fbpx
The Deficit That Matters Most - Washington Capitol - El American

El déficit más importante

El suicidio nacional no puede ser algo bonito. Mi esperanza es que los americanos entren en razón

[Read in English]

En 1890, los votantes americanos criticaron a Washington por gastar la cifra récord de mil millones de dólares en sólo dos años. Castigaron al “Congreso del billón de dólares” en las elecciones de ese año echando a casi un centenar de miembros.

Ajustado a la inflación, un billón de dólares en 1890 equivale a algo menos de 30,000 millones en la moneda actual. El Congreso tardó dos años en gastar entonces lo que el Congreso actual gasta en unas tres semanas.

Calculado de otra manera, un solo departamento federal en 2021 -el Departamento de Salud y Servicios Humanos- gastará en una semana y media lo que todo el gobierno federal gastó en dos años en 1890.

Con unos 330 millones de habitantes, la población del país es algo más que cinco veces superior a los 63 millones que había en 1890. El crecimiento del gasto federal a lo largo de ese período supera el crecimiento de la población, pero le dejaré hacer el cálculo.

Si todo el gasto se cubriera con los ingresos fiscales, es decir, si el presupuesto estuviera equilibrado, los ciudadanos podrían quejarse con razón de los altos impuestos. Al menos podríamos decir que no nos estamos endeudando más. Pero sólo este año, el Gobierno de Estados Unidos gastará imprudentemente unos 2.3 trillones de dólares más que el total de sus ingresos fiscales. Ese es el déficit, la “tinta roja” que los estadounidenses despreciaban antes lo suficiente como para que los grandes derrochadores temblaran por su ira.

Los americanos de 1890 todavía tenían presente la advertencia de Thomas Jefferson de apenas un siglo antes: “No debemos dejar que nuestros gobernantes nos carguen con una deuda perpetua. Debemos elegir entre economía y libertad o profusión y servidumbre”. Los grandes derrochadores de aquel año eran unos tacaños comparados con los porqueros de Washington de estos últimos años.

Los números rojos de hoy deberían aterrorizarnos, pero el déficit que más importa no se calcula en dólares. Tiene que ver con el corazón y la mente. Refleja los valores con los que conformamos nuestras acciones y nuestros propósitos. Hablo de un déficit de carácter, que podría ser la raíz de todos nuestros principales problemas económicos y sociales actuales.

Tu carácter no se define por lo que dices que crees. Se define por las decisiones reales que tomas, especialmente en situaciones difíciles. La historia registra con frecuencia que cuando la gente permite que su carácter personal se erosione, se convierte en masilla en manos de tiranos y demagogos ¿Qué mensaje reciben los grandes gastadores cuando los votantes los envían de nuevo al Congreso para que gasten aún más?

Entre los rasgos que definen un carácter fuerte están la honestidad, la humildad, la responsabilidad, la autodisciplina, el valor, la autosuficiencia, el respeto por la propiedad ajena y el pensamiento a largo plazo. Una sociedad libre no es posible sin estos rasgos en la práctica generalizada.

Cuando una persona desprecia su conciencia y no hace lo que sabe que es correcto, le resta carácter. Cuando elude sus responsabilidades, endosa sus problemas y cargas a los demás, no ejerce la autodisciplina, permite o fomenta las malas acciones a cualquier escala, intenta reformar el mundo sin reformarse a sí mismo primero, obliga a los no nacidos a pagar sus facturas actuales, o espera que los políticos resuelvan problemas que sólo le incumben a él, resta a su carácter, y nos arrastra al resto con él.

El público me pregunta todo el tiempo: “Sr. Reed, ¿cuál cree que es el problema número uno del país hoy en día?”. Esperan que diga que es el gasto del gobierno, o el déficit, o el crimen, o los opioides, o los impuestos, o el racismo, o la deuda nacional. No es nada de eso.

El problema número uno hoy es el mismo problema en todos los países. Era el problema número uno en todas partes hace un siglo, hace cinco siglos y hace 20 siglos. Es el déficit de carácter ¿Por qué ha sido siempre y en todas partes el problema número uno? Porque todos los problemas creados por el hombre en la sociedad surgen de él. El gasto gubernamental, los déficits, el crimen, los opioides, los impuestos, el racismo, la deuda nacional y un sinfín de otros problemas, todos son problemas porque surgen primero por un déficit de carácter.

Antes, la mayoría de los americanos esperaban que el gobierno mantuviera la paz y los dejara en paz. Construimos una cultura vibrante, autosuficiente y emprendedora, con familias fuertes y valores sólidos.

En algún momento, perdimos nuestra brújula moral. Al igual que la República Romana, que se levantó sobre la integridad y se hundió en la corrupción, pensamos que el “pan y circo” del gobierno compraría comodidad y seguridad. Actuamos como si realmente no quisiéramos ser ciudadanos libres y responsables, por lo que obtenemos menos responsabilidad de nuestros líderes y menos libertad para nosotros. En lugar de practicar la autodisciplina, nos entregamos cada vez más a hábitos y patologías perjudiciales. El gasto deficitario masivo de los políticos que elegimos y reelegimos es un signo de decadencia moral, del creciente déficit de carácter.

Hace dos mil años, en su gran historia de Roma, el historiador Livio reflexionaba sobre la erosión del carácter moral que ya había convertido a la República en una dictadura. Instó a sus compatriotas romanos a buscar en su interior el origen de su decadencia:

Entonces, a medida que el nivel de moralidad baja gradualmente, que siga la decadencia del carácter nacional, observando cómo al principio se hunde lentamente, luego se desliza hacia abajo más y más rápidamente, y finalmente comienza a hundirse en la ruina de cabeza, hasta llegar a estos días, en los que no podemos soportar ni nuestras enfermedades ni sus remedios.

El suicidio nacional no puede ser algo bonito. Mi esperanza es que los americanos entren en razón. Por el momento, sin embargo, parece que demasiados están contentos de seguir el camino.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
youtube censuró a DeSantis

YouTube censuró a gobernador DeSantis por sugerir que niños no usen tapabocas

Next Article
Lo de México cada vez se consolida como un ineptocidio. Imagen: Kevin Woblick via Unsplash

AMLO y el ineptocidio en México: 3 desastres y 1 riesgo nuclear

Related Posts
Total
1
Share