fbpx
DeSantis y la pandemia: Florida es el estado número 17 con menor promedio de muertes por COVID-19

DeSantis y la pandemia: Florida es el estado número 17 con menor promedio de muertes por COVID-19

El estado del sol tiene mejor promedio de muertes por cada 100,000 habitantes que Estados Unidos en general: 152.8 vs. 190.1

«Florida muestra que incluso un estado grande que hizo un fuerte impulso para vacunar a las personas puede ser aplastado por la variante Delta, alcanzando niveles alarmantes de hospitalizaciones y muertes», informó el pasado 28 de agosto el New York Times. El artículo del Times es uno de los muchos informes que muestran las recientes cifras sobre hospitalizaciones y muertes por coronavirus en Florida, que actualmente están ciertamente por encima de buena parte del país.

Sin embargo, estos números fríos carecen de contexto y generan una matriz de opinión equivocada que se incrusta en lo profundo de la sociedad americana: «Florida es un desastre sanitario». Basta con ver las respuestas y citas al tweet del New York Times para darse cuenta como mucha gente, sin base fáctica, crítica al diario por decir que Florida es un estado que impulsó fuertemente la vacunación. Es un hecho irrefutable, sin embargo, muchos creen que el gobernador Ron DeSantis es un político antivacuna.

Florida, mejor que la mayoría de los estados

Florida no es un desastre sanitario como lo quieren hacer ver los medios. Pese a que las muertes en Florida en las últimas semanas están por encima de la media nacional, el estado también se ubica entre los 20 territorios con menor promedio de muertes por COVID-19 por cada 100,000 habitantes en Estados Unidos desde que inició la pandemia. Esto de acuerdo con los datos más recientes de los CDC.

Si se compara territorial y poblacionalmente a Florida con los otros tres estados más grandes de la unión —Texas, California y New York— el estado floridano sale bien parado; pues tiene muchas menos muertes que estos tres, teniendo, además, una población mayor en promedio.

De acuerdo con un cuadro publicado por Phil Kerpen, con los datos disponibles más recientes de los CDC y el NCHS juntos, Florida registra, en total, 40,360 muertes por coronavirus. California, por su parte, tiene 67,027, Texas le sigue con 58,718 y New York tiene 55,428. La diferencia es grande.

En el promedio de muertes por cada 100,000 habitantes Florida también registra mejores números ubicándose en el puesto 17 con 152.8 muertes. California le sigue en el lugar 27, con 183.4 muertes por cada 100,000 habitantes. Luego viene Texas en la posición 47 con 251.1. Por último, aparece New York con 269.1 muertes en promedio en el penúltimo lugar. Solo lo supera el pequeño estado de Mississippi

Florida, incluso, tiene mejor promedio de muertes por cada 100,000 habitantes que Estados Unidos en general: 152.8 vs. 190.1.

Aquí la cuestión no es determinar qué estado lo hizo mejor o peor, pues hay muchas variables que pueden considerarse para hacer una afirmación de ese calibre. Por ejemplo, Florida no tiene tantas muertes como Texas, New York y California desde que inició la pandemia, sin embargo, desde que están disponibles las vacunas desmejoró su rendimiento con respecto a New York.  

El punto es dar contexto a las cifras. Por ejemplo, cubrir el hecho estadístico de que hoy Florida tiene más muertes que New York sin recordar, por ejemplo, que Florida tiene una de las cinco poblaciones más viejas de Estados Unidos —mucho mayor que New York, California y Texas— es un grave error periodístico.

Florida es el estado número 17 con menor promedio de muertes por COVID-19 por cada 100,000 habitantes
El Departamento de Salud de Florida señaló el pasado viernes, 27 de agosto, en su informe semanal que el 68 % de los floridanos elegibles para la inmunización (los mayores de 12 años) recibieron al menos una dosis de la vacuna contra la covid-19. (EFE)

Asimismo, es lógico que el estado sureño tenga más casos por COVID-19 siendo que los floridanos llevan, desde hace mucho, una vida normal; con libertad de ir a cualquier tipo de establecimiento o negocio sin mayores restricciones. Muchos floridanos, incluso, se despojan de las mascarillas ante el avance del proceso de vacunación. Algo que, en su momento, los propios CDC recomendaron y luego volvieron sobre sus propios pasos pidiendo a la gente que se enmascare pese a estar vacunados.

Aunque normalmente no se lea en el mainstream media, este enfoque adoptado por Ron DeSantis para enfrentar la pandemia —que no solo trae consecuencias a nivel sanitario, sino también a nivel económico y social— permitió al estado floridano salvar negocios, puestos de trabajo y evitar que la economía sufra los golpes de una crisis económica global que sí trastocó dramáticamente a estados como New York o California.

A nivel de desempleo es donde se ve una diferencia abismal. Hoy por hoy, Florida tiene un desempleo ubicado en el 4.1 %, mientras que New York se ubica en el 7.0 % y California en el 5.5 %. La creciente migración de ciudadanos y empresas establecidas en New York hacia Florida es otro indicativo de cómo el estado sureño sigue siendo atractivo económicamente pese a la crisis pandémica.

¿Y entonces, qué harán los estados?

Luego de un año y medio de pandemia, con el proceso de vacunación en proceso y con la aparición de nuevos medicamentos para enfrentar al COVID-19 es necesario preguntar: ¿hasta qué punto continuarán las restricciones sanitarias?, ¿si avanzan las variantes habrá confinamientos como el año pasado?, ¿se obligará a la gente a usar mascarillas pese a estar vacunados?

El año pasado, en plena pandemia, Florida no tenía confinamientos y los ciudadanos gozaban de la libertad que los californianos y neoyorquinos no tenían. ¿Fue eso un desastre sanitario? No, todo lo contrario.

Hoy Florida tiene un problema de hospitalizaciones y muertes por COVID-19, mientras esto ocurre, las autoridades están trabajando para seguir vacunando y, además, promueven un medicamente aprobado por la FDA que puede salvar miles vidas conocido como tratamiento de anticuerpos monoclonales. Ahora, pese a lo que diga la mainstream media, esto no significa que el estado gobernado por DeSantis deba cambiar su enfoque, sobre todo cuando los números, a nivel sanitario y económico, avalan su estrategia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
nuevas restricciones, El American

Privados aseguran que nuevas restricciones no impactarán al sector en Puerto Rico

Next Article
CDC catalogó a Puerto Rico con "riesgo muy alto" de contagio por Covid-19

CDC catalogó a Puerto Rico con "riesgo muy alto" de contagio por Covid-19

Related Posts
Total
1
Share