fbpx

bergoglio raul casto cuba

Los cubanos católicos merecen un mejor papa

Bergoglio vuelve a mostrarse muy suave con los comunistas

El papa Francisco —Jorge Mario Bergoglio— no ha desaprovechado la ocasión que le ha brindado en estos días el pueblo cubano para demostrar una vez más lo piadoso, compasivo y misericordioso que es… con el comunismo.

Aunque en los últimos días ha sido operado del colon, generando preocupación por su estado físico, en lo mental parece que la salud no le está faltando, ya que no se ha olvidado de sus aparentes inclinaciones comunistas.

papa, El American
El papa Francisco exultante junto a Raúl Castro en 2016. (EFE)

Aunque no es la primera vez que el pueblo cubano se rebela contra el castrismo, parece que en esta ocasión las protestas han alcanzado una magnitud y repercusión tales que podríamos estar ante la versión latinoamericana de la caída del Muro de Berlín y la desintegración de la Unión Soviética de finales de los ochenta.

El papa Juan Pablo II, durante esos últimos estertores de la dictadura soviética en Rusia y Europa del Este, fue un baluarte en defensa de la libertad y en contra del comunismo. Estuvo a la altura de las circunstancias y siempre apoyó firme, enérgica y públicamente a los pueblos oprimidos bajo el yugo comunista, como papa y como polaco llamado Karol Wojtyla.

Ahora era el turno para que Francisco recogiera el testigo de Juan Pablo II, y también como argentino apellidado Bergoglio, hiciera unas declaraciones que ofrecieran aliento a los cubanos que luchan por la libertad que les ha negado la dictadura castrista durante más de seis décadas.

«Cristo nos está pidiendo que no permanezcamos indiferentes ante la injusticia, que nos comprometamos responsablemente en la construcción de una sociedad más cristiana, una sociedad mejor. Para esto es preciso que alejemos de nuestra vida el odio; que reconozcamos como engañosa, falsa, incompatible con su seguimiento, toda ideología que proclame la violencia y el odio como remedios para conseguir la justicia. El amor vence siempre, el amor vence siempre, como Cristo ha vencido; el amor ha vencido, el amor vence siempre».

Por desgracia estas no han sido las declaraciones del papa Francisco sobre lo que está pasando en Cuba hoy, sino que fueron las del difunto y añorado papa Juan Pablo II en 1987.

Los cubanos merecen un papa mejor que Francisco.

El papa Francisco lo que ha hecho es no desaprovechar la oportunidad de lo que está aconteciendo en Cuba para mostrarse indiferente ante la injusticia, e incluso complaciente, haciendo un vacío llamamiento al “diálogo, la paz y la solidaridad”.

Las vacuas declaraciones de Bergoglio

«También estoy cerca del querido pueblo de Cuba en estos tiempos difíciles en los que es necesario construir diálogo, paz y solidaridad», dijo Bergoglio.

Efectivamente parece estar muy próximo al pueblo cubano, en particular a los dirigentes comunistas que llevan más de 60 años oprimiendo, empobreciendo y silenciando a los cubanos. Los gerifaltes del régimen estarán muy contentos con estas vacías y suaves declaraciones de Bergoglio.

¿De qué diálogo habla este papa si precisamente el Gobierno cubano ha sido una máquina de silenciar toda voz que clame por la libertad? En muchas ocasiones silenciando esas voces para siempre.

¿De qué paz habla este papa si las últimas seis décadas han estado marcadas por la beligerancia y hostilidad del comunismo cubano? No solo hacia su propio pueblo, sino también metiendo sus garras en muchos otros países a los que ha desestabilizado y privado de la paz que venían disfrutando.

¿De qué solidaridad habla este papa si Cuba no hace más que exportar su modelo fracasado y criminal a toda Sudamérica? Sembrando la semilla de la miseria en países que progresaban, y que ahora se ven emponzoñados por la ideología comunista que la inteligencia cubana se ha encargado de extender.

“Son los comunistas los que piensan como los cristianos”, afirmó hace unos años Bergoglio ya siendo cabeza de la Iglesia Católica. Más bien parece que lo que él pretende es que todos los cristianos piensen como comunistas. O ya puestos, que sean los comunistas quienes piensen por ellos, como han hecho con los cubanos todos estos años.

Por suerte, las ideas de libertad de los cubanos se han podido convertir en acciones para la esperanza. Habrá que rezar por ellos para que triunfen. Dudamos de que Bergoglio lo esté haciendo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
cubanos - joe biden

Cubanos reclaman que Biden no entiende sus peticiones

Next Article
vaccines

Las vacunas contra el COVID-19 no deberían ser un asunto partidista

Related Posts
Total
12
Share