fbpx

Controvertida demanda del Departamento de Justicia a Georgia por su ley electoral

El Gobierno de Joe Biden se une a las empresas privadas que están atacando al estado gobernado mayormente por republicanos por fortalecer su sistema electoral

[Read in English]

El Gobierno de Joe Biden, a través del Departamento de Justicia, anunció una demanda contra el Estado de Georgia por su reciente nueva ley electoral que busca preservar la seguridad de su sistema electoral.

Georgia ha sido objeto de críticas por parte de empresas privadas, organizaciones progresistas y miembros del Partido Demócrata —incluyendo el presidente Joe Biden—, por aprobar dicha legislación que revirtió varias de las medidas electorales impulsados por los demócratas dentro del estado.

«El Departamento de Justicia de los Estados Unidos ha anunciado hoy que ha presentado una demanda contra el estado de Georgia, el Secretario de estado de Georgia y la Junta Electoral del estado de Georgia por los recientes procedimientos de votación adoptados por el proyecto de ley 202 del Senado de Georgia, que se promulgó en marzo de 2021. La demanda de Estados Unidos impugna las disposiciones del proyecto de ley del Senado 202 en virtud del artículo 2 de la Ley de Derecho al Voto».

Parte del anuncio oficial del Departamento de Justicia sobre la demanda contra el estado de Georgia.

«La demanda de Estados Unidos sostiene que varias disposiciones del proyecto de ley 202 del Senado se adoptaron con el propósito de negar o restringir el derecho al voto por motivos de raza.  La demanda del Departamento de Justicia alega que los legisladores conocían el efecto acumulativo y discriminatorio de estas leyes, en particular sobre los votantes negros, y que los legisladores aprobaron la ley a pesar de ello».

Una persecución contra Georgia

Para la administración Biden la ley es racialmente discriminatoria, pues arguye que restringe el derecho al voto en los condados mayoritariamente negros y latinos donde el voto tiende a ser más progresista.

Sin embargo, el debate con relación a la ley electoral se parcializó políticamente y tanto el presidente Biden como otros políticos demócratas hicieron aseveraciones falsas con respecto a la ley, exagerando, tergiversando o amplificando varios tramos del contenido de la legislación.

Por ejemplo, el presidente dijo que la nueva legislación restringe el horario para votar perjudicando a los trabajadores. Sin embargo, eso no es del todo cierto. De hecho, los fact-checkers del Washington Post le dieron «Four Pinocchios» —la peor calificación— a las afirmaciones de Biden, catalogándolas como falsas.

Georgia nueva ley electoral, demanda departamento de justicia
Elector en Georgia ejerce su derecho al voto (EFE)

Los republicanos respondieron en su momento a los demócratas y a la mainstream media por estigmatizar injustamente a la ley sin analizarla objetivamente.

Por ejemplo, el secretario del estado de Georgia, Brad Raffensperger —que fue uno de los que desafió al expresidente Donald Trump cuando este afirmó que en Georgia hubo un fraude electoral masivo— publicó un artículo en National Review donde analizó con detenimiento la legislación. Raffensperger explicó que en Georgia no se intenta suprimir el derecho al voto, al contrario, la ley solo contiene medidas de sentido común luego de toda la polémica suscitada durante las elecciones presidenciales del pasado noviembre del 2020.

Otro republicano que criticó el trato informativo en torno a la nueva ley electoral fue el senador Mitt Romney (R-UT), quien criticó el trabajo de la prensa con relación al análisis de la legislación en su cuenta en Twitter: «Los medios de comunicación tenían la responsabilidad de ir detrás de la retórica política sobre la ley de votación de Georgia y proporcionar análisis y verdad. En cambio, la mayoría difunde desinformación partidista, pasiones y división inflamada, difuminando aún más la línea entre las redes sociales y una prensa libre responsable».

¿Qué dice la ley electoral de Georgia?

La nueva ley electoral de Georgia no es perfecta, sin embargo, está lejos de ser una legislación similar a las leyes Jim Crow como muchos demócratas intentaron hacer creer en la opinión pública.

Los demócratas criticaron la ley electoral por supuestamente restringir los horarios y el voto anticipado, pero la ley, de hecho, mejora los horarios.

Por ejemplo, la ley establece el horario de votación en todo el estado de 9AM a 5PM, dando a cada condado la posibilidad de ampliar el horario a 7AM-7PM. En la ley electoral anterior la hora de voto anticipado estaba establecida en el “horario comercial normal”, lo que perjudicaba a los votantes en algunos recintos donde el personal electoral trabajaba hasta el mediodía.

Una urna oficial para el voto ausente en Georgia (EFE).

Asimismo, la legislación manifiesta en el contenido la necesidad de ofrecer al menos dos sábados para el voto anticipado y también da la posibilidad a los condados de tener dos domingos opcionales. Eso es una mejora con respecto a la normativa anterior.

Esta ley electoral de Georgia también establece que, mínimamente, debe haber 17 días antes de las elecciones para la votación anticipada. En New York son apenas 10 días, mientras que en Delaware, el estado favorito del presidente Biden, ni siquiera está esa posibilidad para sus ciudadanos.

Los demócratas y activistas por los derechos del voto también criticaron a la ley electoral por pedir las identificaciones de los votantes para la verificación de las papeletas de voto por correo y el acortamiento del plazo en el que el estado envía las papeletas. Muchos argumentaron que el electorado afroamericano no tenía identificaciones, sin embargo, eso también es falso, pues el 97 % de los votantes registrados en Georgia tienen un número de licencia asociado a su registro de votante.

Además, Georgia solo solicitaría el número de identificación y no el documento.

En definitiva, el Departamento de Justicia está demandando a un estado de la unión basándose en opiniones y análisis controvertidos y partidistas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article

María Elvira Salazar: "Los males del comunismo no se pueden blanquear en las escuelas"

Next Article
New York Times - Biden - EL American

Por qué el New York Times miente sobre Biden y la Eucaristía

Related Posts
Total
0
Share