fbpx

FDA, El American

“Soplar dardos es la respuesta”: empleado de FDA sugiere vacunación forzosa en nueva cámara oculta de Project Veritas

Lee admite que en la FDA hay “designados políticos” en posiciones de asesoría científica, elegidos a dedo por el presidente o por miembros de alguna comisión

[Read in English]

Este miércoles 22 de septiembre por la noche, Project Veritas hizo pública la segunda parte de un esquema de investigación encubierta sobre las vacunas contra el COVID-19.

En el último video se muestra a un empleado de la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA), de nombre Taylor Lee, abogando por la vacunación forzosa con dardos hacia las minorías raciales y por mantener un registro de los no vacunados al estilo “Nazi”.

Captado en una cámara oculta, Taylor Lee admite que en la FDA han pensado en “soplar dardos” con la vacuna a los negros americanos para asegurar la inmunización de las minorías raciales.

Lee sugirió un “censo de puerta en puerta” en busca de personas que se resistan a vacunarse, y cuando se encuentre a alguien que no lo haya hecho, “soplarles un dardo [con la vacuna]”.

“En este punto, creo que debería haber un registro de personas que no están vacunadas”, se escucha a Lee decir. “Aunque eso suena muy parecido a Alemania [Nazi]… quiero decir, piénsalo como la estrella judía”.

Lee afirmó que las “personas blancas adineradas” tienen más probabilidades de vacunarse porque están “educadas”, y agregó que estaría dispuesto a imponer la vacunación a todos los americanos de ser necesario.

Las fantasías de Lee sobre la vacunación forzosa se oscurecieron cuando le dijo al reportero de Project Veritas que iría “de puerta en puerta” y “apuñalaría a todos” con la vacuna.

“¡Oh, es solo tu inyección de refuerzo! ¡Ahí tienes!”, dijo Lee en tono de chiste.

Lee además admite que en la FDA hay “designados políticos” que han sido elegidos a dedo por el presidente o por miembros de alguna comisión en posiciones de asesoría científica, pero “se les paga en función de si las otras personas permanecen en el poder”.

“Desafortunadamente, todos terminan jugando a la política”, continuó Lee, para luego sugerir que los científicos de carrera terminan “reportándose” ante esos designados políticos.

De la FDA al HHS: casos no reportados sobre presuntos efectos secundarios

El pasado lunes 20 de septiembre, Project Veritas publicó la primera parte de su investigación, en la que sacó a la luz una entrevista con Jodi O’Malley, empleada del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS) que trabaja como enfermera en Phoenix Indian Medical Center.

O’Malley le contó a James O’Keefe lo que ella cree que ha estado sucediendo en las instalaciones del Gobierno federal: los presuntos casos graves efectos secundarios graves de las vacunas contra el COVID-19 no estarían siendo reportados.

Para corroborar sus afirmaciones, grabó a sus colegas del HHS discutiendo sus preocupaciones sobre las vacunas.

Una de esas personas es la doctora María Gonzáles, médico de emergencias que trabaja para el HHS, quien dijo que “el Gobierno federal no quiere admitir” que las vacunas “son pura mie*da”.

“El problema aquí es que no están haciendo los estudios”, dice Gonzáles en el video. “A las personas que tenían [COVID] y a las personas que han sido vacunadas, no les están haciendo ninguna prueba de anticuerpos, y todo el mundo está tranquilo con eso. ¿Por qué?”.

O’Malley también habló con Deanna Paris, una enfermera registrada en el mismo centro del Gobierno federal, para comparar lo que ambas han presenciado con respecto a los presuntos efectos adversos de la vacuna.

“Es una pena que [el Gobierno] no esté tratando a las personas [con COVID] como se supone que deben hacerlo, como deberían”, dice Paris a O’Malley. “Creo que quieren que la gente muera”.

Tras la publicación de las entrevistas de Project Veritas, el representante republicano por Arizona, Paul Gosar, escribió una carta al HHS exigiendo una investigación.

“La investigación y el testimonio de los denunciantes obtenidos por Project Veritas con respecto a la no notificación de lesiones por vacunas como lo requiere la ley federal es asombrosa”, tuiteó Gosar. “Envié esta carta al HHS hoy para obtener respuestas”.

En sus entregas anteriores, O’Keefe y su Project Veritas han expuesto conversaciones comprometedoras con Mark Zuckerberg, CEO de Facebook, con el presidente de CNN, Jeff Zucker, con el CEO de Twitter, Jack Dorsey, entre otros.

O’Keefe también ha ganado varias batallas legales por difamación contra el New York Times.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
«Espero verla como colaboradora paga en CNN»: Trump tras salida de Liz Cheney del liderazgo

La aprobación de Trump supera a la de Biden

Next Article
Frontera, El American

Demócratas volvieron a mirar a la frontera porque "volvió la esclavitud"

Related Posts
Total
13
Share