fbpx
Diego Arria, Sarajevo

Embajador Diego Arria propuesto para ser Ciudadano de Honor de Sarajevo

El Consejo del Congreso de Intelectuales Bosniak propuso el reconocimiento al embajador por visualizar internacionalmente los crímenes cometidos en Sarajevo y Srebrenica

El embajador venezolano Diego Arria, ha sido propuesto para ser ciudadano de honor de la capital de Bosnia y Herzegovina, la ciudad de Sarajevo, por su desempeño diplomático y de investigación para alertar al mundo sobre los crímenes cometidos en Sarajevo y Srebrenica.

Corrían los primeros años de la década de los noventa, la caída del muro de Berlín y el derrumbamiento de la Unión Soviética todavía eran hechos frescos, los aires de libertad recorrían los pulmones de muchas personas, pero aún había tiranías en Europa, también guerras, sobre todo en la conflictiva zona de los Balcanes. La guerra de Bosnia es un acontecimiento que describe perfectamente lo que fue ese período de inicio de los noventa para los bosnios; pero hay un hecho puntual que describe la catástrofe de aquella situación, el genocidio de Srebrenica, donde fueron asesinados 8,000 hombres y niños musulmanes bosnios, y el embajador Diego Arria fue una de las personas que ayudó a visualizar internacionalmente esta masacre.

De acuerdo con el canal de noticias N1, en una sesión celebrada el 11 de enero de 2021, el Consejo del Congreso de Intelectuales Bosniak (VKBI) aprobó la decisión de proponer a Diego Arria para el reconocimiento de ‘Ciudadano de Honor de la ciudad de Sarajevo’.

Según el medio con sede en las ciudades Belgrado, Sarajevo y Zagreb y que cubre las noticias más importantes de Bosnia y Herzegovina, Croacia y Serbia, la propuesta para que Arria sea ciudadano de honor de la capital bosnia, «se enviará en los próximos días de acuerdo con el procedimiento prescrito por la ciudad de Sarajevo a la comisión municipal competente, al ayuntamiento y al alcalde de la ciudad de Sarajevo. Después de consultas orales, la propuesta fue apoyada por varias otras organizaciones no gubernamentales, así como por los concejales de la ciudad de Sarajevo».

El embajador Diego Arria fue el representante permanente de Venezuela ante las Naciones Unidas de 1991 a 1993, y presidente del Consejo de Seguridad de la ONU durante marzo de 1992.

Arria, el embajador que crítica a las superpotencias

La VKBI reseñó que, el embajador Arria, quien fue el iniciador y jefe de la delegación del Consejo de Seguridad de la ONU que visitó Sarajevo y Srebrenica en abril de 1993, «describió en su libro que en el enclave se estaba produciendo una ‘grabación en cámara lenta del genocidio’, la primera de su tipo desde la Segunda Guerra Mundial en Europa (…) Dieciocho años después del genocidio en Srebrenica, Arria habla abierta y emocionalmente sobre los juegos de las grandes potencias con respecto a Srebrenica».

«He advertido al Consejo de Seguridad de la ONU que se avecina una gran tragedia ante los ojos de la UNPROFOR y las grandes naciones que estaban plenamente conscientes de las posibles predicciones desastrosas de la gente en el enclave. Este evento es uno de los más difíciles de mi vida y por eso quiero contárselo al mundo, para que todos conozcan la verdad», dijo Arria para la agencia Anadolu, recordando su visita a Srebrenica.

El embajador Diego Arria también es miembro de la junta de UN Watch, organismo que se encarga de evaluar el desempeño de Naciones Unidas. Se describe como “La única ONG acreditada por la ONU que monitorea el organismo mundial, defiende los derechos humanos y lucha contra dictaduras y dobles raseros”.

«Cuando se le preguntó quién es el mayor responsable del destino de Srebrenica, Arria, atípicamente para los diplomáticos, respondió sin dudarlo: “En primer lugar, el Consejo de Seguridad de la ONU, Gran Bretaña, Francia y Rusia son los principales responsables del genocidio en Srebrenica (…) No hay duda de que la Secretaría de la ONU ha aprobado tal posición. Todos estaban al tanto de lo que estaba sucediendo sobre el terreno y optaron por seguir el camino de la concesión de ayuda humanitaria, en lugar de proteger a Bosnia y Herzegovina, un estado miembro que acababa de convertirse en parte de la ONU como país independiente. Y todo en Srebrenica sucedió solo unos meses después de que se aceptara la división de Bosnia y Herzegovina por motivos étnicos y religiosos. Así se creó el verdadero apartheid en el corazón de Europa», se lee en el artículo de la agencia N1 en el idioma original.

Diego Arria es, además, un ilustre venezolano que ha combatido al régimen chavista siendo un firme e inequívoco aliado de la libertad.

El reconocimiento otorgado por el Consejo del Congreso de Intelectuales Bosniak, proponiéndolo como ciudadano de honor, es la fiel muestra del compromiso del embajador por las causas justas de la libertad y los derechos más fundamentales de los seres humanos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article

Un buen acto de equilibrio: el futuro del Partido Republicano

Next Article

Subir el salario mínimo es una pésima medida anti-pobreza

Related Posts
Total
0
Share