fbpx
cubanos, El Americdan

Los cubanos, ese pueblo que nos enseña que el comunismo apesta

El mundo entero debe aprender de los cubanos, esa gente que es capaz de poner en riesgo su vida, atravesando el mar en una balsa hecha por ellos mismos, con tal de huir del comunismo.

[Read in English]

Era tal vez uno de los días más calurosos de este verano, más de 90 grados Fahrenheit, en algún momento llegamos a los 97 grados, aún así había miles de cubanos que no paraban de gritar “libertad”, “abajo el comunismo”, “que caiga la dictadura”.

A la mayoría de los cubanos que estaban el lunes 26 julio reunidos afuera de la Casa Blanca no les ha tocado una vida fácil. Aguantar casi 100 grados durante todo un día, después de haber pasado la noche en un parque y haber estado 19 horas en un autobús que los trajo desde Miami, no es nada para un pueblo que ha sufrido, durante décadas, el comunismo. 

Nacieron en una isla hundida en la miseria. En Cuba, desde que te levantas, hasta que te acuestas, una dictadura decide tu vida. Desde el trabajo que puedes hacer, hasta el plato de comida que pones en tu mesa, todo depende del régimen castrista. 

En Cuba el poco ganado que hay -a pesar del comunismo- le pertenece al Estado, por eso solo hay carne para el castrismo. Hay importación de carne, pero es solo para alimentar a los turistas que se hospedan en los hoteles lujosos. El pueblo cubano ni siquiera puede entrar a esos hoteles, y aunque se lo permitieran, para un cubano normal es imposible pagar un plato de comida de los que disfrutan los turistas.

“Viví en el comunismo 30 años, vivir en el comunismo es vivir sin zapatos, vivir quitándote la leche a los siete años, vivir una niñez sin carne, comiendo lo que se pueda conseguir. Vivir en el comunismo es no vivir”, nos dijo Barbara, una tiktoker que llegó de Cuba hace poco.

El mundo entero necesita escuchar a los cubanos. El aparato propagandístico de la dictadura castrista es tan poderoso que alrededor del mundo se ha convencido a incautos de que Cuba tiene un sistema de salud envidiable, de que no hay pobreza y todos tienen oportunidades. Y muchos todavía creen que los problemas que pueda tener la isla son culpa del “bloqueo”. 

Los cubanos han decidido salir a contarle al mundo la verdad, están gritando fuerte y claro: el comunismo es miseria.

“Hay que acabar con el comunismo, que lo que trae es miseria, hambre y necesidad para todos pueblos”, fue una de las respuestas que nos dieron al preguntar sobre el comunismo. 

Sobre el supuesto “bloqueo”, que en realidad es un embargo comercial, el pueblo cubano explica que la isla puede comerciar con cualquier otro país, pero simplemente no tienen productos para hacerlo porque el comunismo acabó con todo. Señalan también a los despistados, que muchas empresas americanas mandan medicinas y comida a la isla.

“El bloqueo que tienen los cubanos es el que les ha impuesto el régimen, bloqueando a la gente. El embargo no tiene la culpa, edúquense, no sigan diciendo mentiras”, nos dijo una cubano-americana que estudia leyes en USA.

Son pasionales con estos temas, porque saben que por estas contra-narrativas, popularizadas por periodistas que nunca han vivido la miseria del comunismo, es que la comunidad internacional toma posiciones tan pusilánimes frente a un régimen comunista que lleva más de 60 años esclavizando al pueblo cubano. Ese lunes un camarógrafo fue sacado de la plaza Lafayette por mentir sobre lo que pedían los cubanos. Dijo que pedían medicinas y estaban en contra del embargo y la multitud lo increpó hasta lograr que se retirara.

Las cámaras que llegaron a cubrir la manifestación afuera de la Casa Blanca estaban siempre bajo la mirada vigilante los manifestantes que prestaban atención a lo que cada periodista decía. No quieren que su lucha y la sangre que está siendo derramada en Cuba sea utilizada para defender al régimen. No están pidiendo que se acabe el embargo, tampoco están pidiendo vacunas, están pidiendo la caída del régimen comunista.

Los cubanos están luchando para tumbar la dictadura comunista y lograr su libertad, pero al mismo tiempo le están dando una gran lección al mundo. El desprecio del pueblo cubano al comunismo debe ser conocido por el mundo entero. 

Su mensaje es fundamental para los jóvenes americanos que nacieron disfrutando de las bondades del capitalismo y juegan a ser los héroes del mundo promoviendo un sistema en el que no han vivido nunca y que es el culpable de la muerte de millones de personas. El mensaje de los cubanos también es fundamental para una Latinoamérica que parece tener ganas de vivir la desgracia que hoy los cubanos intentan sacar de sus vidas. 

El mundo entero debe escuchar las historias de esta gente que no come carne hace años, que no puede trabajar sino en lo que el régimen les permita, que no puede salir de la isla, que es puesta presa si se atreve a decir algo que no le gusta a la dictadura. 

El mundo entero debe aprender de los cubanos, esa gente que es capaz de poner en riesgo su vida, atravesando el mar en una balsa hecha por ellos mismos, con tal de huir del comunismo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
Candidato Graham Allen: «Las Big Tech son la mayor amenaza interna de Estados Unidos»

«Las Big Tech son la mayor amenaza interna de Estados Unidos»: Graham Allen

Next Article
variante delta

La expansión de la variante Delta afectará el crecimiento económico de Estados Unidos

Related Posts
Total
22
Share