fbpx



Nanny State - El American

El hombre detrás del Estado niñera moderno

El moderno Estado del bienestar alemán no comenzó como una visión utópica de altruismo y compasión, sino como una estratagema política para que un hombre se mantuviera a sí mismo y a su partido en el cargo

[Read in English]

El difunto humorista político Tom Anderson dijo en una ocasión que el Estado del bienestar se llamaba así porque los políticos se benefician y el resto pagamos la cuenta. El economista Walter Williams afirmó que era como “alimentar a los gorriones a través de los caballos”. Alguien más lo definió como “un montón de gente de pie en un círculo y cada uno tiene las manos en el bolsillo del siguiente”. Personalmente, creo que se trata de un escenario en el que los políticos ofrecen seguridad, pero al final entregan la quiebra (financiera y moral).

Tal vez las críticas más elocuentes al Estado del bienestar provengan del economista Thomas Sowell. En varios lugares, lo ha descrito así:

“El Estado de bienestar es el juego de estafa más antiguo del mundo. Primero se le quita el dinero a la gente tranquilamente, y luego se le devuelve una parte de forma ostentosa. Siempre se le ha juzgado por sus buenas intenciones, más que por sus malos resultados. Protege a la gente de las consecuencias de sus propios errores, permitiendo que la irresponsabilidad continúe y florezca entre círculos cada vez más amplios de personasñ No se trata realmente del bienestar de las masas. Se trata de los egos de las élites”.

Es mucha sabiduría en unas pocas frases concisas, pero el historial del Estado del bienestar siempre ha estado muy lejos de sus promesas. Comienza modestamente, y luego las facturas se acumulan. Para pagarlo, aumentan los déficits, los impuestos, la deuda y la inflación. Robando a Pedro para pagar a Pablo, los demagogos hacen guerra de clases y compran votos con ello. La salud fiscal a largo plazo de un país se sacrifica por la gratificación a corto plazo. Los incentivos se alejan de la autosuficiencia y la iniciativa personal y se dirigen hacia la dependencia del poder concentrado. Tarde o temprano, si no se invierte la situación, los que toman superan a los que hacen.

¿Y por qué deberíamos esperar algo más que malos resultados de una práctica fundamentalmente inmoral basada en el saqueo legalizado? Ni siquiera el mundo animal es tan tonto como para aceptarla, como escribí en este reciente artículo para El American.

Entonces, ¿de dónde viene la idea de que el Estado debe ser la niñera nacional, que la dependencia de los políticos debe desplazar la responsabilidad personal y las instituciones privadas?

Los Estados de bienestar no son nuevos en la historia. La antigua República Romana degeneró en uno antes de perder, no por casualidad, tanto sus libertades como su vida. Un hombre es conocido como el padre de las versiones modernas. Se trata de Otto von Bismarck (1815-1898), canciller de Alemania durante casi 20 años.

Sin culpa alguna, Bismarck nació el Día de los Inocentes. Sin embargo, es culpable de haber convertido a todo un país en un Estado de bienestar. ¿Lo hizo porque amaba a la gente y sólo quería ayudarla? Esa es la perspectiva ingenua y no histórica. La verdad es que era mucho más cínico y egoísta que eso. No era la Madre Teresa.

El “canciller de hierro”, como se le conocía en su época, unió 25 principados, reinos y ciudades-estado separados en un Imperio alemán federado en 1871. Con Guillermo I como soberano del Imperio, Bismarck actuó en los años siguientes para consolidar su propio poder sobre la política y la sociedad alemanas. En una década, vio a los socialistas como una importante y creciente amenaza. Decidió que la mejor manera de frenarlos era sobornar al electorado antes de que los socialistas tuvieran suficientes escaños en el Parlamento para hacer lo mismo, y peor.

Ismael Hernández, del Instituto Freedom & Virtue, señala que el asistencialismo de Bismarck se vendió como un antídoto contra la inseguridad:

“La inseguridad que impulsa a los individuos a la acción fue vista como un obstáculo y una amenaza a la dignidad humana. La inseguridad crea una sensación de desamparo y el asistencialismo se propuso como la solución. Bismarck afirmó que el Estado debía ofrecer a los pobres ‘una ayuda en el desamparo. No como una limosna, sino como un derecho’. Llamó a su sistema Staatssozialismus, o ‘socialismo de Estado'”.

En 1883, Bismarck consiguió la aprobación del seguro de enfermedad nacional. Un año más tarde, se aprobó el seguro de accidentes y, unos años más tarde, el seguro de invalidez. El mérito de Bismarck es que no introdujo monopolios estatales en estos ámbitos de la vida, sino que obligó a todo el mundo a pagar los seguros obligatorios administrados por el gobierno. Era un practicante de la escuela de pensamiento a largo plazo llamada “alimenta al caimán para que te coma el último”. Los socialistas llegaron al poder de todos modos, no mucho después de que Bismarck muriera en 1898 a la edad de 83 años.

El moderno Estado del bienestar alemán no comenzó como una visión utópica de altruismo y compasión, sino como una estratagema política para que un hombre se mantuviera a sí mismo y a su partido en el cargo. Fue un comienzo relativamente modesto para un Estado del bienestar, pero, por utilizar otra analogía animal, la nariz del camello estaba ahora debajo de la tienda. Las iniciativas de Bismarck transmitieron a los estadistas del bienestar del siglo XX la confianza de que podían hacer mucho más (y causar muchos más estragos en el proceso).

Se ganó el apodo de “canciller de hierro” por una buena razón. Exigía que los demás se sometieran a su voluntad. “Se enfurecía y odiaba hasta casi suicidarse” y “perdía los nervios a la menor provocación”, escribe Steinberg. Para Bismarck, la mentira era una obsesión compulsiva. Ejercer el poder era su razón de ser. Si el emperador Guillermo II no hubiera insistido en su dimisión en 1890, Bismarck habría amedrentado al pueblo alemán hasta su último día.

En su magistral biografía, Bismarck: A Life, el historiador Jonathan Steinberg ofrece esta valoración del legado del “canciller de hierro”:

“Cuando Bismarck dejó su cargo, se había consolidado el servilismo del pueblo alemán, una obediencia de la que nunca se recuperó”.

¡Qué terrible legado para las generaciones futuras!

Qué refrescante y noble sería que un hombre en el cargo dejara a su pueblo más libre e independiente de lo que era cuando asumió el cargo. Bismarck no lo hizo. Y ni siquiera las “cosas gratuitas” que proporcionó su estado de bienestar fueron nunca verdaderamente gratuitas. Al final resultó muy caro. La inseguridad resultó ser la menor de las preocupaciones del pueblo alemán.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
Asilo México Migrantes El american

1 millón de migrantes puede llegar a la frontera, alerta funcionario fronterizo

Next Article
inmigración, frontera, crisis migratoria, usa, biden

Encuesta: mayoría de americanos desaprueba gestión de Biden en inmigración

Related Posts
Total
1
Share