fbpx

La crisis de la democracia americana

Ahora la fracturada República Americana se encuentra con los poderes ejecutivo y legislativo en manos del mismo grupo que ha hecho tanto para llevarnos a donde estamos

[Read in English]

Hay una grave crisis institucional en la democracia de Estados Unidos. Los incidentes ocurridos en el edificio de la capital son sólo manifestaciones sintomáticas de fracturas sistémicas más profundas. No hay un solo culpable, y ha tomado tiempo para desarrollarse. ¿Será esta un fallo cíclico y estacionario o tendrá efectos de incrustación permanente?

La democracia americana

Para estar claro, cuando hablamos de democracia entendido como en un arreglo político de autogobierno popular, en el caso de los Estados Unidos, nos referimos a esta variante como una versión de democracia indirecta con componentes republicanos estrictos. El poder se divide, se descentraliza y se hace competir cordialmente entre sí, con el fin de proteger la libertad. Esta es la intención original de los forjadores. Esta forma sui generis de organizar la sociedad y el poder político no solo era aplicable al gobierno. La sociedad civil también fue confiada para ser guardianes del sistema. Todo esto es una quimera hoy en día.

Los fracasos de la sociedad civil
Los medios de comunicación

Una democracia que funciona dentro de una república constitucional, inherentemente, necesita una prensa libre y justa. La parte “justa” es hoy en día una falsedad. Los medios de comunicación han abandonado una de sus responsabilidades principales como defensores de la verdad en una sociedad libre: el periodismo de investigación objetiva. Lo que presenciamos ahora son operativos impulsados por la ideología que sirven a los intereses de una causa y/o partido político. Uno es testigo de cómo la prensa cubre noticias relevantes que impactan en la democracia y el Estado de derecho, para proteger a la gente de su gusto. Hunter y Joe Biden, Hillary Clinton y Barack Obama son solo algunos de los individuos elegidos que escapan al radar de la crítica y el escrutinio periodístico. Así pues, el guardián de la democracia (una prensa libre) cede su lugar al activismo político.

Los negocios privados

Aunque nunca se reguló como tal, el sentido común dictó que las empresas privadas no debían mezclar la política con los negocios. Esto fue así con la intención de respetar las opiniones políticas divergentes. La libertad de expresión se sofoca cuando las megaempresas promueven los lemas ideológicos y el contenido de los movimientos antisistema, como el marxista Black Lives Matter (BLM), por ejemplo, y los transmiten a las políticas corporativas.

Una peligrosa extensión del activismo ideológico corporativo fue ejemplificada de manera flagrante por el fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, y la interferencia con sus ONG ejercieron en las elecciones públicas y la “contribución” de 419 millones de dólares a los gobiernos estatales y locales junto a las comisiones electorales en la contienda presidencial de 2020. Las leyes federales de financiación de campañas existen para establecer umbrales de dinero privado en el proceso político. El reparto de fondos privados en condados y distritos seleccionados, favoreciendo claramente a un candidato y partido sobre el otro, es una violación abyecta de la intención de las leyes federales de financiación de campañas. Además, saquea la cláusula de protección igualitaria de la 14ª enmienda de la Constitución.  

Democracia, Facebook Twitter Biden
“Por lo tanto, el papel de guardián que requiere una sociedad democrática diversa, no queda atendido”.
Los medios sociales

Si bien es un actor bastante “nuevo” en el ámbito de la sociedad civil, los medios sociales se han convertido en un importante podio de expresión. Facebook y Twitter, para sorpresa de nadie, son las figuras dominantes. Su protección en virtud del artículo 230, como parte de la “Ley de Decencia en las Comunicaciones” (1996), consistía en asegurar que el terreno de la libertad de expresión quedara libre, a cambio de inmunidad frente a las demandas por difamación y/o calumnia. Esta condición de “dominio público” se ha subvertido y ya no existe. Consistentemente, Facebook y Twitter han exhibido manifestaciones de censura que son paralelas a las de los regímenes autoritarios. Mark Zuckerberg y Jack Dorsey se han convertido en zares que eligen quién puede ejercer la libertad de expresión y cuándo.

Cuando Twitter cerró el New York Post para limitar el daño que su relato sobre el escándalo de corrupción de Hunter Biden podría hacer a su candidato favorito, la obligación de neutralidad que subraya su codiciado estatus de dominio público fue quemada. Facebook ha bloqueado recientemente la cuenta del presidente Trump “indefinidamente“. Si esto se le hace al presidente en funciones de los Estados Unidos, no hay límite para el aplastamiento de la libertad de expresión caprichoso.

Es reprobable moralmente el hecho de que cuentas pertenecientes a entidades como BLM, que propugna proyectos que llaman al desmantelamiento sistémico de la democracia americana tal como la conocemos, y en términos prácticos, ejerce disturbios y la destrucción de la propiedad pública y privada, ha permanecido en ambas plataformas, sin censura. Esta supresión de opiniones disidentes, dados los prejuicios obvios de la cosmovisión de Facebook y Twitter, conspiran contra los cimientos de una sociedad libre.     

Los tecno-tiranos

Google ha monopolizado funcionalmente las capacidades de búsqueda en la web. Este es un hecho gravemente peligroso dado el papel del internet en la sociedad. El 1984 de George Orwell parece cada vez más cerca de adquirir el estatus de no ficción. Google tiene una inclinación política, y ejerce su poder para asegurarse de que las opiniones opuestas no se adelanten a la visión del mundo a la que se suscriben. Como parte fundamental de la sociedad civil del siglo XXI, las entidades comerciales privadas, como Google, son monstruos ideologizados que sirven a los dueños de su preferencia política. Por lo tanto, el papel de guardián que requiere una sociedad democrática diversa, no queda atendido.          

El doble rasero del Estado de derecho

El Estado de derecho es una columna indispensable del gobierno democrático. Las fisuras dentro del sistema que socavan la moralidad de la igualdad ante la ley, son conductos para el comportamiento social desordenado. Durante esta primavera y verano de 2020, aproximadamente 14,000 personas fueron arrestadas como resultado de los disturbios de BLM llevados a cabo en todo Estados Unidos, de acuerdo con el Washington Post y citado por Forbes. Considerando que hubo más de 637 disturbios de BLM, esto se traduce en un promedio de 22 arrestos por disturbio. En el reciente asalto al edificio de la capital y atribuido a los partidarios de Trump, hubo 68 arrestos, según informó el Departamento de la Policía Metropolitana de Washington.

Sistema electoral sesgado
Elección presidencial 2020

Aprovechando la marcha del virus chinocomunista a través de Estados Unidos, las organizaciones de izquierda y los operativos del Partido Demócrata iniciaron una campaña agresiva para reescribir las leyes electorales, centrándose en los estados clave. La idea era anular las salvaguardias de integridad de la votación por correo y lograr caminos diferentes para la victoria en noviembre. Abundaron los pleitos y las peticiones de los “ciudadanos”, lo que dio lugar a la deconstrucción de las leyes electorales. Estas acciones fueron inconstitucionales, violando el Artículo 2, Sección 1, Cláusula 2 de la Constitución de Estados Unidos, ya que fueron alteraciones realizadas por gobernadores, secretarios de estado y/o tribunales estatales. Sólo los legisladores estatales están constitucionalmente facultados para esa tarea.

Estas transgresiones constitucionales, como demostró el caso de Texas en el que más de un tercio de los fiscales generales de los estados estuvieron de acuerdo y, lamentablemente, la Corte Suprema se negó a escuchar, allanó el camino para las irregularidades y anomalías generalizadas que profanaron la integridad de la elección. El hecho de que se hicieran “recuentos” (contando tanto los votos válidos como los inválidos) y de que fallaran más de 60 intentos legales (la mayoría de ellos no fueron realizados por el bando Trump), no invalida las pruebas existentes, ya que estas no se presentaron nunca en una audiencia judicial cualificada con el protocolo de debido proceso de una jurisprudencia competente. Una encuesta de Rasmussen, del 6 de enero, pone de relieve el hecho de que el 73 % de los votantes republicanos apoyaron la impugnación de la victoria electoral de Biden.

democracia, votos, Pensilvania, 2020, votos por correo

Cuando una gran parte del pueblo ha perdido la confianza en las instituciones básicas que sostienen la democracia, se establece un terreno peligroso. El hecho de que la otra mitad controle los medios de comunicación (mediáticos y sociales), la clase tecnocrática y los enclaves comerciales y académicos de la élite, y crea que sabe lo que es mejor, no significa que estén correctos. Ahora la fracturada República Americana se encuentra con los poderes ejecutivo y legislativo en manos del mismo grupo que ha hecho tanto para llevarnos a donde estamos. Abraham Lincoln dejó claro que una casa dividida no puede mantenerse en pie. Todos sabemos lo que siguió.   

1 comment
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
Trump, Cosas peores, a menos que se apueste a la reconociliación. Imagen: EFE/EPA/JIM LO SCALZO

Vendrán cosas peores: 3 razones y 1 solución

Next Article

Por qué el verdadero villano del 2020 fue el gobierno

Related Posts
Total
0
Share