fbpx

Demanda, El American

Ron DeSantis presentó nueva demanda contra los mandatos de vacunación obligatoria de Joe Biden

El documento señala que “los requisitos ilegales de vacunación del gobierno buscan interferir con las políticas de empleo de Florida” y que los mandatos de vacunación representan una amenaza para el estado

[Read in English]

El gobernador de Florida, Ron DeSantis, y la procuradora general del estado, Ashley Moody, presentaron el jueves una nueva demanda contra los mandatos de vacunación impuestos por el Gobierno de Joe Biden.

La demanda desafía la regla que exige a las contratistas federales que obliguen a sus empleados a mostrar pruebas de vacunación o PCR con resultado negativo semanalmente. Según el texto, se trata de un “mandato de mano dura nunca autorizado por el Congreso”.

De acuerdo con DeSantis, la nueva demanda tiene como objetivo detener la implementación de la fecha límite del 8 de diciembre que se aplica a los contratistas federales.

“Vamos a buscar una orden judicial preliminar para que no se permita que este mandato se imponga a expensas de los empleos de los floridanos”, dijo el gobernador republicano en una conferencia de prensa en Lakeland.

“Tenemos una pista muy grande de empresas que realizan trabajos de contratación para el Gobierno federal”, incluidos los contratistas de defensa y muchos otros a lo largo de Florida.

El republicano dijo que estamos viviendo una era en la que estos “mandatos de mano dura” amenazan a los floridianos con privarlos de la capacidad de ganarse la vida. “En el estado de Florida, usted tiene un derecho a ganarse la vida y no se le debe negar por estas vacunas, por eso queremos proteger a las personas que trabajan para el estado”, añadió DeSantis.

Detalles de la demanda

El texto señala que varias agencias estatales tienen contratos con el Gobierno federal. El Departamento de Educación de Florida ofrece servicios de venta ambulante y otros servicios relacionados con alimentos en edificios federales de Florida, y las universidades públicas de Florida también tienen muchos contratos con la NASA, especialmente para investigación.

Entre las consideraciones contenidas en la demanda se señala que “los requisitos ilegales de vacunación del Gobierno buscan interferir con las políticas de empleo de Florida” y que los mandatos de vacunación representan una amenaza para el estado “con daños económicos y pérdida de contratos federales”.

“Estos contratos valen decenas de millones de dólares, si no más”, lee el texto de la denuncia. “Debido a que los empleados de Florida generalmente no están obligados a vacunarse, las acciones impugnadas amenazan a Florida con la pérdida de millones de dólares en futuras oportunidades de contratación y ejercen una presión indebida sobre Florida para crear nuevas políticas y cambiar las existentes, cada una de las cuales amenaza al estado con inminentes daños irreparables”.

Moody, por su parte, dijo que su compromiso contra los mandatos y las “acciones ilegales” de Washington es una promesa que le enorgullece cumplir.

“Nunca soñamos que en esta administración tendríamos que rechazar repetidamente las acciones ilegales que provienen de Washington y los líderes incompetentes e imprudentes que salen de Washington”, dijo Moody durante su intervención en la conferencia de prensa.

“Pero estamos aquí”, continuó, “y cuando se anunciaron estos mandatos de vacunas dijimos que emprenderíamos acciones legales y retrocederíamos, y me enorgullece decir que hoy estamos cumpliendo esa promesa”.

Junto a DeSantis, Moody ha sido consistente en su frontal oposición a las políticas de la administración Biden y a los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC). En abril, su oficina emitió una demanda por la orden federal de clausurar de la industria de cruceros del país.

En septiembre, Moody escribió una opinión legal diciendo que los distritos escolares deben cumplir con una regla estatal que dice que los padres deben tener la capacidad de excluir a sus hijos de los mandatos de mascarilla obligatoria “a menos que y hasta que el poder judicial los declare inválidos”.

A día de hoy, Florida es uno de los estados con menor incidencia de COVID-19 pese a la insistencia del Gobierno federal y de los medios en desprestigiar los esfuerzos de DeSantis por controlar la pandemia sin restringir libertades.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
Virginia

Demócratas preocupados por “debilidad” de Biden y posible influencia negativa en Virginia

Next Article
Hambre en el mundo

¿Bastan $6,000 millones para acabar con el hambre en el mundo?

Related Posts
Total
0
Share