fbpx
Occidente, El American

El cristianismo y un Occidente dividido

Mientras observamos la Pascua, la celebración de la resurrección de Jesucristo, una mayor confianza en un orden trascendental ayudaría a fortalecer los valores que han definido la civilización occidental

[Read in English]

La invasión rusa a Ucrania ha dejado claro que existe una división sobre la identidad de Occidente y la civilización occidental. Esto ha sido especialmente palpable en la derecha dentro de los círculos conservadores, aunque no ha escapado del todo a la izquierda. Ahora que la mayor religión del mundo celebra su semana más sagrada, merece la pena señalar y, tal vez, salvar las distancias de esta división. El mundo libre (otro nombre para Occidente) ha acudido en ayuda de una Ucrania asediada. Para algunos, esta señal de solidaridad democrática ha sido demasiado lenta e insuficiente. Para otros occidentales, no debería serlo en absoluto ¿Por qué esta división?

Occidente es un conjunto de valores, no elementos geográficamente determinados. Japón y Corea del Sur están en Asia, pero forman parte de Occidente. Esos valores incluyen la libertad, la igualdad, la justicia, el pluralismo, el Estado de derecho, el gobierno representativo y las sociedades abiertas. La civilización occidental, la base de Occidente, se construyó sobre un taburete de tres patas: Atenas, Roma y Jerusalén. La filosofía griega, el derecho romano y la religión cristiana han sido el sello distintivo de lo que constituye ser occidental. Cuando hay un desequilibrio dentro de esos tres pilares, se produce una crisis de identidad.

La heroica resistencia de Ucrania ha obligado al mundo libre a replantearse su papel. Hasta ahora, esto ha servido para dinamizar la esencia de Occidente. La escandalosa invasión de Ucrania por parte del régimen de Putin, sin duda, mostró un grave error de cálculo de la determinación occidental de defender los principios de libertad y democracia. Sin embargo, si el mundo libre hubiera preservado su equilibrio compositivo, las acciones preventivas de la OTAN, actuando como fuerzas armadas de Occidente, podrían haber disuadido a la tiranía rusa de violar la soberanía ucraniana y llevar a cabo su actual campaña de genocidio.           

La Ilustración trajo consigo muchas cosas nobles. Entre ellas, el liberalismo (tanto clásico como moderno) y el capitalismo. Sin embargo, no todo ha resultado ser un apoyo concreto a las instituciones republicanas, como una ciudadanía libre y virtuosa, un gobierno democrático y la primacía constitucional. La Ilustración representó una ruptura con el pasado, la sobre-representación del individualismo en detrimento de los intereses comunes, y un prototipo económico que priorizó, con el tiempo, el consumismo radical sin tener en cuenta las cuestiones de seguridad nacional o los daños antropológicos. 

Las nociones clásicas y medievales de libertad ordenada y de vínculos tradicionales se hicieron añicos. La visión de la naturaleza de Thomas Hobbes y la receta de Jean-Jacques Rousseau para remediar los males sociales sentaron las bases del gobierno totalitario. Alexis de Tocqueville, en La democracia en América (1835, 1840), señaló con agudeza que esas tendencias de “democratización” eran peligrosas. Al disolver las relaciones que vinculan a las personas, como la familia, la religión y la comunidad política, se produce un vacío que llenan los gobernantes autoritarios. Una sociedad atomizada y sin objetivos, en otras palabras, es el caldo de cultivo de los déspotas. 

How many people signed the Declaration of Independence?*
This poll gives you free access to our premium politics newsletter. Unsubscribe at any time.
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

El éxito de la Revolución Americana, cuando se compara con la francesa, ya que ambas son prototipos de un orden político liberal, se debe a la fuerte base religiosa que sustentó la fundación y el desarrollo de Estados Unidos. Una sociedad virtuosa, requisito previo para el gobierno democrático, estaba delimitada por una moral que la religión configuró en Estados Unidos.

La democracia funciona bien en una sociedad moralmente apta, que equilibra cuidadosamente los derechos y las responsabilidades. Sin embargo, ese fundamento bíblico que dio a Estados Unidos la ventaja sobre otros experimentos democráticos en el mundo, ha sido desafiado con el paso del tiempo por el secularismo radical, el socialismo y otros principios ateos. En Europa, estos peligrosos modelos de religiones políticas han tenido más éxito. 

La extraordinaria capacidad de Ucrania para resistir y hacer retroceder la agresión rusa, puede atribuirse a sus reservas morales. La acción colectiva de un pueblo decidido a ser audaz y heroico en actos de abnegación en nombre de su identidad común, el amor a la patria, el honor, la familia, y la elección de la muerte antes que la esclavitud, han contribuido a su supervivencia. Todas estas virtudes se basan en el pensamiento clásico y medieval. Occidente ha actuado sobre esta audacia y ha armado correctamente a los ucranianos (aunque no lo suficiente) y ha castigado al régimen de Putin.   

Algunos conservadores se han mostrado escépticos a la hora de apoyar a Ucrania. Señalan las políticas tóxicas que han adaptado muchos países de la Unión Europea (UE) y que obtienen su premisa intelectual de las doctrinas marxistas culturales de la serie de la Teoría Crítica. Si bien es cierto que estos cursos políticos del neo-marxismo socavan la esencia misma de una democracia, la Rusia de Putin no es una alternativa viable. Cuando Alexander Dugin, el Rasputín ideológico del dictador ruso, critica la “decadencia” occidental, no diferencia entre los vicios de las políticas culturales marxistas (que merecen ser cuestionadas), con los nobles estándares occidentales de libertad, igualdad ante la ley, Justicia y pactos sociales de gobierno consensuados.

Mientras observamos la Pascua, la celebración de la resurrección de Jesucristo, una mayor confianza en un orden trascendental ayudaría a fortalecer los valores que han definido la civilización occidental. La libertad, la educación, la ciencia, el valor de la vida y del individuo, todos ellos encontraron defensores en el cristianismo. Un orden post-liberal es, simplemente, un orden liberal que incluye a Dios ¡Feliz Pascua de Resurrección!        

Previous Article
El futuro orden global será la hegemonía de Washington o el imperialismo de Beijing

El futuro orden global será la hegemonía de Washington o el imperialismo de Beijing

Next Article

Elon Musk expone un peligroso desprecio a la libertad de expresión

Related Posts
Total
72
Share