fbpx

Dominic Cummings critica a su antiguo jefe, el primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson

El asesor había dimitido de su cargo el pasado mes de diciembre después de verse envuelto en un escandaloso viaje por todo el país que rompió las estrictas directrices de cuarentena que estaban en plena vigencia en el Reino Unido en ese momento

[Read in English]

El primer ministro británico, Boris Johnson, se enfrenta a un nuevo desafío político, ya que su antiguo jefe de gabinete, Dominic Cummings, critica la gestión del gobierno ante la pandemia de coronavirus del año pasado. Los ataques de Cummings a Boris Johnson se produjeron en un testimonio ante el Parlamento y es el último episodio del enfrentamiento político entre el primer ministro y el que fuera su principal asesor durante el primer año de mandato de Johnson.

Cummings, que también jugó un papel fundamental durante el referéndum del Brexit de 2016, testificó en una sesión conjunta de los Comités de Salud, Ciencia y Tecnologías durante casi siete horas, en las que reprendió a Johnson y a su Gobierno (especialmente al secretario de Sanidad, Matt Hancock) por la respuesta del Reino Unido al brote de COVID-19 del año pasado, afirmando que “murieron decenas de miles de personas que no tenían por qué morir”.

El asesor había dimitido de su cargo el pasado mes de diciembre después de verse envuelto en un escandaloso viaje por todo el país que rompió las estrictas directrices de cuarentena que estaban en plena vigencia en el Reino Unido en ese momento. También tuvo una relación supuestamente irritable con la esposa de Johnson, Carry Simmonds, y con otros miembros del gobierno tory, lo que acabó provocando su cese en diciembre de 2020.

Dominic Cummings también estuvo supuestamente detrás de muchas de las filtraciones que trajeron dolores de cabeza al primer ministro el mes pasado, que se produjeron días antes de las elecciones locales, y que plantearon dudas sobre el trato del primer ministro con algunos líderes empresariales y su enfoque de la pandemia.

Aunque esas filtraciones no parecieron tener mucho efecto en los resultados electorales de los tories (consiguieron ganar a lo grande en muchos antiguos núcleos laboristas) y los conservadores incluso han mejorado su posición en las encuestas, la nueva serie de revelaciones de Cummings mantendría a Downing St. a la defensiva, respondiendo a un ciclo mediático negativo.

Dominic Cummings - Boris Johnson - El American
El antiguo asesor de Boris Johnson, Dominic Cummings, dio un duro testimonio contra su antiguo jefe (EFE)

Dominic Cummings criticó el manejo de la pandemia

Cummings planteó su línea de ataque contra el Gobierno británico en tres puntos principales: el gobierno no estaba definitivamente preparado para la pandemia, el primer ministro era incapaz de gobernar y algunos de los miembros del gabinete que forman el gobierno son ineptos.

Cummings dijo que el gobierno “no estaba en pie de guerra” en febrero de 2020 y que mientras la pandemia acechaba a la vuelta de la esquina, “mucha gente clave estaba literalmente esquiando” y también dijo que el gobierno (del que él formaba parte) no actuó con la suficiente rapidez para aplicar el primer confinamiento y que el primer ministro se opuso a aplicar el segundo bloqueo en otoño de 2020.

Otra de las afirmaciones del aluvión de acusaciones de Cummings contra su antiguo jefe fue que el propio Johnson era incapaz de dirigir el país, diciendo que había dicho la infame cita de “dejar que los cuerpos se apilen” en su estudio, que “no seguía ningún consejo”, y que los esfuerzos del país contra el virus eran los de unos “leones” dirigidos por “burros”.

Cummings dejó las acusaciones más dañinas para el secretario de Sanidad, Matt Hancock, diciendo que el ministro debería haber sido despedido hace tiempo, acusándole de un “comportamiento criminal, vergonzoso, que causó graves daños” y diciendo que había aconsejado a Johnson varias veces sobre el despido del ministro del gabinete, pero que el primer ministro se negó.

Entre las afirmaciones más perjudiciales contra Hancock está la de que permitía que los pacientes no examinados volvieran a las residencias, a pesar de que el ministro había prometido tanto a Johnson como a Cummings que esto no ocurriría.

El gobierno ha respondido a las acusaciones de Cummings, y Hancock ha dicho que las “acusaciones sin fundamento en torno a la honestidad no son ciertas” al responder a una pregunta en el Parlamento, mientras que Boris Johnson dijo que algunas de las acusaciones hechas por Cummings no tenían “ninguna relación con la realidad”.

Algunos no están de acuerdo con la narrativa impulsada por Cummings, ya que The Telegraph publicó un artículo en el que describía las acciones del gobierno durante las semanas de febrero y marzo, diciendo que había estado tomando algunas medidas para prepararse para la pandemia entrante en el momento en que Cummings acusó al Gobierno de no actuar.

El testimonio de Cumming presenta una prueba complicada para Johnson. Si bien es fácil que intente ignorarlo como ataques injustos de un exempleado descontento (un perfil que Cummings encaja), tampoco puede negar que Cummings era un miembro del círculo interno del gobierno, lo que significa que definitivamente tenía acceso al funcionamiento interno en ese momento.

cummings-attacks-boris-johnson
El secretario de salud, Matt Hancock fue mencionado varias veces por Dominic Cummings en su testimonio (EFE)

El manejo de la pandemia por parte de Johnson ha creado mucho debate en el Reino Unido, con opositores al primer ministro que le acusan de haber actuado demasiado tarde al ordenar los confinamientos. Sin embargo, el gran éxito de la vacunación en el Reino Unido ayudó al gobierno a contrarrestar parte de esa imagen negativa, y a crear una evaluación más positiva de su respuesta a la crisis, especialmente si se compara con el letárgico proceso europeo.

El testimonio de Dominic Cummings, sin embargo, ocupará el ciclo de noticias durante un tiempo, impidiendo que el gobierno se centre en sus prioridades declaradas para sus planes post-pandemia, y podría tener algún efecto en la posición pública del primer ministro y de los Tories en general.

Aun así, Johnson tiene mucho tiempo para recuperarse de cualquier escándalo: las próximas elecciones generales son dentro de tres años, está planeando un paquete de gasto masivo para “nivelar” las partes del condado con dificultades, la oposición está desorganizada y él ha sobrevivido a desafíos políticos muy difíciles anteriormente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article

¿Por qué las empresas americanas se están quedando sin empleados y cierran?

Next Article
friends marxismo cultural

¿Qué nos enseña Friends sobre el marxismo cultural?

Related Posts
Total
0
Share