fbpx
Saltar al contenido

De criminales buscados por el Gobierno americano a poderosos congresistas en Colombia

De criminales buscados por el Gobierno americano a poderosos congresistas en Colombia, EFE

Available: English

[Read in English]

Estados Unidos no puede ni tiene por qué hacerse cargo de todos los problemas de la región. Sin embargo, a nadie le conviene vivir en un vecindario lleno de narcotraficantes y terroristas, y eso es lo que está pasando en Latinoamérica. En Colombia —que durante años ha sido el principal aliado de Estados Unidos en la región—, dentro de pocos días asumirá la Presidencia un exguerrillero que, entre otras cosas, estuvo preso por porte ilegal de armas y fue asesor de Hugo Chávez, el hombre que llevó a Venezuela a la miseria socialista que vive hoy.

Las cosas en la región, y específicamente en Colombia, van tan mal que este miércoles 20 de julio, un hombre cuya cara aparece en la página del Departamento de Estado —buscado por narcotráfico— dio un discurso en el Congreso como líder de la izquierda que pronto gobernará el país suramericano. Su nombre es Luis Antonio Lozada, su alias es Carlos Antonio Lozada, y según víctimas de las FARC en los campamentos donde reclutaban niños le llamaban “tornillo”.

Llegué a Estados Unidos hace unos años tras recibir amenazas por publicar una columna de opinión en la que hablaba de las acusaciones de violación a menores que recaen sobre Lozada, quien fuera cabecilla de la guerrilla FARC y ahora es congresista. Lozada pasó de ser el cabecilla de los Comandos Urbanos de las FARC y ser buscado por el Gobierno americano, con una oferta de 2,5 millones de dólares por información que lleve a su captura, a ser elegido por la izquierda colombiana como líder que da discursos en el Congreso.

Pero él no es el único. En el legislativo colombiano también está Jorge Torres Victoria, conocido con el alias de Pablo Catatumbo, cuya cara también aparece en la página del Departamento de Estado con la recompensa de 2,5 millones de dólares. Las víctimas de las FARC ven hoy cómo los terroristas son “honorables congresistas”.

"*" señala los campos obligatorios

Is the Mar-A-Lago raid an unjust witch hunt?*
This poll gives you free access to our premium politics newsletter. Unsubscribe at any time.
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

Con el nuevo presidente de Colombia y los congresistas que lo rodean —varios con sus caras en la página del Departamento de Estado—, Estados Unidos pierde a su principal aliado y retrocede años en su lucha contra el terrorismo y las drogas. Narcotraficantes buscados por las autoridades americanas ahora hacen las leyes en Colombia. Lo que ocurre en Colombia y en general en Latinoamérica debe ser motivo de especial preocupación para el Gobierno americano. Es imposible no sufrir consecuencias cuando el vecindario se llena de delincuentes.


Este artículo apareció originalmente en el boletín de El American el 21 de julio de 2022. ¡Suscríbete gratis aquí!

Total
1
Share