fbpx

bideEl peor enemigo de los demócratas de Florida: la política exterior de Biden hacia América Latina

El peor enemigo de los demócratas en Florida: la política exterior de Biden hacia América Latina

Los demócratas de Florida tendrán que explicar por qué su partido y el presidente Biden se acercan a las organizaciones terroristas de América Latina, especialmente a las FARC de Colombia

[Read in English]

En 2020, el Partido Demócrata se aseguró la presidencia al obtener ajustadas victorias en estados clave, logrando voltear cinco estados que fueron para el GOP en 2016. Sin embargo, mientras la sede del DNC en Washington D.C., lo celebraba, los demócratas de Florida se tambaleaban tras una cuarta derrota consecutiva, después de que Trump consiguiera ganar decisivamente el estado con el apoyo clave de los hispanoamericanos de Florida. En 2021, la política exterior latinoamericana de Biden bien podría condenar las ambiciones demócratas de recuperar el estado el próximo año.

La inacción de Biden en Cuba, Venezuela y Nicaragua

El Partido Demócrata ya ha dado una respuesta torpe a las protestas en Cuba a principios de este año, con los republicanos condenando a Biden por no intentar dar acceso a Internet al pueblo cubano y con 40 legisladores demócratas (incluidos todos los representantes progresistas más famosos) votando en contra de una resolución de condena al régimen cubano. Las acciones (o la falta de ellas) de Biden sobre Cuba y la complicidad de algunos miembros de su partido serán sin duda una pesada carga para cualquier candidato demócrata en 2022.

En Venezuela y Nicaragua, las otras dos dictaduras que quedan en el continente, la administración ha quedado atrapada en la inercia, con el Departamento de Estado emitiendo condenas contra los comportamientos autoritarios de Ortega y Maduro, pero sin una estrategia clara de cómo tratarlos.

florida
El presidente Trump ganó en Florida en 2020, mejorando su resultado de 2016 (Foto: EFE)

Las FARC de Colombia

Las informaciones de que la Casa Blanca sacaría de la lista negra a la guerrilla comunista de las FARC, un grupo que ha sido acusado de varias violaciones de los derechos humanos a lo largo de los años, es la última acción de la Administración Biden que podría hacer peligrar aún más la posición del demócrata en el siempre cercano (y crucial) estado de Florida.

Al tener un enfoque de no intervención con Cuba, mostrar inercia con Venezuela y Nicaragua, y ahora decir que las FARC no son un grupo terrorista, la Administración Biden está dañando potencialmente los puentes con un electorado que siempre ha sido clave para ganar el “estado del sol”: los votantes latinos.

Los problemas demócratas en Florida

Los demócratas han fracasado repetidamente en ganar en Florida. En 2020, perdieron el estado por tres puntos, a pesar de que ganaron el voto popular nacional por cuatro puntos. Esta derrota electoral se produjo después de que los demócratas de Florida perdieran contra el exgobernador Rick Scott en 2014, perdieran contra Trump y el senador Rubio en 2016, y luego fueran derrotados por el gobernador DeSantis y perdieran también un escaño en el Senado contra el señor Scott en 2018, incluso cuando el entorno político era favorable para los demócratas en todo el país.

Sin embargo, uno de los signos más preocupantes de las elecciones de 2020 fueron los números sorprendentemente altos que Trump manejó en el condado históricamente demócrata de Miami-Dade. El condado de mayoría hispana vio un cambio significativo hacia Trump en 2020, pasando a ser 22 puntos más republicano que en 2016, con el GOP manejando un muy impresionante 46,1% de los votos.

Miami-Dade siempre ha jugado un papel crucial en el cálculo de los demócratas en Florida, con Obama logrando ganar el estado sólo después de correr el marcador en el condado de mayoría hispana. Ganar Miami-Dade por márgenes tan estrechos dificulta gravemente las posibilidades de los demócratas para ganar el estado.

florida
Cubanoamericanos se manifiestan frente a la Casa Blanca por una Cuba Libre. (Imagen: EFE)

Trump no sólo ganó el condado, sino que también hizo un muy buen trabajo con los latinos en todo el estado, una encuesta a pie de urna de la NBC en 2020 mostró que el 47 % de los latinos en Florida votaron por Trump, con un enorme 56 % de cubano-americanos votando por el GOP, el 31 % de los puertorriqueños votando por Trump, y el 50 % de otros latinos también votando por el candidato republicano.

Por lo tanto, si Biden y los demócratas quieren seguir siendo competitivos en Florida, necesitan tener una carrera decente con la población de votantes latinos del estado, que constituye el 17 % del electorado. También tendrían que tener mucho cuidado para no molestar a las comunidades cubana, colombiana y venezolana del estado, que constituyen casi el 40 % del voto hispano en Florida.

Sin embargo, es dudoso que sacar a las FARC de la lista de terroristas ayude mucho a la imagen de los demócratas en el sur de Florida.

Los demócratas de Florida hacen un control de daños, ¿será suficiente?

Los demócratas de Florida ya están tratando de distanciarse de la política exterior latinoamericana de Biden, con la esperanza de que los votantes sepan diferenciar entre el presidente, el DNC nacional y ellos. La alcaldesa demócrata de Miami-Dade, Daniella Levine Cava, tuiteó que instaba a la Administración Biden a rechazar la medida, calificando a las FARC de grupo terrorista que ha causado mucho dolor.

Uno de los candidatos a las primarias demócratas para la carrera por la gobernación, Charlie Crist, también dijo que estaba preocupado por la decisión de retirar a las FARC de la lista.

La rival de Crist para la candidatura demócrata, la comisaria de Agricultura Nikki Fried, ha adoptado una postura más ambivalente, afirmando que Estados Unidos debería seguir apoyando los intentos de Colombia de llevar a los miembros de las FARC ante la justicia, pero no ha dicho nada sobre la decisión de sacarlos de la lista de terroristas. Cabe destacar que la candidata demócrata al Senado, la diputada Val Demings, aún no se ha distanciado de la Administración en este asunto.

Está por ver si los intentos de muchos demócratas de Florida de presentarse como críticos de la política exterior latinoamericana de Biden serán efectivos.

La última vez que el Partido Demócrata ganó unas elecciones federales en el estado del sol, Donald Trump todavía estaba grabando El Aprendiz, Los Vengadores 1 acababa de estrenarse en los cines y Mark Zuckerberg tenía una buena reputación. Si Biden mantiene su actual trayectoria en la estrategia latinoamericana, es muy posible que los demócratas tengan que prepararse para muchos años desiertos en Florida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article

¿Por qué el Día de Acción de Gracias es tan importante?

Next Article
“Tragedia causada por una camioneta”: Washington Post publica indignante tweet sobre el atropello masivo en Wisconsin

Críticas al WaPo por atribuir el atropello masivo en Wisconsin a "una camioneta" y no al autor de la masacre

Related Posts
Total
0
Share