fbpx

Derrotado el correísmo-chavista en Ecuador

El pueblo ecuatoriano con franca tendencia hacia la izquierda, se desmarcó de la izquierda radical, ergo, perniciosa, autoritaria, altamente corrupta y auto-destructiva que representa ese modelo castro-chavista

Este domingo, en Ecuador tuvieron lugar las elecciones presidenciales, los resultados preliminares según el Consejo Nacional Electoral fueron los siguientes: Andrés Arauz (el delfín del extirano neocomunista, populista y vorazmente corrupto Rafael Correa) con 31.50 %; Carlos (Yaku) Pérez socialista moderado e indigenista por el partido “Pachakutik” con 20.04 %, Guillermo Lasso empresario y centro-derechista por el movimiento “CREO” con 19.97 % y Xavier Hervas por el partido “Izquierda Democrática” con 16.28

Si bien es cierto, que la marioneta de Correa (Arauz) se declaró ganadora de la contienda y hasta prematuramente anunció que gobernará en unidad nacional con una buena relación con el gobierno progresista de Joseph Biden en USA. No obstante y en honor a la verdad, el anti-correísmo fue el gran ganador de la jornada tras acumular casi el 70 % del total de votos escrutados.

Adicionalmente, Arauz obtuvo un tercio de los sufragios, evidenciando que el correísmo está en franca recesión en Ecuador, pues, no logró superar la barrera del 40 %, ni aventajar a su contendor inmediato con 10 puntos o más y su fuerza electoral se concentró en la costa. Aunque la tendencia dominante en el país es la izquierda (dado que en su conglomerado alcanzó 68%), la centro-derecha quedó muy rezagada con menos del 20 %.

Otro dato significativo es que el pueblo ecuatoriano con franca tendencia hacia la izquierda, se desmarcó de la izquierda radical, ergo, perniciosa, autoritaria, altamente corrupta y auto-destructiva que representa ese modelo castro-chavista agrupada en el Foro de Sao Paulo y el Grupo de Puebla, de los cuales es miembro activo Rafael Correa.

Volviendo a los números, que tal vez presentan leves variaciones al cierre del conteo, la tendencia se mantendrá, es decir, habrá segunda vuelta el 11 de abril y todo se reducirá a una batalla entre izquierdistas.

Por una parte, Arauz dirigido remotamente desde Bruselas, ciertamente tiene una relativa experiencia gubernativa, a pesar de su corta edad (tiene 36 años), pero fue ministro de Conocimiento y Talento Humano (una paparruchada populista creada bajo el gobierno de su mentor, el déspota parlanchín de Correa). De modo que los ecuatorianos tienen muy claro que de ganar Arauz, el verdadero gobierno recaerá en manos de Correa.

Por la otra, el outsider Yaku Pérez, académico, sin manchas de corrupción, concentra su apoyo en la Sierra, los Andes y la Amazonia, y de seguro será apoyado por Lasso, sólo le restaría conquistar a Hervas para catapultar su candidatura y llegar victorioso al Palacio de Carondelet en Quito.


Nahem Reyes es Doctor en Historia de la Universidad Católica Andrés Bello.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
Cultura woke - El American

Ponte de rodillas ante la cultura woke o serás fusilado

Next Article
Empresas, capitalismo, El American

Por qué las empresas deben atender a los clientes, no a las causas

Related Posts
Total
12
Share