fbpx
Disney Mickey

¿Mickey comunista?: Disney y la teoría crítica de la raza

Disney ha sustituido a Mickey por Mao

[Read in English]

Mickey Mouse se ha vuelto comunista. La Corporación Walt Disney (Disney) ha abrazado plenamente la liberticida Teoría Crítica de la Raza (CRT) y está implementando agresivamente su doctrina a través de un esquema de adoctrinamiento corporativo. Gracias a los valientes empleados denunciantes que han dado a conocer su testimonio y documentación, la transmutación de Disney ya no es una cuestión de secreto y de inculcación en la sombra. Es abiertamente una en la que el proselitismo marxista cultural está incrustado en la política de la empresa.  

Christopher F. Rufo, director de documentales, redactor colaborador del City Journal y miembro senior del Manhattan Institute, fue contactado por numerosos empleados de Disney que le proporcionaron abundante información de primera mano sobre el activismo corporativo e ideológico fusionado de este icónico conglomerado americano de entretenimiento y medios de comunicación. Este monumental imperio fundado en 1923 por Walter Elias Disney, un anticomunista acérrimo, se ha convertido en un exponente dogmático y practicante de la TRC y la Ideología de Género (IG) del neomarxismo. Uno de los tuits de Rufo del 7 de mayo, que decía “La Corporación Walt Disney afirma que Estados Unidos se fundó sobre un ‘racismo sistémico’, anima a los empleados a completar una ‘lista de verificación del privilegio blanco’ y separa a las minorías en ‘grupos de afinidad’ racialmente segregados”, nos dio una idea de la magnitud de este escándalo.

La CRT, un vástago de la Teoría Crítica de la Escuela de Frankfurt comunista, es un aditivo exclusivamente americano al consorcio marxista cultural de políticas identitarias de planes de acción victimistas y revolucionarios que incluyen la Teoría Crítica Queer, la Teoría Crítica Feminista, la Teoría Crítica Postcolonial y la IG (entre otras). En concreto, la CRT se basa epistemológicamente en lecturas fundamentalmente erróneas de la historia, las relaciones raciales y las estructuras de poder. La presuposición de que un sistema opresivo de supremacía blanca subyace a la vida en Estados Unidos es el núcleo de esta visión del mundo absurdamente delirante.

Rufo confirma que múltiples empleados le han relatado la actividad intimidatoria de “memos casi diarios, lecturas sugeridas, paneles y seminarios que [están] todos centrados en el antirracismo”. Disney, según una de las fuentes, es “completamente unilateral desde el punto de vista ideológico”. Además, la dirección de la empresa, según los empleados que hablaron con Rufo, disuade a los empleados conservadores y cristianos de expresar sus opiniones. Los ejecutivos de Disney están propagando conceptos racistas de la CRT como “racismo sistémico”, “privilegio de los blancos”, “fragilidad de los blancos” y “salvadores de los blancos” a su plantilla, como si la empresa fuera un movimiento político.

La clave de esta campaña de adoctrinamiento es una serie de módulos de formación denominados “antirracismo”. Uno de estos segmentos de propaganda se titula “Aliados para la concienciación racial“. Aquí, en este documento de veintidós páginas, Disney les apunta a los empleados para que “se apropien de la educación sobre el racismo estructural contra los negros” y a “trabajar a través de los sentimientos de culpa, vergüenza y actitud defensiva para entender lo que está debajo de ellos y lo que necesita ser sanado”. Cuando el guion aprobado por las empresas afirma, literalmente, que Estados Unidos tiene una “larga historia de racismo sistémico y transfobia”, y equipara la noción de “All Lives Matter” (Todas las vidas importan) con el racismo anti-negro, está funcionando como un portavoz subversivo del marxista Black Lives Matter (BLM) y su ideología CRT subyacente.

Disney Mickey
Mickey Mouse (EFE)

Aunque algunos pueden yuxtaponer tontamente esta forma de guerra neomarxista con el movimiento de derechos civiles de los años 60, nada puede estar más lejos de la realidad. El grito de guerra del esfuerzo por los derechos civiles era “Soy un hombre”. No decía “Soy un hombre ‘negro'”. La noción estaba totalmente basada en la igualdad, un elemento básico de una democracia liberal y una sociedad pluralista. Disney parece haber absorbido e interpretado correctamente el canon CRT del marxismo cultural.

En otro módulo de adoctrinamiento llamado “¿Qué puedo hacer con el racismo?”, Disney transmite a sus trabajadores que deben repudiar la “igualdad” y, en su lugar, sustituirla por la idea de la “equidad”, que se basa en la CRT. El hecho de que esto exija la aplicación de la supremacía negra y viole todos los preceptos de igualdad ante la ley, las cláusulas constitucionales de protección igual y debido proceso e, irónicamente, la Ley de Derechos Civiles de 1964, arroja luz sobre el hecho de que la igualdad o la equidad importan poco a los marxistas o, aparentemente, a los capitalistas woke.

La agresiva postura de Disney, una empresa históricamente emblemática de Estados Unidos, promueve ahora febrilmente la guerra de grupos de identidad. Ha llegado a instituir programas de formación separados en grupos de afinidad segregados. Esto suena a izquierdismo Jim Crow. La esclavitud de los afroamericanos terminó en el Sur, tímidamente, con la Proclamación de Emancipación de 1863, y oficialmente, con la victoria del Norte de Abraham Lincoln que concluyó la Guerra Civil en 1865. Cien años después, la legislación de derechos civiles apoyada por los republicanos puso fin a la segregación. Ahora el grupo comunista BLM y las entidades corporativas woke están conspirando para traer de vuelta la segregación, la desigualdad y un régimen autoritario socialista. Disney ha sustituido a Mickey por Mao.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
netflix ted sarandos

Netflix amenaza con no participar en los Golden Globes si no son más diversos e inclusivos

Next Article
elon musk snl

Elon Musk en SNL: sus 9 mejores bromas

Related Posts
Total
112
Share