fbpx

Entre negar y enfrentar la realidad

El triunfo de Biden golpea y nos golpea sobre todo a nosotros, los venezolanos. Es una noticia durísima para todos los que queremos rescatar la libertad de nuestro país, queremos que Estados Unidos siga siendo una nación libre y para ello le apostábamos a la reelección de Donald Trump

[Read in English]

«Perdimos cerca de 2000 seguidores en las últimas 24 horas por decirles la verdad y rehusarnos a mentirles», escribió en Twitter el grupo Reagan Battalion. Conservador, republicano, no precisamente muy moderado.

Yo también he perdido seguidores por reportar hechos irrefutables y objetivos. Simplemente por compartirlos. No me importa. En últimas se trata de una depuración conveniente; pero es un caso curioso, al que vale la pena dedicarle unas palabras.

En los días posteriores a la elección del 3 de noviembre, dije constantemente que el resultado no era definitivo porque aún había dos procesos en marcha. El de las elecciones, que se decantó en poco y dio a Joe Biden como ganador; y el de las Cortes, donde Donald Trump estaba listo para disputar los resultados y castigar a los responsables del presunto fraude que estaba denunciando. Por mucho tiempo, esto fue así, hasta que finalmente el proceso de las Cortes también se decantó. Ya el resultado es definitivo: Joe Biden ganó las elecciones.

Por más duro que sea para quienes vemos en la eventual presidencia de Joe Biden los primeros pasos para sumir a Estados Unidos en un caos de mañas socialistas y ajenas a la defensa de la libertad, no sirve de nada negarse rabiosamente a reconocer los hechos objetivos. La única y absoluta realidad es que todos los esfuerzos legales del equipo de Trump se diluyeron completamente en el camino y el registro, para su candidatura, no es muy favorable.

De las cincuenta demandas introducidas en diferentes estados, cincuenta han sido desestimadas; todos los estados certificaron sus resultados y el Colegio Electoral votó, el 14 de diciembre, a favor de Joe Biden; el jefe del Departamento de Justicia, el fiscal general Bill Barr, gran aliado de Trump, descartó que las investigaciones de jueces federales hayan encontrado elementos decisivos de fraude. Finalmente, intervino la Corte Suprema, la gran esperanza del trumpismo: primero en Pensilvania, el 8 de diciembre, y rechazó la apelación de Trump; luego desestimó la que era la gran oportunidad de la campaña republicana: la demanda impulsada por Texas, acompañada por otros 17 estados.

Por último, luego del voto del Colegio Electoral, Mitch McConell, el líder republicano del Senado y la persona más importante del Capitolio, puso fin a la controversia: «Quiero felicitar al presidente electo Joe Biden». «El Colegio Electoral ha hablado», dijo. Por mucho tiempo, McConnell se había negado a llamar presidente electo a Biden.

Con respecto a la Corte Suprema, Trump dijo que los jueces son cobardes y que está decepcionado de ellos. No hay cabida para la pataleta, pues se trata de una Corte Suprema de marcada mayoría conservadora, compuesta por 9 jueces, de los cuales tres fueron propuestos por el mismísimo Donald Trump. Esto es una muestra, de hecho, de la manipulación de los demócratas, quienes trataron de boicotear todas las legítimas nominaciones del presidente (sobre todo la última, de Amy Coney Barrett), por sugerir que los jueces conservadores eran incapaces de ser imparciales y completamente fieles a la institucionalidad americana.

En las elecciones hubo irregularidades como suele ocurrir en un proceso para nada centralizado y sujeto a los criterios de cincuenta diferentes gobiernos y estructuras legales. ¿Suficientes para revertir una elección definida por margen de millones de votos? No sabemos. Aún el equipo legal del presidente no lo ha demostrado. Mucho ruido, pero no el suficiente para que alguna corte de algún estado se tome en serio las denuncias. La relación de Dominion con Smartmatic es altamente problemática y remueve episodios del pasado marcados por la manipulación obscena de los números; sin embargo, aún no se ha podido exponer nada más que un muy cuestionado vínculo. Nuestro deber, y el de las autoridades, es seguir investigando.

El triunfo de Biden golpea y nos golpea sobre todo a nosotros, los venezolanos. Es una noticia durísima para todos los que queremos rescatar la libertad de nuestro país, queremos que Estados Unidos siga siendo una nación libre y para ello le apostábamos a la reelección de Donald Trump.

Sin embargo, lamento la miopía de coidearios. Lo peor es dejarse embaucar. Primero se dijo que toca esperar a las cortes federales, luego a la Corte Suprema y al 14 de diciembre, con el Colegio Electoral. Dicen que la palabra la tiene el Senado, de mayoría republicana, pero cuando su líder, McConnell, felicita a Biden, cambian la tesis y ahora todo recae en la Cámara de representantes (donde hay menos esperanzas, pues es de mayoría demócrata).

Este fue el tuit por el que Reagan Battalion perdió 2000 seguidores: «Joe Biden va a ser presidente. Puedes o vivir en una tierra de fantasía, soñando sobre una fuerza que mágicamente cambiará las elecciones, o te puedes unir a los que vamos a combatirlo y bloquear su agenda izquierdista».

Uno escribe sobre lo probable y hoy lo probable es que Joe Biden se juramentará el 20 de enero del próximo año. Es duro, es lamentable, pero el tipo, que no representa ningún proyecto, no es líder ni de su partido y anda rodeado de escándalos de corrupción, le ganó a Trump, un imparable fenómeno de la política que revolucionó por completo al Partido Republicano. Huirle a esto no lo hará desaparecer ni alterará los hechos. El dilema es claro: o negar la realidad o enfrentarla. Yo me adhiero a la postura del Reagan Battalion, aunque uno pierda seguidores por ello.

1 comment
  1. Leí y releí y no podía creer lo que leía y releía. Entiendo que Mike Pence no puede tirarse de loco y violar la ley para luego ser demandado ante jueces que juzgarán si su decisión está ajustada a derecho. Vale decir votar por estados el 06 de Enero. Aún así pienso que lo que debe aflorar – el fraude- aflorará y America se enrumbará a corregir males. Interpreto de la lectura y posición del co-editor que está dando por sentado que Trump no debe ni puede hacer lo quien suscribe piensa que hará.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
Jair Bolsonaro, Brasil

Ministro de Economía de Brasil detuvo golpe en marcha contra Bolsonaro

Next Article
EFE/ Sáshenka Gutiérrez

Covidiotas

Related Posts
Total
0
Share