fbpx
Berkeley, escuelas - cdc

Directora de los CDC se alinea con sindicatos: “Escuelas necesitan más recursos para abrir”

Walensky ahora se suma a la posición de los sindicatos de maestros que exigen más recursos y estar vacunados al 100 % para retornar a las escuelas

[Read in English]

Pese a que los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) ya habían anunciado que es seguro reabrir las escuelas de los Estados Unidos, su misma directora la doctora Rochelle Walensky decidió recular y dijo que se necesitan “más recursos” para regresar a las clases presenciales.

Walensky ahora se suma a la posición de los sindicatos de maestros que exigen más recursos y estar vacunados al 100 % para retornar a las escuelas.

“Tenemos trabajo por hacer, especialmente cuando el país permanece en la zona roja de alta transmisión comunitaria. A medida que esa transmisión disminuya podremos relajar algunas de estas medidas, pero el verdadero punto es asegurarnos de que la ciencia esté en consonancia con nuestra guía, que es coherente con decir que hasta que podamos asegurarnos de que tenemos todas las medidas en marcha, las escuelas no serían seguras”, dijo Walensky en una entrevista a CNN.

Recientemente los CDC recomendaron que todas las escuelas apliquen las siguientes medidas para reabrir sus puertas: uso de mascarillas, distancia de dos metros entre las personas y que asistan a clases los mismos grupos de estudiantes para limitar el número de personas que deben estar en cuarentena en caso de que se presenten focos de infección. Las vacunas no eran un requisito previo para que los maestros regresaran a las escuelas.

“Necesitamos asegurarnos de que salgamos de las zonas rojas y hagamos nuestra parte como sociedad para salir de las zonas rojas para reducir las tasas de transmisión, y necesitamos hacer el trabajo para poner en marcha todas esas estrategias de mitigación en todas estas escuelas”, agregó.

Pero si el país espera a “salir de las zonas rojas”, entonces pareciera que las escuelas no abrirán próximamente, tal y como lo había prometido Joe Biden en su campaña.

Aproximadamente el 99 % de los niños de Estados Unidos viven en un condado considerado una zona “roja” con altos niveles de transmisión de Covid-19 según la nueva guía de apertura de los CDC; y menos de 100,000 niños viven en un condado considerado de “transmisión baja” o “moderada” donde los CDC recomiendan que las escuelas K-12 estén abiertas para recibir instrucción presencial completa. La mayoría de esos estudiantes viven en Hawái o Washington.

Apertura de escuelas: ¿Otra promesa incumplida de Biden?

Un grupo de 66 republicanos acusó recientemente al presidente Joe Biden de rechazar el consenso científico que asegura que las escuelas pueden reabrir de manera segura.

Liderados por el representante Jason Smith (R-MO), el jueves los legisladores le enviaron a Biden una carta instándolo a «seguir la ciencia» y presionar a los líderes estatales y locales en todo Estados Unidos para que reabran las escuelas.

Los cierres de escuelas han tenido un efecto devastador en los estudiantes, agrega la carta y recuerda que en el condado de Clark, Nevada, la tasa de suicidios entre adolescentes y niños se duplicó en tan solo nueve meses.

Aunque Biden había prometido abrir escuelas, el presidente enfrenta el rechazo de los sindicatos de maestros, que afirmaron no era seguro retornar a las aulas hasta que todos hubiesen recibido la vacuna.

Miles de maestros de escuelas públicas de Chicago, respaldados por el sindicato de maestros, rechazaron la orden de la ciudad de regresar al trabajo en persona. En Los Ángeles, el sindicato de maestros se unió a la junta escolar para presionar contra el plan de reapertura de escuelas propuesto por el gobernador de California Gavin Newsom, según el cual solo las escuelas que reabran para el aprendizaje en persona podrían obtener su parte de $2,000 millones en fondos adicionales.

Expertos alrededor del mundo han advertido contra el cierre de las escuelas señalando el daño a largo plazo que la falta de aprendizaje puede representar para millones de niñas y niños en todo el mundo.

Un informe publicado en The Lancet señala que la organización benéfica Save the Children predijo que, para finales del 2020, medio millón más de niños en todo el mundo se habrían visto obligados a contraer matrimonio y un millón más de niñas quedarían embarazadas como resultado indirecto de la COVID-19.

«El costo del cierre de escuelas, en términos de educación perdida, exposición potencial al abuso y, en algunos países, el final prematuro de la escolarización en favor del trabajo o el matrimonio podría tener impactos sociales devastadores que arruinarán a una generación de niños y niñas», señala.

A fines del año pasado, el Congreso aprobó una legislación que incluía $54,3 mil millones de dólares para las escuelas públicas, una cifra que se suma a los $13,000 millones proporcionados en marzo del 2020 a los distritos escolares a través de la Ley Cares. «Esto es más de lo que el Gobierno federal normalmente gasta en educación en todo un año», dijo Rubio.

Margaret A. Honein, autora principal del informe de JAMA, citada por The Washington Post, aseguró que «La conclusión es que con los esfuerzos de prevención adecuados podemos mantener la transmisión en las escuelas y los entornos educativos en un nivel bastante bajo».

La investigadora comentó, además, que los estudios mostraron que incluso en lugares con altas tasas de infección no hay pruebas de que las escuelas transmitan el virus a niveles más altos que los observados en la comunidad. Aclaró, sin embargo, que esto siempre va a depender de que se sigan tomando todas las precauciones sanitarias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
Dominic Dwyer OMS

Experto de la OMS denuncia que China puede ocultar el origen del COVID-19

Next Article
cuomo

Asistentes de Cuomo admiten que situación en asilos se salió de control

Related Posts
Total
0
Share