fbpx
Saltar al contenido

Demócratas piden impugnación de la Corte Suprema: falsamente califican el fallo Roe como ilegítimo

El caso moderado en contra de Roe v Wade

[Read in English]

LA ANULACIÓN de Roe v. Wade por parte de la Corte Suprema es una de las decisiones más importantes que ha tomado en los últimos 40 años. El aborto ya no se considera un derecho constitucional que deba aplicarse en todo el país, sino que la decisión de si debe seguir siendo legal o no queda en manos de los estados. Como era de esperarse, los demócratas condenaron la decisión. Mientras algunos decidieron canalizar la ira en las urnas, otros solicitaron que se inicie el proceso de destitución de los jueces conservadores de la Corte Suprema.

Las reacciones políticas a la anulación de Roe v. Wade han seguido el patrón. La mayoría de los republicanos —excepto la senadora Susan Collins— aplaudieron la decisión, calificándola de una sustancial victoria para la vida, incluso algunos propusieron la prohibición del aborto en todo el país.

Los demócratas, en cambio, han condenado la decisión de forma unánime. El presidente Joe Biden llevó a cabo una rueda de prensa en la Casa Blanca apenas unas horas después de conocerse la decisión. Allí la calificó como la “concreción de una ideología extrema y un trágico error de la Corte Suprema”, pero omitió el hecho de que él mismo votara a favor de un proyecto de ley para anular Roe v. Wade, y le afirmó al electorado americano que “Roe está en la papeleta electoral este otoño”. Un claro intento por mejorar las posibilidades de los demócratas en las midterm.

Por su parte, el expresidente Barack Obama emitió una declaración similar al decir que la Corte “relegó la decisión más personal que alguien pueda tomar a los caprichos de políticos e ideólogos”, y también pidió a los demócratas que utilizaran la revocación de Roe v. Wade como motivación para dinamizar a sus votantes en las elecciones de este noviembre.

scotus-impeachment
La Corte Suprema dictó una decisión histórica al anular el caso Roe v. Wade este viernes (EFE)

Algunos demócratas piden la destitución de la Corte Suprema, otros la acusan de ilegitimidad

Mientras que varios demócratas del más alto nivel se enfocan en utilizar la indignación por la decisión para motivar a los votantes a las urnas, otros adoptan un tono más radical. Algunos solicitan la destitución de los jueces nombrados por el expresidente Donald Trump, y confirmados por el Senado, e incluso ponen en duda la legitimidad de la Corte, una institución fundamental para el funcionamiento de la democracia americana.

Do you believe Brittney Griner deserves the sentencing she received?*
This poll gives you free access to our premium politics newsletter. Unsubscribe at any time.
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

Charlie Crist, exgobernador de Florida —que por cierto se postuló como republicano provida—, hizo una declaración a la prensa solicitando la impugnación de los jueces Kavanaugh y Gorsuch. Dijo que “el fallo de hoy deja en claro que ambos jueces mintieron al Congreso cuando testificaron bajo juramento. Que sus opiniones sobre Roe v. Wade eran un precedente establecido” y que cometieron perjurio durante las audiencias.

Por su parte, Elizabeth Warren, senadora demócrata de Massachusetts, emitió un comunicado donde afirma que “estos extremistas (los seis jueces que anularon Roe) no tendrán la última palabra […] estamos molestos —molestos y decididos—. No daremos marcha atrás. Ni ahora ni nunca” y destacó que los demócratas cuentan con más alternativas: desde la aprobación de leyes hasta acciones ejecutivas que contrarresten el fallo.

La representante Alexandria Ocasio-Cortez, demócrata de New York, coreó durante una protesta en las escalinatas de la Corte Suprema que la decisión era “ilegítima”. También preguntó a los senadores Murkowski, Collins y Manchin si “creían que debería haber alguna repercusión por engañar a los miembros del Senado de Estados Unidos”, una alusión directa a la solicitud de impugnación contra Kavanaugh y Gorsuch llevada a cabo por los demócratas.  

Asimismo, Ben Rhodes, exfuncionario de Obama, mejor conocido por su desempeño en el restablecimiento de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba, coincidió también con quienes señalan a la Corte Suprema como ilegítima en un extenso hilo de Twitter, donde la acusa de tener un “grado extremo de ilegitimidad”, cuestionando además la legitimidad de sus miembros conservadores durante los últimos 22 años, incluso la de aquellos que fueron aprobados con apoyo bipartidista.

Tal vez los comentarios más incendiarios de cualquier político demócrata fueron los de Maxine Waters, representante de California, al declarar a los periodistas, frente al edificio de la Corte Suprema, que llamaba a la gente a “luchar” y en tono retador exclamó: “¡Al diablo la Corte Suprema! La desafiaremos”.

Total
0
Share