fbpx
Los duros y conmovedores testimonios de periodistas que huyen de Ucrania hacia Polonia

“Llévate a mi hija”, los desgarradores testimonios de periodistas en Ucrania

«Fue un viaje infernal de 20 horas realizado en pleno invierno con miles de refugiados. Vi cosas terribles», relataba el periodista Manny Marotta

[Read in English]

La invasión rusa contra Ucrania tomó por sorpresa al mundo. La mayoría de expertos y analistas vaticinaron que el presidente ruso, Vladímir Putin, no se atrevería a ordenar una incursión militar contra un país independiente y soberano a gran escala. Pero lo hizo y cambió la vida de millones en apenas una noche, incluyendo la de los periodistas nacionales y extranjeros que estaban en Kiev.

“Fue la peor noche de mi vida”: periodista americano

Ante los ataques rusos, las sirenas de alarmas y los peligros de quedarse atrapado en un país en medio de una invasión, muchos, cientos de miles, se dieron a la misión de huir de Ucrania. Entre los que buscaron salir rápidamente estaba Manny Marotta, un joven periodista independiente de Pittsburgh, Pennsylvania, quien contó cómo fue su viaje de veinte horas hasta la frontera ucraniana con Polonia.

“Fue un viaje infernal de 20 horas realizado en pleno invierno con miles de refugiados. Vi cosas terribles”, escribió Marotta en su cuenta en Twitter Ukraine Conflict Live 2022, donde va relatando los acontecimientos más importantes de la invasión rusa ordenada por Putin. “Los vehículos estaban atascados durante 25 kilómetros, muchos sin gasolina. Varios fueron abandonados mientras sus ocupantes huían hacia el oeste a pie lo más rápido posible”.

De acuerdo con la historia de Marotta, los soldados ucranianos, tras la invocación de la Ley Marcial, estaban deteniendo autos y buses para reclutar a hombres entre los 18 y 60 años.

“En un lugar, un soldado gritaba: despídanse de sus hijas, madres, esposas porque deben volver y luchar contra los invasores rusos”.

Es duro. Difícil de asimilar a la lejanía y terriblemente frustrante verlo en carne propia. Apartar a los padres de sus familias es, por mucho, una orden que solo se entiende bajo el crudo contexto de la guerra, donde los ucranianos tienen el deber de defender a sus civiles, a su nación y a su libertad, todas amenazadas por tropas extranjeras de la segunda potencia militar del mundo.

“Nos hicimos amigos de un joven de 24 años llamado Max, que fue sacado de la caravana mientras hablaba con nosotros. Tuve tiempo de conseguir su número antes de su reclutamiento y se marchó con una sonrisa de absoluta incredulidad. Nunca olvidaré su rostro”, contó Marotta, quien también dijo que un soldado ucraniano “abofeteó” a una mujer que quería impedir el reclutamiento de su marido. “Las cosas parecen realmente desesperadas”, dijo.

Will the new Press Secretary be just as awful as Jen Psaki?*
This poll gives you free access to our premium politics newsletter. Unsubscribe at any time.
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

El relato de Marotta fue hace cinco días ya. ¡Parece una eternidad! La inteligencia occidental había filtrado a la prensa americana que Kiev caería en 72 horas, pero ahí sigue la capital ucraniana —y las principales ciudades del país eslavo— en manos de su Ejército, a pesar del asedio ruso. 

Según el periodista americano, los niños sufrían bastante el viaje, sobre todo la larga caminata hasta la frontera ucraniana-polaca. “Fue la noche más larga y peor de mi vida. Me quedé sin palabras”, dijo.

Marotta comentó que, al llegar a Polonia, sintió un gran alivio y se sintió gratificado de ser recibido con té. “Fue un té increíble”.



Ahora el futuro del periodista de Pittsburgh es una incertidumbre, pues había dicho que se estaba por dirigir hacia Estados Unidos, pero, a pesar de ser ciudadano americano, no le están permitiendo volver a su país, aparentemente porque no tiene un pasaporte original americano, sino una copia. Viajó con su otro pasaporte italiano, dijo. “Estoy empezando a creer legítimamente que este es un mandato divino que me otorgaron para regresar a Ucrania y terminar con el trabajo periodístico”, afirmó.

https://twitter.com/UkraineLive2022/status/1498509309659033601?s=20&t=qxY1_g9zH85Ltc6egdIKBQ

“Me pidió que me lleve a su hija. Ahora es mi familia”

Sol Macaluso es argentina, pero vive en España y trabaja para medios de ese país desde hace mucho tiempo. Ella se hizo viral tras revelar que su guía y operador de cámaras le pidió que, “por favor, se llevara a su hija” con ella.

El relato es conmovedor y triste. Sol, quien llevaba ya entre tres y cuatro semanas cubriendo las tensiones entre Ucrania y Rusia, se encontró repentinamente con el estallido definitivo de la guerra. Ahora le tocaba huir, junto a su equipo.

Uno de ellos, el productor de cámaras y guía, tiene una hija y esposa, quien ahora lo espera en un refugio en las cercanías de Kiev, a 40 kilómetros. Además, tiene a sus padres en la propia capital ucraniana.

Sol relató que este guía debía volver a buscar a su esposa y a sus padres. El hombre, según contó la periodista, está dispuesto a tomar las armas y defender a su país y le pidió a ella, y al resto del equipo, que se llevaran a su pequeña hija con ellos para que esté a salvó de la guerra.


“Llévate a mi hija”, los desgarradores testimonios de periodistas en Ucrania
28/02/2022 – Una mujer ucraniana y su hijo huyendo de su país por el paso fronterizo de Korczowa. Ucrania resiste y Rusia intensifica ataques en medio de diálogo: sigue el minuto a minuto de la invasión rusa aquí. (EFE)

Al borde de las lágrimas, mientras contaba en un enlace que no tenían un plan ni una hoja de ruta, pues toda la producción se organizaba sobre la marcha porque así lo exige la guerra, ella reveló que la situación actual de todo el equipo «es especialmente sensible porque nos acercamos a la frontera, lo cual indica que la familia de mi cámara y mi guía cruzan y ellos se quedan aquí (…) es muy duro que se tengan que quedar a defender a su país, dejar a su familia y que vengan y te digan ‘por favor, llévate a mi hija y hazte cargo de ella, que no le falte nada’».

Inevitablemente, surgió la pregunta desde España: “¿Y te llevas a la niña?”. Sol respondió inmediatamente: “Claro. Es mi familia ahora. Es mi hermana”.

La corresponsal argentina admitió que se había creado un vínculo fraternal durante su estadía en Ucrania con todo el equipo. “Somos una familia numerosa y grandiosa”, dijo con orgullo.

«Solo son hombres y mujeres que quieren defender su país»

Así como hay historias descorazonadoras, como padres que dejan a sus familiares obligadamente. También está la otra cara de la moneda: los ciudadanos que toman las armas por convicción.

Andriy Dubchak fue entrevistado por Juan Felipe Vélez, de El American. Dubchak es un periodista independiente especializado en temas bélicos que en 2015 fundó el medio Donbas Frontliner, y ahora mismo se encuentra en Ucrania, desenvolviéndose en el terreno, en medio de la invasión ordenada por Putin.

Sobre las armas repartidas por el Gobierno ucraniano, y los civiles que ahora están defendiendo su nación, Andriy comenta que «Muchos hombres y mujeres en la Defensa Territorial son personas corrientes, tienen vidas comunes. Por ejemplo, puedes verlo en mi Instagram o Facebook, hablé con Julia, que solo era una maestra, y la otra mujer era como una psicóloga. Son gente que toma las armas, es muy triste, pero solo quieren proteger… quieren proteger a su propio país, no quieren dejar esto al maldito Putin».

Kiev resiste la invasión rusa: conversación con un periodista en el frente de batalla

Para el día que Juan Felipe entrevistó a Andriy, el 28 de febrero a primera hora, Kiev se vio envuelta en una las noches más duras desde que inició la invasión. La ciudad, por ahora, sigue en dominio ucraniano, aunque las tropas rusas sigan avanzando.  

“Durante todo el día muchos hemos escuchado sonidos de bombardeos y de lucha. Hoy estuve cerca a la estación de metro Percherska. Había un carro que se prendió en llamas y fuertes combates entre ucranianos y rusos. Muchos proyectiles sin estallar del lado ruso. Había mucha sangre y fragmentos de munición”, dijo Andriy a El American, quien afirmó que los ucranianos no están listos para dejar las armas y que opondrán una fuerte resistencia al ejército invasor.

No hay muchas certezas sobre lo que está ocurriendo realmente en el campo de batalla, sin embargo, de lo que sí hay certezas es que esta es una guerra impredecible. Ni el más experto probablemente sabe qué ocurrirá. Además, hay un sinfín de informaciones que llegan desde Ucrania difícilmente verificables. La inteligencia occidental, de hecho, falló al predecir una caída rápida de Kiev. Todo apunta a que Moscú también erró en sus cálculos.  

Sin embargo, no todo es inverificable, hay historias legítimas, contadas en primera persona por periodistas y civiles. De esos relatos, cautivadores y tristes, hay que aferrarse para buscar la verdad.

Previous Article
¿Quién va venciendo en la guerra de narrativas entre Putin y Zelenski?

¿Quién va venciendo en la guerra de narrativas entre Putin y Zelenski?

Next Article
Criptomonedas, El American

Republicanos defienden criptomonedas tras arremetida de Trudeau contra activos digitales del Freedom Convoy

Related Posts
Total
7
Share