fbpx
Saltar al contenido

El negocio de los demócratas: ganarse a las élites blancas, perdiendo a los latinos y a la clase trabajadora

Operación VAMOS contra “Woke”

Available: English

[Read in English]

Durante años, uno de los relatos más populares para explicar la política estadounidense era que el Partido Demócrata era la coalición que representaba a los obreros, los liberales de la costa y las minorías, mientras que los republicanos representaban a las élites empresariales y a los votantes blancos más acomodados. Ese paradigma se está quedando rápidamente obsoleto, ya que el pacto woke de los demócratas les ha hecho populares entre las élites blancas, pero les ha restado apoyo en los latinos y en la clase trabajadora.

Esto no es un tema de conversación del RNC destinado a impulsar la recaudación de fondos para las elecciones de mitad de período, es una tendencia que ha sido registrada encuesta tras encuesta y que destroza la forma en que los demócratas se ven a sí mismos. Una encuesta del NYT/ Sienna College muestra que los demócratas tienen mucho más apoyo entre los blancos con estudios universitarios que entre los votantes hispanos, el 57 % de los votantes universitarios blancos apoyan a los demócratas, mientras que solo el 41 % de los latinos quieren ver a los demócratas tener el control del Congreso.

El votante blanco sin estudios universitarios, utilizado como tótem (disputado) de la clase blanca trabajadora, también está reprendiendo al Partido Demócrata en masa, ya que sólo el 23 % de ellos quiere ver a los demócratas tener el control del Congreso este noviembre. Ambos datos son cifras demoledoras para los atribulados demócratas.

El presidente Biden es muy impopular entre los votantes latinos (EFE)

Para poner estas cifras en contexto, Obama ganó más del 60 % del voto latino y disfrutó de un 50 % de apoyo entre los votantes con estudios universitarios. Obama también ganó el voto de los no universitarios en su primera elección, tanto de los que tenían un título de secundaria, como de los que no lo tenían. Eso fue hace catorce años, sin embargo, hoy los votantes sin estudios universitarios son la principal columna política del GOP, y los latinos están cada vez más desencantados con los demócratas.  

Incluso entre los americanos de raza negra, que siguen siendo abrumadoramente demócratas, los márgenes de los demócratas han empezado a ceder, ya que el 22 % de ellos no dijeron que preferían ver el Congreso en manos de los demócratas. Aunque es importante señalar que sólo un 3 % de ellos quiere ver ganar a los republicanos.

"*" señala los campos obligatorios

Is the Mar-A-Lago raid an unjust witch hunt?*
This poll gives you free access to our premium politics newsletter. Unsubscribe at any time.
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

Por qué los latinos rechazan el pacto de los demócratas.

¿Por qué ocurre esto? ¿Por qué los demócratas están perdiendo apoyo con dos bloques de votantes que supuestamente han defendido durante años? Si los demócratas son el partido de la clase trabajadora y de los votantes minoritarios, ¿por qué están perdiendo apoyo con ambos?

Aunque la respuesta a estas preguntas será seguramente el tema de innumerables trabajos académicos, parte de ella podría residir en el simple hecho de que las prioridades y los valores de la élite universitaria del partido demócrata son muy diferentes a la del votante medio hispano o de la clase trabajadora blanca.

En declaraciones a El American, el estratega político Giancarlo Sopo ilustró este punto de forma colorida. “Curiosamente, los hispanos -cultural, económica y espiritualmente- tienen mucho más en común con los votantes blancos de clase trabajadora que con los demócratas progresistas. Esta iteración de 2022 del Partido Demócrata -que insiste en llamarnos “Latinx” y piensa que somos únicos como los tacos- está bastante alejada de los valores de nuestra comunidad. El hispano medio quiere llegar a casa después de un largo día de trabajo y ver “Caso Cerrado” o Netflix, no escuchar una conferencia sobre lenguaje inclusivo. Parafraseando a Encanto: ‘No hablamos de pronombres, no, no, no”.

Ruy Texeira hizo un comentario similar en este artículo, argumentando que “No debería sorprender, por tanto, que estos votantes pierdan cada vez más interés en el partido del aborto, el control de armas y el del 6 de enero”.

WSJ - Congress - Census - El American
Las elecciones de mitad de período de este año mostrarán si los republicanos son capaces de consolidar sus logros con los votantes hispanos (EFE)

La encuesta de NYT/Sienna confirmó lo que dijo Sopo. Mientras que a la mayoría de los votantes blancos con estudios universitarios les preocupan sobre todo cuestiones como el aborto, el control de armas o la salud de la democracia americana; a los hispanos y a los blancos sin estudios universitarios les preocupa más la inflación galopante o la economía. Una encuesta similar de Echelon muestra que incluso los valores entre el electorado universitario y el latino son el polo opuesto de cómo ven a Estados Unidos, el racismo, la policía, etcétera.

En general, mientras que los progresistas tienen una visión abrumadoramente fatalista de Estados Unidos o ideas sociales más “woke”, los latinos tienen una visión más optimista hacia Estados Unidos y perspectivas conservadoras sobre muchos (aunque no todos) los temas sociales.

Queda por ver si los demócratas prestarán atención a los datos y cambiarán su rumbo. Después de todo, podría ser cierto que su estrategia actual, de energizar a los votantes blancos con educación universitaria para que acudan a las urnas centrándose en el aborto o el control de armas, al final funcione. Sin embargo, el precio a pagar por el negocio de los demócratas es dar un giro de 180 grados a su mitología dejando a los latinos y a los americanos blancos de clase trabajadora al final de la lista.

Total
0
Share