fbpx
Saltar al contenido

DeSantis expone hipocresía progresista al enviar inmigrantes a la exclusiva isla Martha’s Vineyard

Contenidos

Available: English

Martha’s Vineyard ha sido el tema de conversación a nivel nacional este último par de días. Medios nacionales, tanto conservadores como liberales, analizaron detalladamente el envío de inmigrantes por parte del gobernador de Florida, Ron DeSantis, a la pudiente isla en Massachussets, cuyos residentes no aguantaron ni 24 horas con poco más de cincuenta migrantes —en su mayoría venezolanos— paseándose por las exclusivas calles de su ciudad.

Las autoridades progresistas de Martha’s Vineyard, que el año pasado decían que su ciudad estaría encantada de recibir migrantes porque aseguraban que ninguna persona era “ilegal”, armaron todo un escándalo político y pusieron el grito en el cielo por un pequeño vuelo, de alrededor de cincuenta migrantes procedentes de Florida, representó para ellos una “crisis humanitaria”. Una declaración que provocó burlas en redes sociales y críticas contra las autoridades de la isla.

Hubo una declaración particularmente irónica, la de Lisa Belcastro, coordinadora del refugio para personas sin hogar Harbor Homes de Martha’s Vineyard, quien afirmó que esas pocas decenas de inmigrantes enviados a la isla colapsaban todos los servicios de su ciudad.

"*" señala los campos obligatorios

Should Joe Biden resign?*
This poll gives you free access to our premium politics newsletter. Unsubscribe at any time.
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

“Los retos que tenemos son difíciles, en algún momento tienen que moverse de aquí a otro lugar”, dijo Belcastro ante los medios. “No podemos, no tenemos los servicios para atender a 50 inmigrantes”, siguió, “y, desde luego, no tenemos alojamiento. Estamos en una crisis de vivienda en esta isla. Y no tenemos, no podemos alojar a todos los que viven y trabajan aquí. No tenemos vivienda para 50 personas más”.

Sin embargo, el año pasado, el comisionado del condado Keith Chatinover, le dijo al medio local MV Times que el senador Ted Cruz no tenía idea de lo que era una “crisis migratoria” y que Martha’s Vineyard estaría feliz de recibir a los migrantes que crucen la frontera porque ayudan a Estados Unidos.

“Me encantaría que Martha’s Vineyard se convirtiera en un refugio para los nuevos inmigrantes de este país, pero el senador Cruz no tiene ni idea de lo que está hablando con respecto a una ‘crisis fronteriza'”, dijo Chatinover. “Los inmigrantes hacen que nuestro país sea más fuerte (como lo demuestra la inmigración de Brasil y otros países a Vineyard), y él está tratando de azuzar las ansiedades raciales para obtener beneficios políticos, que es esencialmente toda la plataforma del GOP de todos modos”.

Ahora, del dicho al hecho hay mucho trecho. El vuelo de los migrantes dejó expuesta el racismo y la hipocresía de los progresistas. Tras casi 24 horas con cincuenta migrantes “colapsando” las calles de Martha’s Vineyard, los residentes y las autoridades no resistieron, y decidieron mandar a estas personas —que prometieron recibir anteriormente con los brazos abiertos— a una base militar ubicada en el turístico Cape Cod, un cabo en la parte continental de Massachusetts.

Martha's Vineyard, hipocresía progresista, DeSantis

Miembros de un grupo de casi 50 migrantes de Venezuela que fueron trasladados en avión a la isla de Martha’s Vineyard, frente a Cape Cod, Massachusetts, el 14 de septiembre, se toman una selfie en la casa parroquial de la Iglesia Episcopal de San Andrés en Edgartown, Massachusetts, Estados Unidos, el 15 de septiembre de 2022. (EFE)

Y es que en realidad, a los residentes de Martha’s Vineyard, a pesar de votar por autoridades que claman por las fronteras abiertas impulsando la migración ilegal, no les gustas lidiar con los inmigrantes. Esto quedó plenamente reflejado en un reporte de Cristina Londoño Rooney, corresponsal de Telemundo, quien afirmó ante cámaras que había “un hombre enfurecido” porque “sus hijos se tuvieron que ir de esta isla porque no hay trabajo ni vivienda y ahora trae a estos migrantes hasta acá engañándolos con esas promesas”.

“También hay otra gente culpando a la administración Biden, no quieren a los inmigrantes acá, pero tampoco quieren hablar ante cámara porque no quieren que los tilden de inhumanos”, reportó Londoño Rooney.

No obstante, los medios de comunicación hegemónicos y los demócratas no podían dejar que la comunidad de Martha’s Vineyard se viera como poco inclusiva por no aceptar que los inmigrantes se incluyeran en la dinámica social de la ciudad y decidieron bombardear las redes sociales con propaganda. Por ejemplo, CNN en Español publicó varios tweets destacando la nobleza de los residentes de la isla que empezaron a ayudar a los inmigrantes con comida y donaciones.

O también los vídeos de “emotivas despedidas” que los bienintencionados ciudadanos de Martha’s Vineyard les dieron a los inmigrantes antes de que se marcharan de la ciudad. Una forma muy humana de tratarlos: invitarlos a Estados Unidos a que migren en busca de nuevas oportunidades y luego decirles que no tienen espacio para ellos y enviarlos a una base militar para ver cómo lidiar con ellos.

Martha’s Vineyard dejó en evidencia a los demócratas

Tras enviar a estos migrantes a Massachussets, el gobernador DeSantis se vio envuelto en un fuego cruzado iniciado por los progresistas que empezaron a criticarlo por supuestamente tratar de forma “inhuma” y “cruel” a estas personas.

Una de las autoridades demócratas que se pronunció fue el gobernador de California, Gavin Newson, quien pidió al Departamento de Justicia que analice e investigue si el traslado de inmigrantes por parte de los gobernadores DeSantis y Abbott como violó leyes federales relacionadas “secuestro”.

No obstante, en octubre del 2021, el New York Post reveló que la administración Biden estaba trasladando migrantes desde Texas a New York en vuelos secretos en una medida para paliar justamente la crisis fronteriza y el gran flujo migratorio provocado en gran medida por la retórica de fronteras abiertas de la actual administración.

¿Dónde están los pronunciamientos de los demócratas contra el presidente Biden por trasladar inmigrantes entre fronteras estatales?, ¿eso también fue un acto “cruel” e “inhumano”, tal y como dijo la secretaria de prensa de la Casa Blanca Karine Jean-Pierre este pasado 15 de septiembre?

En enero de este año, El American reportó que la exportavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, confirmó que la administración Biden estaba deportando venezolanos sigilosamente en otra medida por intentar combatir la crisis migratoria. Al menos, en ese momento, sí hubo críticas al Gobierno por esta controversial medida desde el propio Partido Demócrata pues la administración estaba deportando venezolanos hacia terceros países al no poder hacerlo a su país de origen.

Por ejemplo, en ese momento, el senador demócrata Bob Menéndez emitió un comunicado donde aseveró que Biden le estaba dando la espalda a los migrantes venezolanos: “Bajo el cruel régimen de Maduro, los venezolanos que son enviados de regreso enfrentan un futuro sombrío y, en muchos casos, duras consecuencias por buscar asilo político en los Estados Unidos”.

Sin embargo, las voces demócratas que hoy critican a DeSantis y Abbott por enviar a migrantes a ciudades “santuario” demócratas, buscando llamar la atención del Gobierno federal para que haga su trabajo de resguardar la frontera y resuelva la crisis migratoria que sigue avivándose, hoy olvidan que la propia dministración Biden ha estado realizando estos traslados entre estados.

Dos buses con migrantes de Sudamérica y Centroamérica fueron enviados por el gobernador de Texas a Washington DC a la residencia de Kamala Harris. (EFE)

Si Martha’s Vineyard se vio saturada por unas decenas de inmigrantes, ¿qué quedará para ciudades fronterizas —como Del Río o Yuma— que reciben miles de migrantes diariamente?

Al final del día, lo que hicieron Abbott y DeSantis, no es otra cosa que enviar una dosis de realidad a las autoridades demócratas de Washington DC, New York y Massachussets para que dimensionen lo que es lidiar con la migración ilegal que ellos mismos impulsan. Ya que Kamala Harris no fue a ver a los inmigrantes en la frontera, los migrantes sí fueron a verla a ella hasta su residencia en la capital.

Emmanuel Alejandro Rondón is a journalist at El American specializing in the areas of American politics and media analysis // Emmanuel Alejandro Rondón es periodista de El American especializado en las áreas de política americana y análisis de medios de comunicación.

Contacto: [email protected]

Total
24
Share