fbpx

El debate de la inmigración debe enfocarse en el sueño americano

El camino para convertirse en americano ha sido históricamente una cuestión de principios y política. Incluso en la época de los Padres Fundadores, existía una tensión entre la idea de soberanía y el apoyo a la inmigración

[Read in English]

Por Isaac Willour

Hace 19 años, una madre soltera india miró a su bebé y tomó una de las decisiones más difíciles que jamás habría tomado. Aunque vivía en un país en vías de desarrollo, sabía que no podía darle a su hijo la vida que tanto deseaba. Con lágrimas en los ojos, dio a su querido hijo en adopción. Nunca volvió a verlo.

No sé mucho sobre mi madre biológica, salvo que su desgarrador sacrificio me permitió tener una vida que ella nunca hubiera imaginado. Aunque mi adopción en Estados Unidos es, en muchos sentidos, un capítulo cerrado de mi vida, creo que mi historia de origen, un tanto inusual, me hizo interesarme por una cuestión inseparable de la historia americana: ¿qué significa convertirse en americano?

El camino para convertirse en americano ha sido históricamente una cuestión de principios y política. Incluso en la época de los Padres Fundadores, existía una tensión entre la idea de soberanía y el apoyo a la inmigración. Desde entonces, esa tensión ha aumentado y se ha entremezclado en el circo partidista de Estados Unidos. Estamos perdiendo la capacidad de ver el debate sobre la inmigración como una cuestión de política de principios, prefiriendo nuestras tendencias tribalistas y líneas de batalla partidistas.

Apenas tengo edad para recordar cuando Barack Obama nos dijo que la tradición de la inmigración legal americana convertía en una nación con “posibilidades ilimitadas”. Recuerdo cuando, menos de dos años después, Donald Trump comentó que los días de la ciudadanía para los inmigrantes ilegales habían terminado.

Sin embargo, el clima que rodeaba esas declaraciones era todo menos similar. Las acciones ejecutivas de Obama en materia de inmigración fueron alabadas como un “primer paso importante”, mientras que las restricciones temporales de Trump en respuesta al COVID-19 fueron criticadas como parte de una “agenda racista, antiinmigrante y nacionalista blanca.”

La división entre el pueblo americano apenas fue diferente, cayendo a lo largo de líneas trágicamente partidistas. El apoyo variable a la propuesta de relajación de la política de inmigración dependía de si el nombre de Obama estaba unido a ella. El apoyo variable a las políticas de Trump se interpretó como que los americanos se enfrentaban a sus supuestos “comentarios persistentemente racistas y acciones xenófobas.”

Hemos asistido a un cambio en el debate sobre la inmigración, pero menos en función de una política de principios y más en función de quien autorice la política desde la Casa Blanca en ese momento. Los grupos marginales que operan sobre la base de principios de interés propio no fáctico son los que más contribuyen a este cambio. Estas facciones proceden de ambos lados del pasillo político: si queremos volver a centrar el debate sobre la inmigración en los principios y la política, tanto la derecha como la izquierda deben estar dispuestas a hacer algo de limpieza.

En primer lugar, la derecha política debe distanciarse de la narrativa de la inmigración de sus facciones más extremas. Legisladores republicanos como Marjorie Taylor Greene y David Gosar han apoyado propuestas de ley como la H.R. 1883, que pide una moratoria de cuatro años para toda la inmigración. La plataforma del partido America First Caucus de Greene expresa su apoyo a la vagamente denominada “tradición política exclusivamente anglosajona”, una frase que infunde mucha más cautela que confianza.

Tales facciones no representan los ideales de los Padres Fundadores, las opiniones de la mayoría de los americanos ni el verdadero significado de la historia de Estados Unidos. La afirmación de que la tradición de la inmigración legal en Estados Unidos ha terminado es una negación de un principio vital de la historia de nuestra nación y debe ser rechazada como tal.

Al otro lado del pasillo, la izquierda política necesita desautorizar de manera similar la narrativa de prominentes legisladores demócratas. Figuras como la congresista Alexandria Ocasio-Cortez, que acusó a la tradición migratoria americana de estar “construida sobre un marco carcelario” e Ilhan Omar, que tachó la construcción de un muro fronterizo de “xenófoba y racista.” Esta narrativa dice que la mera preservación de la soberanía nacional está arraigada en la discriminación clasista y racista, y debe ser fervientemente criticada como antitética a los valores de Estados Unidos.

Debemos recuperar el espíritu original del debate sobre la inmigración. Hay un equilibrio entre las moratorias y las fronteras abiertas, pero la búsqueda de ese equilibrio no es puramente política. Es un esfuerzo por volver a centrar este debate en torno a los principios y la política. Es la lucha por respetar tanto el increíble precio pagado por nuestra soberanía como el increíble riesgo asumido por miles de personas para llegar a estas costas y participar en la historia americana de la libertad.

Hace 18 años, el avión que me transportaba aterrizó en suelo americano. Hoy me doy cuenta de que la grandeza de la historia de Estados Unidos vive dentro de nosotros, al igual que vivió a las puertas de Ellis Island y en los campos bañados en sangre de Gettysburg. Es una historia demasiado grande para ser sustituida por la narrativa de nuestras facciones partidistas más extremistas.

Isaac Willour es estudiante de primer año en el Grove City College y miembro del consejo editorial del GCC Journal of Law & Public Policy. Es periodista de The College Fix y trabaja como becario ejecutivo del American Enterprise Institute.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
unión soviética

Aquella vez que la Unión Soviética recurrió al libre mercado para salvar su economía del colapso

Next Article

Codicia, censura y poder corporativo: la caída de The Joe Rogan Experience

Related Posts
Total
1
Share