fbpx
Presidencia, 1876, reconstrucción, Lincoln

La elección de 1876: el final de la Era de la Reconstrucción y el legado de Lincoln

La elección de 1876 enfrentó al demócrata Samuel Tilden y al republicano Rutherford Hayes, una elección que terminó con una victoria republicana, pero donde los “demócratas redentores” obtuvieron un gran triunfo para ellos: terminar el legado de Lincoln

[Read in english]

Muchas veces los hechos del presente están relacionados con los sucesos del pasado. Es así como la historia se convierte en un faro de luz, muchas veces revelador, otras encandilador, pero siempre necesario. Lo que está ocurriendo en EEUU, con las elecciones entre Donald Trump y Joe Biden, tiene rasgos y similitudes con otros comicios; el más reciente y recordado entre Bush y Al Gore en el 2000. Pero también hay otro acontecimiento, mucho más lejano, aunque de igual de importancia: la gran lucha por la presidencia en 1876, las elecciones que dieron pie al final de la Era de la Reconstrucción, uno de los grandes legados de Abraham Lincoln.

Contexto histórico

EEUU estaba inmerso en la época de la Reconstrucción. Habían pasado 11 años de la guerra civil y la nación estaba en un momento relevante en materia de derechos civiles y libertades.

En este período se realizaron tres enmiendas constitucionales que permitieron abolir la esclavitud, logrando otorgarles derechos civiles a las personas que eran esclavas y recién habían logrado su libertad.

En ese contexto, con todo lo que eso implicaba para la época, los candidatos presidenciales Samuel Tilden, demócrata y gobernador de Nueva York, y Rutherford Hayes, republicano y gobernador de Ohio, midieron fuerzas electorales en 1876 en una gran lucha por la presidencia.

Los comicios, así como ocurrió este año, fueron realmente parejos. El demócrata Tilden se llevó el voto popular y, en primera instancia, los colegios electorales casi suficientes para ganar la elección. Pero quién se llevaría el triunfo, cuatro meses después, era el republicano Hayes.

Así iba la cuenta: el demócrata tenía unos 184 colegios electorales, contra 165 del republicano. El mínimo para ganar la elección eran 185 colegios y quedaban en disputa Florida, Luisiana, Carolina del Sur y Oregon; los cuatro juntos sumaban 20 colegios; Tilden solo tenía que llevarse uno de estos estados para cantar victoria.  

¿Qué ocurría? Según relata la BBC: «Ambos partidos en Florida, Luisiana y Carolina del Sur habían declarado como ganadores a sus propios candidatos. Es decir, había dos ganadores en cada uno de esos estados».

El problema es que en Florida, Luisiana y Carolina del Sur los demócratas generaron unas boletas con el objetivo de confundir a los electores.

Unas boletas diseñadas para manipular

No es la primera vez que se habla de «votos ilegales» o «boletas fraudulentas» en EEUU. Tal y como explica la BBC, en ese momento histórico existía un fuerte analfabetismo todavía, por ende, para combatir ese problema al momento de ir a las urnas, los partidos diseñaban sus papeletas o boletas electorales con sus símbolos. Los demócratas utilizaban un gallo, que era su mascota, y los republicanos la figura del presidente Abraham Lincoln, una de sus máximas referencias políticas en la historia.

Los propios partidos imprimían sus boletas, y los demócratas en los estados de Florida, Luisiana y Carolina del Sur no solo pusieron a su mascota el gallo en sus papeletas, sino que también pusieron el nombre de Tilden junto al rostro de Lincoln.

Estos votos o boletas engañosas fueron eliminadas, debido a la confusión que se generó en muchos votantes que querían, en efecto, votar por Rutherford Hayes en 1876, y terminaron haciéndolo por Samuel Tilden.

Más allá de que se detectó el problema y se anularon esos votos, la realidad es que esa jugada política les sacó muchos votos a los republicanos en esos tres estados.

Alison LaCroix, profesora de la Universidad de Chicago y experta en historia legal de EE.UU., le explicó a la BBC que había “muchas irregularidades y corrupción en las elecciones. Había malas prácticas en ambos lados, pero especialmente por parte de los demócratas”.

“Muchos (ex) esclavos tomaron boletas (demócratas) que tenían el símbolo republicano cuando lo más probable era que tuvieran la intención de votar por Hayes”, puntualizó LaCroix.

Lincoln, 1876, reconstrucción, asesinato
Ilustración del asesinato de Abraham Lincoln (Wikimedia)

Hay que recordar que el rostro de Lincoln en la época tenía un fuerte impacto. La Guerra de Secesión que enfrentó a los estados del sur con los del norte, luego de que el republicano fuera electo presidente, aún era un hecho muy reciente. De hecho, los estados del norte que abogaron por la abolición del sistema de esclavitud y ganaron la guerra, dejaron tropas militares en los estados del sur para garantizar el respeto y los derechos a todos los civiles, en especial, los ex esclavos.

¿Cómo se resolvió el problema de la presidencia en 1876?

Este problema electoral tuvo muchas consecuencias y connotaciones negativas, en especial para los republicanos del sur en Estados Unidos.  

Para resolver esta situación en 1876, en una gran lucha por la presidencia, el Congreso formó una comisión electoral que estaba conformada por cinco representantes, cinco senadores y cinco miembros de la Corte Suprema. El gran problema es que la línea partidista de todos los miembros (ocho republicanos y siete demócratas) no contribuyó para una rápida resolución del conflicto.

Con la comisión creada, transcurrieron dos largos meses más, cuatro después de las elecciones, hasta que al fin dieron por ganador de las elecciones al republicano Hayes.

Para ello, «ambos partidos firmaron ese mismo mes el “Compromiso de 1877. Mediante este acuerdo, los demócratas aceptaron ceder los 20 votos electorales a Hayes, que acabó con 185, uno más que Tilden», relata la BBC.

Pero ese pacto no se firmó sin concesiones. El precio de llegar a ese acuerdo fue bastante alto: los demócratas pidieron que los estados del norte retiraran sus tropas del sur, para así tener mayor autonomía y ser un poco más independientes en sus formas de gobernar.

Los demócratas once años después del fin de la Guerra Civil aún no estaban de acuerdo con la abolición de la esclavitud, así que los militares enviados a los estados del sur tenían un objetivo claro: preservar los derechos civiles y la Era de las Reconstrucción. Al aceptar el retiro de las tropas del sur, los republicanos indirectamente aceptaron poner fin a esa época y los demócratas, al final de cuentas, ganaron mucho más que una elección.

La historia fue contundente. Después de ese Compromiso de 1877 para definir la gran carrera presidencial de 1876, los Demócratas que se hicieron conocer como “redentores” fueron, paulatinamente, ganando espacios políticos restringiendo los derechos logrados por las personas negras. De hecho, para el año 1905, casi todos los hombres negros fueron privados de sus derechos por las legislaturas estatales en los estados del Sur.

En EEUU, la gran lucha por la presidencia en 1876, que duró cuatro largos meses después de los comicios, terminó con un partido republicano ganando la presidencia, pero otorgándole a los demócratas algo mucho más grande: el fin de la era de Reconstrucción, uno de los grandes legados de Abraham Lincoln.

Total
6
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
Residente o el negocio de las buenas conciencias

Calma pueblo, Residente millonario al son de la pobreza

Next Article
Vacunas

Las 11 principales vacunas que nos permitirán volver a la normalidad

Related Posts
Total
6
Share