fbpx
Saltar al contenido

Disparo al pie: Los síntomas de una América Latina enferma

América Latina

Read in English

[Read in English]

Volver a El American es un honor, pero también una deuda con la necesidad de decir más sobre lo que nos pasa como región. Frente a un hastío generalizado, una simplificación absurda de la política y dinámicas donde el componente criminal dirige buena parte de las naciones de América Latina, mucho más que lo ideológico, urge intentar dar respuesta desde un análisis descarnado y un espíritu propositivo para intentar que lo poco que queda “sano” de América Latina, no se pierda.

Por eso, esta serie llamada “Disparo al pie: Los síntomas de una América Latina enferma”. Quizás es duro, pero basta con ver lo que viene pasando en la región, para asumir que buena parte de la responsabilidad la tienen sus sociedades, en particular las que han tenido la opción de elegir libremente, y hacerlo mal.

Luego de unos años de aparente alivio por el freno al Foro de São Paulo y sus mutaciones, y tras haber superado un mapa completamente rojo hacia uno que parecía teñirse de azul, hoy la región vuelve a estar bajo la sombra de las ideas de oprobio y miseria. Esto no es por casualidad, sino por diseño; no es por improvisación, sino como parte de un plan; y no es por falta de resultados que evidencien el desastre de ese plan en el pasado, sino por falta de voluntad de quienes han podido frenarlo y no lo han hecho y de las sociedades que insisten en saltar al vacío.

Un repaso por la caída de Chile, la otrora joya de la corona del modelo liberal, hoy en manos de Boric; una revisión por la entrega al comunismo más rancio, representado por Castillo, de un Perú que venía siendo referencia; la comprensión del retorno de los Zelaya a Honduras y del indescifrable y peligroso Bukele en El Salvador; la alarma de una Colombia cuya libertad pende de un hilo gracias a Petro y la tragedia de un Brasil que pareciera abrirle las puertas al crimen para que regrese Lula -y ni hablar del México de López Obrador, de la Bolivia de Arce y de la Argentina de Fernández-. Estas serán las entregas que nos permitirán adentrarnos en un proyecto donde ya lo ideológico no es más que un pretexto y donde la libertad, como la verdad, siguen siendo las grandes víctimas.

Lula da Silva, America Latina

La subestimación de esta realidad, la burla y la simplificación a partir de la incredulidad y la falta de proyectos sólidos y a largo plazo, defensores de la democracia y de la libertad, le han hecho la tarea fácil a los artífices de un proyecto que tiene su origen en la Cuba comunista de los Castro y que más de 60 años después, sigue manejando la región, acompañándose de sus diferentes mutaciones tildadas de progresismo y socialismo democrático y con una férrea campaña mediática de cancelación, de manipulación y de desinformación que han puesto de relieve una perversa narrativa de resentimiento, envidia y odio. El cóctel perfecto para que los populistas lleguen al poder y se enquisten en él; y donde no lo tienen, destruir todo a su paso, desestabilizarlo y quemarlo, para justificar la necesidad de su llegada.

Estrategia para América Latina es de manual

La implementación de ese proyecto ya parece de guion y es fácil al menos identificar 10 características comunes:

  1. Imperiosa necesidad por cambiar la constitución: Siempre es el orden establecido el problema y, frente a esa herencia, hay que cambiarlo todo para que funcione. Es la excusa perfecta para desmantelar la institucionalidad democrática existente o manipularla.
  2. Control del poder judicial y del sistema de justicia: Una justicia independiente y un contrapeso real por vía judicial son los principales enemigos de quienes quieren hacer todo a sus anchas. Por ello, infiltrar los poderes judiciales, partidizarlos y volverlos un brazo a favor del poder, es crucial, con total impunidad.
  3. Censura y persecución a la prensa libre, desinformación como motor: La verdad es la primera víctima de la guerra, pero también de estos regímenes. Nada peor que una verdad que los desnude, por lo que siempre buscarán el control de los medios por vía de la censura, de la persecución o de la amenaza que conduce a la autocensura. Además, utilizan la propaganda y la manipulación de la información para desinformar e imponer su narrativa.
  4. Exacerbación de la vía electoral: Bajo la excusa del poder popular, estos regímenes abusan de los mecanismos democráticos para vaciarlos de contenido y hacer creer a la gente que, preguntándoles todo, realmente deciden. En realidad, buscan controlar las instancias electorales y sembrar la duda y tensión permanentes, para que la confianza en el voto como verdadero instrumento democrático se pierda.
  5. Adoctrinamiento y manipulación de la historia: Si algo necesitan estos regímenes es adaptar la historia a su propia épica para que les sea favorable. Con ello, además, adoctrinan en escuelas y buscan cambiar a la sociedad a través de las mentiras.
  6. Vínculos con actores criminales y no democráticos: En una dinámica geopolítica tan compleja, si en algo se parecen todos estos actores es en sus vínculos con el crimen internacional y el financiamiento que proveen o reciben, así como con sus relaciones con países no occidentales ni democráticos. Así, buscan cambiar las históricas y naturales relaciones con actores como Estados Unidos, para conectarse con Rusia, China, Turquía, Irán y, por supuesto, Cuba.
  7. La reelección, una necesidad de supervivencia: Todos tienen en común que no les basta un período para “implementar su proyecto”. Si estuvieron en el poder, salieron y regresaron, ahora la excusa es “hacer irreversible el plan”. Si siguen en él, la excusa es decir que “falta más tiempo”. Lo cierto es que el uso de la democracia para, paradójicamente, perpetuarse en el poder, es una regla.
  8. El enemigo superior y la división de la sociedad: Para estos regímenes siempre hay un enemigo superior, preferiblemente antagónico y normalmente Estados Unidos y sus aliados, que es el culpable de que el proyecto no se concrete. Además, ese enemigo es la causa de que siempre se divida a la sociedad entre buenos y malos, siendo los malos los que son aliados de ese enemigo. Fomentan el resentimiento y la polarización, mientras hacen todo en nombre del “pueblo”, que son los buenos.
  9. La eterna conspiración: Siempre ven conspiraciones en todas partes. Recurren a la victimización para siempre acusar a alguien más de querer derrocarlos o atentar contra ellos.
  10. Aplastan a su oposición: Todos estos regímenes buscan aplastar a sus oponentes. También buscan tener a sus presos emblemáticos y sus perseguidos de honor para mostrarlos como trofeo, mientras persiguen, reprimen, torturan y van aniquilando todo aquello que pueda ser distinto a su proyecto o una amenaza a este. No operan bajo una lógica democrática, sino de guerra donde tienen un enemigo a vencer.
AMLO, América Latina
López Obrador. (Image: EFE)

Aunque con distinta intensidad y densidad, en lapsos de tiempo diferentes y con magnitudes variables, todas éstas son características comunes que le permiten a estos regímenes articularse y actuar. Su propósito es claro y parecen no tener nada que los detenga.

Hoy pareciera que los malos están ganando porque los buenos están ausentes, o la gran mayoría de ellos. Esta serie de artículos precisamente intentará ir, país a país, haciendo la radiografía de lo que estos regímenes representan y cómo las sociedades optaron por una especie de suicidio creyendo que una aventura por probar algo nuevo los iba a llevar a algo mejor y ahora se enrumban hacia la miseria y el horror. También intentará alertar a aquellos que todavía pueden evitar llegar a convertirse en eso, con el foco en Colombia y Brasil, si es que ya no es muy tarde.

“Disparo al pie” es una serie de seis artículos de Pedro Urruchurtu para El American

Pedro Urruchurtu, is a political scientist. He is the Vice President of RELIAL and coordinator of International Affairs for the Vente Venezuela party // Pedro Urruchurtu es politólogo. Vicepresidente de RELIAL y coordinador de Asuntos Internacionales del partido Vente Venezuela

Deja una respuesta

Total
22
Share