fbpx

La derecha tiene que aprender a usar el poder de nuevo

La derecha tiene que aprender a usar el poder de nuevo

La derecha actual ha sido intimidada para que rara vez use el poder que tiene por temor a la reacción pública izquierdista

[Read in English]

Parece cada vez más obvio que lo que hoy conocemos como la “derecha” se ha acobardado ante el hecho de ser llamada “fascista” o “autoritaria” y muchos de sus líderes se niegan o retroceden cuando se trata de usar el poder que se les ha conferido; que han ganado legítimamente.

La izquierda ha triunfado de una manera psicológica que a menudo no tomamos en cuenta. No tienen ningún problema en ejercer el poder cuando lo tienen. También usan el poder blandiendo lo que consideran superioridad moral sobre el resto de nosotros, después de todo, según Stefan Molyneux, «la pretensión de virtud es el fundamento del poder».

La derecha actual, sin embargo, ha sido intimidada para que rara vez use el poder que tiene por temor a la reacción pública izquierdista y liberal.

Ahora tenemos una situación en la que el gobernador de Texas, Greg Abbott, realmente hace uso de su poder y les impide a las corporaciones de su estado forzar a los empleados a vacunarse. Prohíbe obligar a simples ciudadanos que necesitan alimentar a sus familias, y a menudo no tienen el lujo de simplemente “conseguir otro trabajo” y “dejar que el mercado vote” —como dicen muchos libertarios—.

La derecha tiene que aprender a usar el poder de nuevo
Greg Abbott, gobernador republicano de Texas. (Twitter)

Como consecuencia de este uso legítimo de sus poderes como gobernador, “la derecha” critica lo que consideran un movimiento autoritario de Abbott para evitar que las corporaciones autoritarias obliguen a la gente común a dejar un trabajo. Donde la izquierda se mantiene unida, la derecha se ataca a sí misma.

Pasan por alto el hecho de que no todos los sistemas políticos están hechos para cada tiempo y lugar. Nicolás Gómez Dávila, un destacado filósofo colombiano, dijo una vez que «el hombre culto tiene la obligación de ser intolerante». Hay ciertas cosas que simplemente no deberíamos tolerar en nombre de la “libertad”.

¿Se supone que debemos tolerar a una sociedad que da a sus hijos bloqueadores de la pubertad y detiene su desarrollo normal, para que luego puedan “decidir de qué género son”? Algunos podrían argumentar que no es lo mismo. Pero ahí está el problema. ¿Cómo decidimos cuáles son los límites de la “libertad”? Al menos podemos estar de acuerdo en que debe haber límites.

A menudo, muchos en la derecha se limitarán a usar su poder porque tienen miedo de “demostrar que los izquierdistas tienen razón”. ¿A quién le importa? En este punto, no importa si los izquierdistas se sienten reivindicados mientras que la derecha finalmente hace uso de su autoridad. Este no es el momento y el lugar. Lo que importa en este momento es derrotar a los elementos izquierdistas que se han apoderado de lo que parecen ser la mayoría de las principales instituciones americanas.

Este no es el momento de apaciguar a los liberales que tienen miedo del autoritarismo de derecha, y como dice Winston Churchill «un apaciguador es aquel que alimenta a un cocodrilo, con la esperanza de que se lo coma al final».

Al autoritarismo liberal no se le puede vencer con libertarismo pasivo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
estatus político, El American

Partido anexionista de Puerto Rico llama al Legislativo a discutir estatus político

Next Article
Biden exige a los demócratas aprobar sus planes de gasto "ahora mismo"

Biden exige a los demócratas aprobar sus planes de gasto "ahora mismo"

Related Posts
Total
1
Share