fbpx
David French - CRT - El American

David French se equivoca por completo sobre las leyes contra la Teoría Crítica de la Raza

Cada sociedad elige el tipo de valores que promueve a sus jóvenes y la educación siempre impone una especie de coacción sobre ellos. Ahí está la cuestión principal: ¿queremos enseñarles a odiarse a sí mismos, al color de su piel, a sus antepasados y a su país?

[Read in English]

Probablemente el tema político más polémico del verano ha sido la discusión en torno a la Teoría Crítica de la Raza (TCR) en la educación primaria y secundaria. En los últimos meses, varios estados han prohibido o limitado la enseñanza de la TCR en las escuelas e incluso en las universidades públicas, como Texas, Florida, Oklahoma, Iowa y Tennessee, entre otros. 

Como siempre, los conservadores están divididos en cuanto a qué hacer con esas leyes. La mayoría está a favor, pero una minoría ruidosa e influyente está en contra.

Y, como no es de extrañar, entre ellos se encuentra el editor en jefe de The Dispatch, David French, que recientemente fue el coautor de un artículo de opinión en The New York Times en el que explica su postura contra las leyes anti-TCR. Como era de esperar, el artículo de opinión se equivoca. Pero primero vamos a explicar sus puntos principales.

¿Por qué David French está en contra de las leyes que prohíben la enseñanza la Teoría Crítica de la Raza?

French es coautor del artículo junto con Kmele Foster, Jason Stanley y Thomas Chatterton Williams. Comienzan diciendo que el propósito de la educación K-12 en una democracia liberal es “ayudar a convertir a los estudiantes en ciudadanos bien informados y con criterio. En el mejor de los casos, las escuelas de nuestra nación preparan a las mentes jóvenes para lidiar con la complejidad y navegar por nuestras diferencias. En el peor de los casos, parecen fábricas de adoctrinamiento”.

Luego, los autores critican aspectos de algunas de estas leyes. Por ejemplo, la ley de Tennessee prohíbe cualquier enseñanza que “pueda llevar a un individuo a “sentir malestar, culpa, angustia u otra forma de angustia psicológica únicamente por la raza o el sexo del individuo”. Además de esta vaga proscripción, restringe la enseñanza que conduzca a “la división o el resentimiento hacia una raza, sexo, religión, credo, afiliación política no violenta, clase social o clase de personas”. 

La ley de Texas prohíbe “enseñar que “la esclavitud y el racismo son otra cosa que desviaciones, traiciones o incumplimientos de los auténticos principios fundacionales de los Estados Unidos”. También prohíbe que en cualquier aula se exija “la comprensión del Proyecto 1619” —el número especial de The New York Times Magazine dedicado a una reformulación de la fundación de la nación— y, por tanto, prohíbe asignar cualquier parte del mismo como lectura obligatoria”.

Además, los autores sostienen que al ser tan generales pueden traer consecuencias no deseadas: “Estas medidas, a modo de comparación, convertirían en ilegal el intransigente y exitoso enfoque alemán de la enseñanza sobre el Holocausto, ya que parte de su objetivo es infundirles algún sentido del peso del pasado y (famosamente) llevar a muchos estudiantes alemanes a sentir angustia por su ascendencia”.

“Debido a que estas leyes a menudo pretenden proteger los sentimientos de niños hipotéticos, son peligrosamente imprecisas. Los gobiernos estatales ejercen un alto grado de control legal sobre el plan de estudios del K-12. Pero las leyes amplias e imprecisas violan el debido proceso y la equidad fundamental porque no dan a los profesores una advertencia justa de lo que está prohibido”, añaden.

Por lo tanto, según los autores, estas leyes son una amenaza para el núcleo mismo de la democracia liberal porque “la censura es un enfoque equivocado incluso para los conceptos que son el objetivo de estas leyes”.

Sin embargo, los autores no se limitan a criticar estas leyes, sino que proponen sus propias soluciones: “Una respuesta más sabia a los elementos problemáticos de lo que se denomina teoría racial crítica sería doble: proponer mejores planes de estudio y hacer cumplir las leyes de derechos civiles existentes. El Título VI y el Título VII de la Ley de Derechos Civiles prohíben la discriminación por motivos de raza, y están arraigados en un cuerpo considerable de jurisprudencia que proporciona a los administradores una orientación mucho más concreta sobre cómo proceder”.

Y por último, dicen: “No nos andemos con rodeos con estas leyes. Son códigos de expresión. Pretenden cambiar la educación pública prohibiendo la expresión de ideas. Incluso si esta censura es legal en el estrecho contexto de la educación pública primaria y secundaria, es contraria a la tradición de educar a los estudiantes en la cultura de la libre expresión americana”.

Ahora bien, ¿en qué se equivocan aquí David French y sus coautores?

La educación básica no es un mercado de ideas

El primer y más flagrante error que creo que comete David French es uno que no declara pero que es una suposición subyacente a sus afirmaciones. Cuando dice que la censura de ciertos puntos de vista en la educación básica es contraria a la tradición de educar a los estudiantes en la cultura de la libre expresión americana, parece decir que los estudiantes de educación básica deberían estar expuestos a todo tipo de ideas y que estas leyes son una especie de infracción a la Primera Enmienda

Esto dista mucho de ser cierto y revela un problema de fondo de la mayoría de las opiniones de French: que el orden liberal puede ser una plaza neutral donde las ideas conviven libremente. Disculpen, eso es una mentira descarada en general (de eso hablaremos otro día) pero especialmente cuando se habla de los niños. 

Cada sociedad elige el tipo de valores que promueve a sus jóvenes y la educación siempre impone una especie de coacción sobre ellos. A los liberales no les gusta admitirlo en general, pero generalmente elegimos los valores que queremos inculcar a los niños por ellos. Ahí está la cuestión principal: ¿queremos enseñarles a odiarse a sí mismos, al color de su piel, a sus antepasados y a su país? Difícilmente. Queremos que amen todo esto mientras comprenden sus defectos, y eso está muy lejos de lo que enseña la TCR. 

Los defensores de la TCR generalmente tratan de proponer un falso dilema: no se puede tener una discusión honesta sobre el racismo en la historia de Estados Unidos si no se enseña la Teoría Crítica de la Raza. Esto significaría que estas leyes anti-TCR intentan recrear una leyenda dorada americana donde el racismo no existe. Nada más lejos de la realidad. De hecho, la ley anti-TCR de Texas prohíbe la TCR por un lado, y establece una lista de temas que se deben enseñar a los estudiantes, entre ellos:

(7) la historia de la supremacía blanca, incluyendo pero no limitándose a la institución de la esclavitud, el movimiento eugenésico y el Ku Klux Klan, y las formas en que es moralmente incorrecta;

(8) la historia y la importancia del movimiento de los derechos civiles, incluyendo los siguientes documentos:

(A) La “Carta desde la cárcel de Birmingham” y el discurso “I Have a Dream” de Martin Luther King Jr;

(B) la Ley Federal de Derechos Civiles de 1964 (42 U.S.C. Sección 2000a y siguientes);

(C) la decisión de la Corte Suprema de los Estados Unidos en el caso Brown v. Board of Education;

(D) la Proclamación de Emancipación;

(E) la Declaración Universal de los Derechos Humanos;

(F) las enmiendas decimotercera, decimocuarta y decimoquinta de la Constitución de los Estados Unidos 

Enseñar siempre significa elegir unos valores sobre otros. Los niños no son mini-Platones que se construyen a través de juicios críticos mientras los profesores juegan a ser Sócrates. Los niños se toman las cosas al pie de la letra porque tienen mentes poco desarrolladas, y parte del trabajo de desarrollo de sus mentes suele implicar una forma leve de coacción. Elegimos que los niños aprendan matemática y una lengua extranjera aunque no quieran. ¿No vamos a optar por prohibir el tipo de ideas que les llevarían a odiar lo que son, al igual que hemos prohibido anteriormente las ideas que les llevarían a odiar a quienes les rodean, como la negación del Holocausto?

Porque esto es lo que ocurre con la TCR, como dice Josh Hammer, editor de opinión de Newsweek:

“La TCR adopta la forma de un craso adoctrinamiento racial que atribuye la culpa colectiva e histórica a los americanos blancos, instando a los padres blancos de los niños a buscar la “abolición blanca” y acusando a las escuelas de “asesinar el espíritu” de los niños negros de forma gratuita. La apología de la TCR en dos fases descrita es, pues, voluntariamente deshonesta”. 

Los padres tienen un interés legítimo en que sus hijos estén protegidos de ser convertidos en chivos expiatorios raciales. Es lo mínimo que podemos hacer mientras exista un monopolio estatal sobre la educación y las familias que no sean pudientes sólo puedan enviar a sus hijos a una escuela basada en su código postal. Al fin y al cabo, la mejor solución es darle a los padres una mayor elección sobre la educación que desean para sus hijos y acabar con el monopolio estatal sobre la educación. Sin embargo, mientras tanto, proteger a los niños de la TCR desde las legislaturas estatales es un buen comienzo.

Un plan de estudios sin TCR es un mejor plan de estudios 

Varad Mehta dice que “la incoherencia fundamental del argumento de French, sin embargo, se revela realmente en este pasaje: Una respuesta más sabia a los elementos problemáticos de lo que se denomina teoría racial crítica sería doble: proponer mejores planes de estudio y hacer cumplir las leyes de derechos civiles existentes”, ¿por qué? Porque para los defensores de estas leyes, un plan de estudios sin TCR es un mejor plan de estudios. French no está de acuerdo con la TCR, pero dice que debe permanecer en el plan de estudios, así que ¿qué aspecto tendría para él un mejor plan de estudios? 

Estoy de acuerdo con David French en que algunas de estas leyes parecen ser demasiado generaless. Por supuesto, el objetivo de tales generalidades en lugar de simplemente prohibir la “teoría crítica de la raza” es que sería demasiado fácil decir que lo que los defensores de la TCR están enseñando en las escuelas no es, per se, TCR, lo que por supuesto llevaría a una batalla legal interminable. Sin embargo, queda por ver cómo se aplicarán estas leyes en la práctica. ¿Se utilizarán para impedir la enseñanza del Holocausto desde una perspectiva crítica? Es poco probable, sobre todo cuando estados como Florida ya obligan a hacerlo. 

Las leyes podrían ser defectuosas, pero no por su intención o por el objetivo previsto, sino probablemente por la forma en que hipotéticamente podrían ser aplicadas. Pero eso es sólo la suposición de una suposición.

Pedir la presentación de una demanda pone la culpa del lado de los padres

La segunda propuesta de David French es “aplicar las leyes de derechos civiles existentes. El Título VI y el Título VII de la Ley de Derechos Civiles prohíben la discriminación por motivos de raza, y están arraigados en un considerable cuerpo de jurisprudencia que proporciona a los administradores una orientación mucho más concreta sobre cómo proceder”. 

Sin embargo, esto significaría que los padres deberían presentar demandas federales que, si se está un poco acostumbrado al sistema legal americano, podrían tardar años en surtir efecto. 

Aquí French está concediendo que la enseñanza de la TCR en las escuelas podría ir en contra de las leyes de derechos civiles, ¿por qué deberían los padres pasar por el oneroso procedimiento de presentar y esperar una demanda federal para proceder cuando se puede lograr lo mismo a través de las legislaturas estatales que, de hecho, son las que regulan los planes de estudio estatales? ¿Será porque David French sabe que esa estrategia está condenada al fracaso o que, en el mejor de los casos, tardará años en dar resultados? Está por verse.

Por lo tanto, aunque la TCR es generalmente ilegal en la educación básica, las legislaturas estatales tienen un interés legítimo en aprobar leyes contra ella, como explica Josh Hammer: “Muchos estados gobernados por los republicanos han ido más allá, elaborando y aprobando nuevas leyes para prohibir específicamente que la pedagogía TCR corrompa a su impresionable juventud. Aunque cada legislación o norma reguladora es distinta y debe ser evaluada legalmente por sus propios méritos, estos estados tienen toda la razón al prohibir el adoctrinamiento TCR en contra de las protestas de los críticos liberales de izquierda y de derecha”.

Hace un par de años, David French y Sohrab Ahmari (editor de opinión del New York Post) mantuvieron una discusión sobre el futuro del conservadurismo americano. French defendía un punto de vista típico del conservadurismo de pequeño Estado, mientras que Ahmari proponía un enfoque más agresivo contra la izquierda. En aquel entonces, debatieron en público, y el consenso general fue que “French barrió a Ahmari”, según el American Conservative.

A estas alturas, no estoy convencido de que Ahmari haya ganado, pero ver a French defender que se le enseñe a niños de ocho años que son ineludiblemente malvados por su color de piel como si se tratara de la gran lucha por la libertad de expresión en el siglo XXI significa sin duda que French perdió. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article

Brasil-Argentina: una final para agigantar el mito o matar el relato

Next Article
Hillary Clinton, El American

Trump no fue el único: Hillary Clinton también habló de irregularidades en las elecciones

Related Posts
Total
1
Share