fbpx
Elecciones democracia

Los demócratas supuestamente odian el gerrymandering, excepto cuando les favorece

“Irónicamente, después de escuchar a los demócratas gritar sobre los peligros del gerrymandering partidista durante años, la legislatura dibujó uno de los mapas más gerrymanderizado posible”, dijo Alex Deise de Freedom Works

[Read in English]

La gobernadora de Nueva York, la demócrata Kathy Hochul, promulgó un nuevo mapa del Congreso para el estado, que determinará la composición de la delegación del Congreso de Nueva York para los próximos diez años. El mapa ha sido acusado por expertos electorales, políticos conservadores e incluso por el New York Times como un ejemplo de intento de gerrymandering por parte de los demócratas del estado. Aunque el mapa ha sido votado y convertido en ley, el Partido Republicano ha demandado al estado por el mapa, alegando que viola el compromiso constitucional de Nueva York con una cartografía justa.

Si el mapa es confirmado por las cortes, el Partido Demócrata eliminaría casi por completo la ya pequeña delegación republicana en el Congreso. Según un análisis de FiveThirtyEight, el nuevo mapa transformaría tres escaños de tendencia republicana en escaños favorables a los demócratas y también quitaría un escaño de la columna competitiva.

Los estados rediseñarán todos los distritos del Congreso para las elecciones legislativas de este año. (EFE)

Los demócratas de Nueva York aprueban un mapa descaradamente gerrymanderizado

Aunque Nueva York no es en absoluto un estado competitivo, Biden obtuvo más del 60 % de los votos en 2020, el GOP ha mantenido una presencia decente en la delegación del Congreso del estado. En las últimas elecciones, el Partido Republicano ganó 8 de los 27 escaños, lo que se corresponde aproximadamente con el 36 % del voto estatal que logró el partido en 2020. De esos 27 distritos, los demócratas se ven favorecidos en 17 escaños, los republicanos en siete, y hay tres distritos indecisos.

Sin embargo, el nuevo mapa aseguraría a los republicanos que nunca tendrán unas elecciones tan exitosas en la próxima década. A partir de 2022, Nueva York tendrá un total de 26 distritos congresuales en los próximos diez años, una reducción de un escaño con respecto al censo de 2010. Si se repite el reparto de votos de 2020 en este nuevo número de distritos, el GOP mantendría aproximadamente 7-8 escaños y los demócratas tendrían el resto. El nuevo mapa hace que este resultado sea casi imposible.

Should Biden Take a Cognitive Test to Remain in Office?*
This poll gives you free access to our premium politics newsletter. Unsubscribe at any time.
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

Según los cálculos de FiveThirtyEight, el nuevo mapa daría a los demócratas 20 distritos en los que tienen una cómoda ventaja sobre el Partido Republicano, dejando solo 4 circuitos en los que el GOP tiene ventaja y apenas dos escaños competitivos. Este sesgo partidista daría a los demócratas la posibilidad de ganar entre el 77 % y el 85 % de la delegación estatal de Nueva York en el Congreso. Los demócratas podrían ganar fácilmente al menos un escaño más de lo que lograron ganar en las elecciones de 2020, al tiempo que tendrían la oportunidad de ganar los dos escaños que están en juego.

Para poner estas cifras en perspectiva, FiveThirtyEight ha calculado que a nivel nacional (sin contar Nueva York) ha habido un total de siete nuevos escaños de tendencia demócrata y solo uno de tendencia republicana. El mapa de Nueva York cambiaría este cálculo a 10 nuevos distritos de tendencia demócrata, es decir, el mapa gerrymander de Nueva York equivaldría a casi la mitad del gerrymander demócrata a nivel nacional.

El mapa de Nueva York es un claro ejemplo de gerrymandering, según los expertos

Aunque algunos medios de comunicación liberales se han resistido a describir el mapa de Nueva York como un “gerrymander”, y la CNN ha dicho que los demócratas solo ganarán “varios escaños” y solo menciona la palabra “gerrymander” una vez en su artículo, la realidad es bastante clara: los demócratas, que se han pasado años arremetiendo contra el Partido Republicano por el gerrymanding, han conseguido una hazaña bastante asombrosa de gerrymanding ellos mismos.



El New York Times, que no es un medio de comunicación conservador, ha descrito el nuevo mapa como un intento descarado de manipulación. Un asesor principal del Centro de Justicia Brennan, una organización que ha sido muy crítica con las leyes de voto del Partido Republicano, dijo al Times que el nuevo mapa “es una clase magistral sobre cómo dibujar un gerrymander eficaz” y que “a veces se necesitan métricas extravagantes para saberlo, pero un mapa que da a los demócratas el 85 % de los escaños en un estado que no es 85 % demócrata, no es un caso particularmente difícil”.

Lo más interesante es que este mapa desigual fue una decisión consciente de los demócratas de Nueva York. Alex Deise, director de políticas de Freedom Works, una organización conservadora de base, explicó a El American que originalmente se suponía que los mapas debían ser elaborados por una comisión bipartidista para garantizar la equidad, sin embargo, la ley también permitía a la legislatura elaborar sus propios mapas si rechazaba dos propuestas de la comisión, que es exactamente lo que hizo la legislatura dirigida por los demócratas.

“Irónicamente, después de escuchar a los demócratas gritar sobre los peligros del gerrymandering partidista durante años, la legislatura dibujó uno de los mapas más gerrymanderizado posible”, dijo Deise de los mapas de Nueva York gerrymanderizados.

Los demócratas guardan silencio sobre su propia manipulación

Los demócratas y los liberales se han pasado años denunciando a los republicanos por su gerrymandering en el proceso de redistribución de distritos de 2010, y muchos advertían de que el GOP podría hacer lo mismo esta vez. En noviembre de 2021, la CNN publicó un artículo sobre el proceso de redistribución de distritos titulado “Elecciones de 2022: El GOP está diseñando una mayoría con nuevos mapas”, y el New York Times escribió un artículo en el que argumentaba que el Partido Republicano tenía ventaja en las elecciones al Congreso gracias a los “mapas gerrymanderizados”.


Los políticos demócratas también han expresado su profunda preocupación por el gerrymander. El fiscal general de Obama, Erich Holder, dijo en 2018 que el gerrymanderismo partidista era un problema grave, la representante Alexandria Ocasio-Cortez tuiteó en 2019 que los republicanos estaban “tratando de manipular el Censo de 2020 para casi garantizar una mayoría republicana manipulada en la Cámara durante los próximos 10 años ¿Te suena eso a democracia?”. Lo más sorprendente es que el senador Chuck Schumer (demócrata de Nueva York) emitió una declaración criticando el gerrymandering partidista, mientras su propio estado estaba redactando un mapa para bloquear al GOP en la delegación del Congreso.

Por supuesto, no solo los políticos demócratas no han dicho nada sobre el evidente gerrymandering que se está produciendo en Nueva York, sino que muchas de las funestas predicciones de una mayoría diseñada por el GOP en el Congreso han demostrado ser infundadas. Por el contrario, según el Cook Political Report, los demócratas ganarán 2-3 escaños en el proceso de redistribución de distritos de 2022.

¿Por qué los demócratas se han dedicado a un gerrymander descarado después de criticarlo durante años? Para Deise, la respuesta es obvia, lo han hecho “por miedo a que las elecciones de mitad de mandato de 2022 sean un golpe total para los demócratas”. Dijo que “se proyecta que los republicanos recuperarán la Cámara de Representantes y ganarán entre 40 y 60 escaños, y los demócratas están tratando de suavizar el golpe dibujando mapas gerrymanderizados que hacen más difícil que los republicanos consigan escaños”.

Para Deise, “la hipocresía en este caso no debe pasarse por alto. Después de quejarse durante años de que los políticos trazan mapas con una distribución arbitraria para mantenerse en el poder y no rendir cuentas a los votantes, los demócratas han hecho exactamente eso”. En una clara pulla a los políticos demócratas, Deise añadió que “no esperen que estos ‘campeones de la democracia’ vengan corriendo a salvar a los votantes de Nueva York. Solo se les puede molestar cuando creen que los republicanos han incurrido en un escandaloso gerrymander partidista”.

El eficaz gerrymander de los demócratas de Nueva York (al igual que el debate sobre el Filibuster) demostró que para muchos políticos las amenazas a la democracia de ayer son las herramientas legítimas de hoy para mantener el poder.

Previous Article

Llegó el fin de la pandemia: Gobiernos y sus medidas restrictivas pierden la batalla frente a ciudadanos

Next Article
Miles de personas protestan en Nueva York con banderas canadienses por los mandatos de vacunación

Miles de personas protestan en Nueva York con banderas canadienses por los mandatos de vacunación

Related Posts
Total
0
Share