fbpx

Dos visiones de la economía: California y Texas

Entre 2006 a 2016 más de 300 mil californianos optaron por mudarse a Texas

[Read in English]

En los Estados Unidos posiblemente no hay estados más distantes y a su vez más similares que Texas y California. Primero, son los dos estados con mayor población de la Unión. California tiene el primer lugar con casi 40 millones de habitantes, 10 millones más que en Texas.

A pesar de sus diferencias políticas, Texas y California comparten más cosas en común de lo que aparentan. Los dos tienen una población cada vez más latina: En ambos estados alrededor del 30% de sus habitantes habla tanto español como inglés.

Texas y California juntos representan el 23% del PIB del país. Si cada estado fuera una economía independiente, California sería la quinta economía más grande del mundo y Texas la décima.

A pesar de sus buenos resultados, ambos estados tienen modelos diferentes de desarrollo. California ha optado por un modelo de altos impuestos y un rol cada vez mayor del Estado en la economía, mientras que Texas optó por un modelo de bajos impuestos y un Estado pequeño.

Para dar cuenta del tamaño del gobierno, el gasto público por habitante en California fue de $11,634 por habitante en 2019, mientras que en Texas sólo llegó a $7,983. California cobra también como gasta, pues tiene el mayor impuesto marginal a la renta entre todos los estados de la Unión, 13.3%. En Texas, este impuesto lo prohíbe su constitución.

En California, el 35% del recaudo depende de los impuestos que paga el 1% más rico, ciudadanos que el estado se ha esforzado por ahuyentar. No es coincidencia que Elon Musk y otros millonarios hayan optado por mover sus centros de operación a Texas.

De hecho, este fenómeno no es exclusivo de los más ricos. En la actualidad Texas se ha convertido en el estado preferido de migración para miles de californianos, entre 2006 y 2016 más de 300 mil californianos optaron por mover su hogar al “estado de la estrella solitaria”.

Houston Participants Only: Annual Enrollment PCP Selection Campaign
En los últimos años, Texas se ha vuelto el principal destino de miles de californianos abrumados por los elevados impuestos y el alto costo de vida. (Gobernación de Texas)
¿Por qué miles de californianos están optando por Texas?

A pesar de la retórica social y el amplio rol del estado en la sociedad californiana, la realidad es que California mantiene una de las tasas de pobreza más elevadas del país con 19% y el mayor número de personas sin hogar en todo el país, más de 151.000.

Una de las razones de estas elevadas tasas de indigencia es la escasez de vivienda en California. Las regulaciones, los impuestos a la construcción, así como la exigencia de que las nuevas viviendas tengan paneles solares han causado un déficit de vivienda de entre 3,000,000 a 4,000,000 de unidades (equivalente al 20-30% del stock actual de viviendas).

Las excesivas regulaciones para construir han creado un déficit de viviendas que ha elevado los costos del metro cuadrado y volviendo a California un estado excesivamente costoso. (EFE)

Texas, en cambio, tiene una tasa de pobreza del 12% y una población de indigentes de 25,000 personas, seis veces menor que en California. La diferencia esencial es que en el estado de Texas las políticas anti-pobreza se han enfocado en atraer empresas para que sus habitantes tengas empleos estables que no dependan del Estado.

En estos momentos, mientras que California experimenta la salida de trabajadores, la población de Texas crece a ritmo más rápido que cualquier otro estado de la Unión, en parte impulsado por la alta inmigración.

La pandemia ha afectado a industrias tradicionales de California, desde el cine hasta la tecnología. Muchos trabajadores que antes se iban a vivir unos años en San Francisco para hacer dinero y trabajar en una empresa de tecnología, hoy con la disponibilidad del trabajo remoto, no necesitan afrontar esos elevados costos de vida. Hoy en día, un ingeniero de sistemas puede trabajar en una empresa de Sillicon Valley desde otro estado más económico o incluso otro país.

Los elevados costos de vida en California han llevado también a la desaparición de mano de obra menos calificada, haciendo imposible para una persona de bajos ingresos pueda aspirar a pagar un arriendo en ciudades como San Francisco y Los Ángeles, lo que los ha obligado a irse del estado a otros donde la vivienda sea más económica.

Texas: Una economía petrolera que migra a las energías renovables

Texas se ha beneficiado en buena medida de su petróleo que es abundante y por años fue la espina dorsal de su economía y responsable del 40% de la producción en Estados Unidos. El dinero del petróleo significó una actividad lucrativa que atrajo migración al estado y recursos que le han permitido ser sostenible fiscalmente a pesar de no contar con impuesto sobre la renta.

Este crecimiento no siempre fue así. El dinero fácil del petróleo volvió al estado dependiente de este recurso y durante la década de los 80, el precio de la vivienda se volvió prohibitivo para personas y negocios que no estuvieran involucrados en la actividad petrolera.

Durante años, la mayor fuente de ingresos de Texas fue su petróleo. (USDA)

Aunque Texas nunca abandonó su modelo económico alrededor de la actividad petrolera e incluso incursionó en el fracking, “la república de una sola estrella” aprendió del pasado y ha buscado presentarse como un estado amigable para los negocios y start-ups, estrategia que ha comenzado a dar efecto, pues Houston se ha vuelto en uno de los principales hubs de tecnología de Estados Unidos.

Compañías como Hewlett Packard, Tesla y más de 33 empresas del sector de la tecnología han decidió migrar de California a Texas, donde encuentran un entorno más amigable con la atmosfera empresarial y una estructura tributaria competitiva.

Texas también ha optado por diversificar su economía. Consciente de que los elevados precios del petróleo de comienzo de la década del 2010 seguramente no volverán, la potencia petrolífera es hoy también una potencia en generación de energía renovables. De hecho, Texas hoy es el mayor generador de energía eólica en el país, con una potencia de más de 25,000 megavatios/hora distribuida en turbinas eólicas alrededor de todo el estado.

Texas también apunta a volverse potencia en generación solar. Para el 2023, se espera que más de 21,000 megavatitos/hora sean instalados a lo largo del estado, dejando atrás a California que tras décadas de regulaciones ambientales solo ha logrado instalar 13,000 megavatios.

Texas lidera la generación eólica en todo Estados Unidos haciéndolo el mayor productor de energías renovables en el país. (Gobernación de Texas)

El teletrabajo ha puesto en entredicho la necesidad de residir en California para tener un puesto bien remunerado en tecnología. Sin lugar a dudas, California tendrá que hacer reformas de fondo para parar la migración de mano de obra tanto calificada como no calificada a otros estados.

Entre estas reformas California deberá revisar la abrumante carga regulatoria que le impone a sus empresas, que hoy lo hacen el segundo estado con más regulaciones en los Estados Unidos, así como revisar su sistema tributario actual que penaliza la acumulación de capital y castiga a la población de ingresos altos sin que esto se traduzca en mejor calidad de vida para la población más pobre.

De no ejecutar estas muy necesaria reformas, California seguirá experimentando una alta emigración no sólo a Texas, sino a cualquier estado que penalice menos la iniciativa privada y permita a sus ciudadanos vivir sin costarles un ojo de la cara.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
Jesus, medios de comunicación

El origen "palestino" de Cristo que defienden tres cadenas de noticias

Next Article
Latinx

Latinx es una estupidez

Related Posts
Total
0
Share