fbpx
Disposición - El American

Criminalizando la oposición

La hipocresía y el autoritarismo del poder blando están alcanzando nuevas alturas. La democracia está amenazada peligrosamente

[Read in English]

Ya ha comenzado. El ejercicio de promover la ineficacia dentro de la oposición mediante la criminalización del discurso y el pensamiento político ha comenzado a llevarse a cabo con una venganza. Quienes creían que las elecciones americanas sólo podían hacer un mero cambio en el timón sin desafíos de amenazas sistémicas, dada la percepción de que existen paladines institucionales sólidos, no han comprendido plenamente lo que ha estado ocurriendo en los Estados Unidos.

La guerra sucia contra Trump

Primero, fue a una velocidad espeluznante con el ascenso de Barack Obama a la presidencia en 2008 y el enfoque gradualista de poder blando para la deconstrucción del sistema. Luego estaba la idea de que Hillary Clinton ganaría con seguridad y llevaría adelante el izquierdismo. La victoria presidencial inesperada de Donald Trump en 2016 puso a la izquierda en modo balístico. A partir de ahí, la guerra socialista por el poder pasó a un nivel diferente.

La resistencia constante contra la nueva administración republicana se produjo. Siguió una teoría de conspiración de colusión rusa inventada junto con una investigación federal brutal, que no produjo ninguna condena criminal relevante, y luego el desacreditado juicio político. Los cierres autoritarios del coronavirus convencieron a algunos de que la sociedad americana podía ser domesticada y sirvió como un formidable experimento de laboratorio. El levantamiento de “Black Lives Matter” (BLM) y “Antifa” desde mayo de 2020, llevó la acción revolucionaria socialista a alturas inimaginables.

Desde las calles de la ciudad hasta las salas de juntas corporativas, pasando por nuestros productos de consumo favoritos y programas deportivos, el sello adoctrinador de la subversión marxista ha estado en todas partes. Cualquiera que se atreva a cuestionar o aprobar públicamente esta amenaza a la libertad, es condenado al ostracismo en el mejor de los casos y en algunos casos, acusado penalmente por crímenes de “odio”. La violencia fue glorificada por la agenda cultural marxista de “justicia social”.

Ahora que se ha asentado la empresa oblicua y cuestionable de las elecciones de 2020, la idea de que la presidencia, ambas cámaras del congreso, los medios de comunicación social y de masas, la tecnocracia oligárquica, los imperios comerciales y Hollywood están todos en el poder, se convierte en el pueblo común y la valiente oposición, los únicos actores que atemperan la embestida antiliberal pretendida.         

Oposición, Antifa
“El levantamiento de “Black Lives Matter” (BLM) y “Antifa” desde mayo de 2020, llevó la acción revolucionaria socialista a alturas inimaginables”-
Lo que el frente cultural revela

Ya estamos siendo testigos de los primeros signos de esto.  Rick Klein, el director político de ABC News, recientemente sugirió en un tweet del 7 de enero, que Estados Unidos necesita “limpiarse” de los partidarios de Trump. El tweet borrado desde entonces, pero conservado en una foto de pantalla, dice: “Trump será un expresidente en 13 días. El hecho es que deshacerse de Trump es la parte fácil. Limpiar el movimiento que él ordena va a ser otra cosa”. Esto es indignante y debería haber sido reprendido por sus compañeros. Esta barbarie es inaceptable ya que sugiere un genocidio por el pensamiento político.  

Cuando Barack Obama se refirió denigrantemente, en 2008, a la población rural y de clase trabajadora como aquellos que “se aferran a sus armas o a su religión“, tenía en mente al futuro partidario de Trump, tal como ha sido estereotipado por la izquierda. La “cesta de deplorables” de Hillary Clinton caracterizando a este grupo en un evento de recaudación de fondos en la ciudad de Nueva York en 2016, reitera este mismo desdén elitista por básicamente la mitad del país.

La izquierda odia a Trump y a sus partidarios porque encarnan una oposición capaz de movilizar a las masas y afrenta la pretensión de la izquierda de pretender tener el monopolio del conocimiento. Esta oposición es vista por el establishment woke como un grupo inferior e indigno de las protecciones de la Primera Enmienda. La óptica hacia la violencia, es un caso en punto que pone de relieve el doble estándar moral.

La violencia y su uso a través del lente ideológico
Oposición, Policia Capitolio - El American

La condena de la violencia como expresión política se desvía convenientemente para ajustarse a los objetivos de la cosmovisión que sostienen. La izquierda es maestra de la hipocresía en esta especialización. Utilizan, aprueban y defienden racionalmente su uso cuando la misión se suscribe a sus fines. Cuando es utilizada por la oposición, sin embargo, como en el caso del asalto al edificio del Capitolio llevado a cabo principalmente por partidarios del presidente, la izquierda se convierte cínicamente en misioneros gandhianos. Si no hubiera una evidencia tan abrumadora de la apología por la izquierda para su uso como arma cuando se emplea en actividades aprobadas, esto no sería tan trágico.

Los ejemplos de esta farsa hipócrita de la izquierda abundan. La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, se unió a una protesta de BLM, dos días después de que el grupo marxista intentara quemar la Iglesia Episcopal de St. John, en junio de 2020. Tan grande fue este acto terrorista, que el presidente de Estados Unidos tuvo que ser evacuado de los cuarteles de la Casa Blanca como resultado. La presencia de la figura máxima de la Cámara Baja en este evento fue un mensaje de validación claro de este acto insidioso.

El representante demócrata Ted Lieu de California insistió, en 2018, en que habría “disturbios civiles generalizados” si el presidente ejercía su autoridad legítima y despedía al consejero especial Robert Mueller. Esto podría sonar como una llamada amenazadora a las armas. Hillary Clinton declaró que “no se puede ser civilizado con un partido político que quiere destruir lo que sostenemos”. Eso suena, ciertamente, como una declaración de guerra violenta contra los republicanos. Esto hace eco de la racionalización del régimen castrista en Cuba hacia la oposición.

Las acusaciones contra el presidente Trump por ser el autor intelectual del incidente del Capitolio debido a su retórica en el acto político previo, son absurdas. Si esos son los parámetros para acusar a alguien de incitar a un motín, entonces un buen número de demócratas prominentes necesitarían ir a la cárcel. El exfiscal general, Eric H. Holder Jr. citando la analogía de Michelle Obama de poner la otra mejilla, dijo “cuando ellos bajan, los pateamos“.

Lo creas o no, este provocador de la violencia fue el Fiscal General de la nación de 2009 a 2015. Holder, lamentablemente, sigue siendo una figura respetada dentro de la izquierda. Esta lista llega hasta las altas esferas del partido. El ahora certificado presidente electo, Joe Biden, dijo en 2018 que si estuvieran en la escuela secundaria él “golpearía hasta la saciedad” a Trump. 

El tema de la violencia, con la izquierda, no es un factor entre de ser ésta buena o mala. Es una cuestión de polo ideológico. La “derecha” en términos políticos, específicamente la Nueva Derecha, es la oposición a eliminar. El Partido Demócrata y el complejo mediático-tecnológico-globalista saben que su principal obstáculo para el control hegemónico, en los Estados Unidos, es el movimiento de masas conservador, nacionalista, basado en la fe, constitucionalista y a favor de la libre empresa al cual Trump le dio voz. Trump, Ted Cruz, Josh Hawley, Matt Gaetz y otros republicanos valientes desafían el reclamo de la izquierda al dominio político.

La violencia, como dijo Biden tan descaradamente al referirse a Antifa, es sólo una “idea” cuando es ejercida por la izquierda. La revuelta BLM es, según esta lógica perversa, una forma no convencional pero aceptable de expresión del descontento social y promotor de una “idea”. La hipocresía y el autoritarismo del poder blando están alcanzando nuevas alturas. La democracia está amenazada peligrosamente.  

Total
75
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
Tecnológicas. El American

Un gobierno cooptado por las compañías tecnológicas

Next Article
Pensamiento - El American

Pensamiento lateral

Related Posts
Total
75
Share