quien junto a su comisionado de Salud, Howard Zucker, ordenaron priorizar a sus familias para realizarse pruebas del coronavirus.

Un reportaje del Washington Post reveló que además de exigir prioridad para familiares y aliados, Cuomo también ordenó que a los análisis de laboratorio se les diera trato especial.

La orden de Cuomo y de su comisionado de Salud se dio al inicio de la pandemia cuando aún había dificultades para aplicar las pruebas y existían grandes limitaciones para para analizar centenares de test al día.

Según el diario, en muchas ocasiones el estado desplegaba médicos a domicilio para realizar las pruebas que luego eran escoltadas hasta el laboratorio en Albany por policías estatales con la intención de acelerar el proceso.

Relata el Post que en el laboratorio, las muestras eran manejadas con secretismo y marcadas solo con iniciales o números.

El Albany Times-Union reveló por su parte, que entre los familiares que supuestamente recibieron pruebas preferenciales se incluía al hermano de Cuomo, el presentador de CNN Chris Cuomo, así como a su madre y al menos una de sus hermanas.

Según los reportajes el hermano del gobernador llegó a ser examinado en su casa de Long Island y cada una de las pruebas “VIP” eran denominadas “muestras críticas” y se les daba prioridad antes que a otras.

Entre las figuras conocidas que también se sometieron a pruebas prioritarias en los primeros días de la pandemia, se encontraban Rick Cotton, director ejecutivo de la Autoridad Portuaria de Nueva York y Nueva Jersey, y su esposa; así como Patrick Foye, director de las Autoridades de Transporte Metropolitano de Nueva York, y su esposa. Algunos miembros de los medios de comunicación y legisladores estatales no identificados también fueron evaluados con prioridad.

El gobernador de Nueva York Andrew Cuomo. EFE/EPA/JUSTIN LANE/Archivo
Funcionarios niegan acusaciones

Por su parte, funcionarios de la administración de Cuomo negaron que alguien recibiera un trato preferencial. Richard Azzopardi, dijo que las acusaciones eran “esfuerzos poco sinceros por reescribir el pasado”.

“En los primeros días de esta pandemia, cuando había un gran énfasis en el rastreo de contactos, íbamos absolutamente más allá para que las personas se hicieran pruebas, incluso en algunos casos, ir a los hogares de las personas y de puerta en puerta en lugares como Nueva Rochelle, para tomar muestras de aquellos que se cree que habían estado expuestos al COVID para identificar casos y prevenir otros adicionales”, dijo Azzopardi.

“Entre los que asistimos había miembros del público en general, incluidos legisladores, reporteros, trabajadores estatales y sus familias que temían haber contraído el virus y tenían la capacidad de propagarlo aún más”, agregó.

No es el primer escándalo de Cuomo con el COVID-19

No es el primer escándalo que rodea a Cuomo relacionado con el coronavirus y las pruebas o vacunas. El pasado 15 de marzo se conoció que funcionarios de la administración realizaron presuntas llamadas intimidatorias.

El “zar de las vacunas” de Nueva York, Larry Schwartz, habría insinuado la posibilidad de que dejar de respaldar a Cuomo traería consecuencias en la distribución de las vacunas.

Schwartz, quien encabeza la campaña de vacunación contra el COVID-19 en Nueva York, llamó a ejecutivos de los condados para evaluar la lealtad hacia el gobernador. Schwartz admitió haber hecho las llamadas, pero declaró que no tocó el tema de las vacunas durante las conversaciones.

Hasta el momento ningún funcionario de la administración de Cuomo ha explicado por qué Schwartz, quien se encarga de la distribución de las vacunas, habría dedicado tiempo para llamar y conocer el respaldo que hay por parte de ejecutivos hacia el gobernador.

¿Cifras oficiales de ancianos fallecidos manipuladas?

A este escándalo de presunta “violación a la ética” se suma también el escándalo de los asilos, pues habría ocultado con premeditación la verdadera cifra de ancianos fallecidos.

Durante la pandemia, Cuomo dio la orden de que los asilos para ancianos reciban a pacientes con COVID-19 positivo; se multiplicaron los casos de la enfermedad y causó la muerte de miles de sexagenarios.

Los hechos destacados en informes de la fiscal general Letitia James revelaron que más de 15,000 personas fallecieron por la orden de Cuomo; misma normativa que por cierto también aplicó para los hogares de atención a personas discapacitadas y que también habría impulsado la muerte de cientos de ellos.

Los escándalos surgen al mismo tiempo en que Cuomo enfrenta llamados a renunciar después de que ocho mujeres, incluidas sus asistentes actuales y anteriores, lo acusaran de acoso sexual o mala conducta. La Oficina del Fiscal General del estado de Nueva York y la Asamblea estatal están investigando los reclamos.

Asimismo el gobernador de Nueva York enfrenta la investigación de autoridades federales sobre su manejo de la crisis del COVID-19 en los hogares de ancianos. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
Déficit comercial de USA se dispara a 74.400 millones de dólares en marzo - El American - Dolar

PIB de USA creció el 4,3 % en el último trimestre de 2020

Next Article
Evo Morales, Castrochavismo

Castrochavismo reacumula poder en Latinoamérica

Related Posts
Total
1
Share