fbpx



Elon Musk

¿Qué hay detrás del pleito entre Elon Musk y Biden?

Elon Musk se burla de Biden en Twitter afirmando que el presidente “continúa durmiendo”, sin embargo, la burla muestra más rencor que humor

Elon Musk se burla de Biden en un Tweet afirmando que el presidente “continúa durmiendo”, después de que se le preguntó al CEO de Space X y Tesla, por la negativa del presidente Joe Biden de reconocer a los cuatro astronautas americanos que orbitaron alrededor de la tierra, en un evento para recaudar fondos para el hospital de niños St. Jude.

La mofa de Musk hace alusión al apodo que ganó el presidente Biden durante la contienda electoral cuando su contendiente el entonces presidente Donald Trump lo llamaba sleepy Joe -Joe el dormilón-, burlándose de su avanzada edad y constantes lapsus en eventos públicos.

Aunque la burla de Musk al presidente Biden, en apariencia se debe a la negativa del presidente por reconocer la puesta en órbita de seres humanos por parte de una organización privada, es probable que el rencor de Musk hacia el presidente se deba a las intenciones de la Casa Blanca de privilegiar a los competidores de Tesla con el plan de $3.5 billones que se debate en el Congreso.

Elon Musk se burla de Biden, pero el plan de la Casa Blanca para favorecer a los fabricantes de autos tradicionales en el mercado de vehículos eléctricos no es una broma

El 4 de agosto el presidente Biden celebró un evento con los gerentes de General Motors, Ford, Chrysler y Stellanis, donde se discutió el futuro de las regulaciones a la industria del combustible para el 2026, así como la implementación de incentivos para el desarrollo de autos eléctricos.

Tesla, destacó por su ausencia en el evento, a pesar de que constituye el 54 % de las ventas de autos eléctricos en Estados Unidos, la administración Biden no se digno a extender una invitación a Musk, a lo que el magnate de los autos eléctrico se limitó a comentar en twitter, “es extraño que no hayan invitado a Tesla”.

Tesla domina más de la mitad de las ventas de autos eléctricos y hasta el 80 % de las ventas en California. (EFE)

Dentro del plan de $3.5 billones, la administración Biden daría hasta $4,500 en devoluciones de impuestos a los americanos que compren vehículos eléctricos fabricados por trabajo sindicalizado. Este requerimiento le otorga una clara ventaja a los fabricantes americanos permeados por la influencia de United Auto Workers.

Estados Unidos ya cuenta con una provisión en su código tributario para la devolución de impuestos para aquellas personas que compren vehículos eléctricos de hasta $7,500. Con el plan de $3.5 billones de la administración Biden, estos subsidios podrían incrementar hasta $12,000 por la compra de un vehículo eléctrico.

Al no tener sindicatos dentro de sus fábricas, fabricantes como Tesla, Nissan y Toyota, quedarán en desventaja pues sus compradores no recibirán ningún subsidio por parte del Gobierno, por lo que la administración Biden le da una ventaja competitiva a los fabricantes americanos, altamente sindicalizados.

De aprobarse el plan de Biden el gobierno federal destinará hasta $100,000 millones para el subsidio de la compra de autos eléctricos hechos por trabajadores sindicalizados. Con esta movida, Biden planea ganar el apoyo de los trabajadores de cuello azul, que constituyen una de las bases de votantes del Partido Demócrata, pero cuyo apoyo se ha ido perdiendo en los últimos años a favor de los republicanos.

El plan de gasto de Biden beneficia desproporcionadamente a los fabricantes de autos americanos. (EFE)

Cerca del 40 % de las compras de vehículos eléctricos ocurren en California, un auto eléctrico cuesta entre $10,000 a $15,000 más que sus contrapartes a gasolina. Por su elevado precio los autos eléctricos continúan siendo un bien de lujo.

El proyecto de ley también quitaría el techo de $200,000 para las devoluciones de impuestos, por lo que personas que compren autos de lujo, por más de ese precio, podrán acceder a devoluciones tributarias por comprar un vehículo eléctrico.

También se incluirán devoluciones tributarias por hasta $2,500 para aquellas familias que compren un vehículos eléctricos de segunda. El crédito tributario se podría ampliar $500 adicionales si la batería del vehículo eléctrico es fabricada en Estados Unidos.

Para el 2030, se espera que hasta el 40 % de las ventas de los fabricantes de automóviles en Estados Unidos sean de vehículos eléctricos. Empresas como GM se encuentran haciendo cuantiosas inversiones en start-ups de vehículos eléctricos, como el fiasco de Nikola.

Por su lado, Ford ha decidido invertir más de $22,000 millones en la electrificación de su planta de automotores, y carros como la icónica camioneta F-150, o la Mustang. Ford cuenta con la ventaja de tener la red de carga más grande del país, con más 63,000 puntos para cargar vehículos eléctricos a lo largo del país.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article

¿Tax The Rich?: diseñadora del vestido de AOC debe al menos $100 mil en impuestos

Next Article

Delegación de Cámara de Comercio de Puerto Rico llega a DC para promover nuevos proyectos en la isla

Related Posts
Total
0
Share