fbpx

Congreso Estados Unidos

Los efectos perjudiciales del proyecto “Build Back Better” aprobado por los demócratas

Es particularmente terrible incluso para los estándares abismalmente bajos que se esperan del Congreso

[Read in English]

Brad Polumbo

Los demócratas de la Cámara de Representantes votaron el viernes para aprobar el llamado plan Build Back Better, un proyecto de ley de gastos multimillonarios para el bienestar y el cambio climático. Lo anuncian como un gran logro que levantará a los americanos en dificultades y revitalizará la economía. Así que, repasemos todas las razones por las cuales es una legislación absolutamente terrible. 

En primer lugar, el costo es astronómico. El gobierno de Biden y sus aliados en el Congreso han hecho repetidas afirmaciones falsas sobre su precio. Han repetido una y otra vez la afirmación de que la legislación “tiene un costo de cero” porque supuestamente no aumenta la deuda nacional y se “paga” con nuevos aumentos de impuestos. (En realidad sí aumenta la deuda, pero eso no es lo importante). Sin embargo, este es un argumento absurdo. Como ya he explicado anteriormente

Si bien puede ser más responsable desde el punto de vista fiscal acompañar los aumentos de gasto con subidas de impuestos, eso no hace que cuesten menos. Es como decir que comprar alimentos con dinero en efectivo, en lugar de con tarjeta de crédito, significa que el precio es cero: no tiene sentido.  Cada dólar que el gobierno gasta tiene que venir de alguna parte. Que se financie con deuda adicional o con nuevos impuestos significa que las consecuencias son diferentes, sí, pero sigue habiendo costos. 

El verdadero costo de la legislación, una vez que se tienen en cuenta los trucos presupuestarios y la deshonesta retórica política, asciende a 4.9 billones de dólares. Eso supone la asombrosa cifra de $32,000 dólares por contribuyente federal. 

Y la mayor parte de este dinero se destinaría a programas gubernamentales despilfarradores y a expansiones contraproducentes del Estado del bienestar. 

Por ejemplo, el proyecto de ley canaliza miles de millones en subvenciones a los vehículos eléctricos que no suponen casi ninguna diferencia en las emisiones de carbono y llenan los bolsillos de los consumidores ricos. Asimismo, desperdicia miles de millones en la financiación de un “Cuerpo Civil del Clima” que pagaría a personas para que hagan activismo medioambiental que incluso sus defensores admiten que no reducirá las emisiones. Destina cientos de miles de millones a subsidios para la atención sanitaria, el cuidado de los niños y la vivienda que, en última instancia, elevarán aún más el costo de estos sectores y resultarán contraproducentes. 

Además, el programa Build Back Better viola abiertamente las promesas del presidente Biden de que no subiría los impuestos a quienes ganan menos de $400,000 dólares. Recoge miles de millones en nuevos impuestos sobre los productos con nicotina que millones de americanos de clase trabajadora consumen habitualmente y aumenta los impuestos de las empresas que, en última instancia, recaen sobre los hombros de los trabajadores a través de salarios más bajos. Todo ello mientras, de forma bastante hipócrita, se le aplica a los ricos un recorte neto de impuestos

¿Qué obtenemos a cambio de esta mezcolanza de gasto despilfarrador y subidas de impuestos punitivas? Peores resultados económicos, no la reactivación que el presidente Biden y sus aliados han prometido. 

Dado que el proyecto de ley confisca billones del sector privado y productivo y los canaliza a través de los esquemas políticos del gobierno, en realidad conducirá a menores salarios, menor empleo y menor crecimiento económico a largo plazo. Esa es la conclusión de los análisis realizados por la Wharton School of Business, la Tax Foundation y demasiados otros expertos para contarlos. (Y no, el proyecto de ley de gastos no reducirá la inflación como afirma extrañamente el presidente Biden). 

En resumen, el programa Build Back Better es un proyecto de ley de gastos del gobierno que es singularmente terrible incluso para los estándares abismalmente bajos que esperamos del Congreso. La buena noticia es que no parece que vaya a ir a ninguna parte, una vez que llegue al Senado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article

¿Tendremos algoritmos basados en la “lógica progre”?

Next Article
Nantucket, El American

Fotografían a Biden en Nantucket rompiendo un mandato de mascarilla obligatoria

Related Posts
Total
0
Share