fbpx
Harris

Los terribles errores del plan de Kamala Harris para restablecer la economía

La vicepresidenta quiere volver a aplicar el mismo enfoque que causó graves problemas en primer lugar

Por Brad Polumbo

La administración Biden no sólo quiere que Estados Unidos se recupere de la crisis de COVID-19: quiere “reconstruir mejor”, como revela su último eslogan. Pero, ¿qué significa exactamente eso en la visión de la Casa Blanca? La vicepresidenta Kamala Harris ofrece algunas respuestas en un nuevo artículo de cobertura de Forbes, que acaba de redactar. 

El artículo explica “cómo aprovechar este momento para garantizar que todos tengan la oportunidad de perseguir el sueño americano”. Harris quiere hacerlo aprobando billones más en gasto federal bajo la apariencia de financiación de infraestructuras y apoyo a las familias. ¿Por qué?

Dice que la economía está quebrada.

“La pandemia ha puesto de manifiesto los fallos y las fisuras de nuestra economía”, escribe la vicepresidenta. “Una de cada tres pequeñas empresas ha cerrado. Casi dos millones de mujeres se han visto obligadas a dejar de trabajar. Y millones de familias han tenido dificultades para comprar alimentos y cubrir el alquiler”.

Harris sostiene que “en este momento, más que reparar, debemos reimaginar”.

Para respaldar su argumento de que la economía necesita una revisión impulsada por el gobierno, cita lo difícil que ha sido “durante la pandemia, para las mujeres propietarias de negocios quedarse sin guardería. Algunas han tenido que hacer entregas a clientes con niños en el auto. Otras han tenido que llevar a sus hijos al trabajo”.

Además, la vicepresidenta afirma que la pandemia demostró que la economía era demasiado rígida para adaptarse a las necesidades de los americanos.

“Ante lo inimaginable, los empresarios americanos tomaron la decisión de reimaginar sus negocios”, escribe Harris. “Las tiendas… han tenido que cambiar rápidamente a la red para retener a los clientes, aprovechando una demanda que probablemente esté aquí para quedarse. Los restaurantes… han tenido que crear cenas al aire libre para hacer lo mismo. Mientras tanto, innovadores de todo tipo han creado nuevos productos para el momento”.

“Hoy en día, nuestra nación debe reimaginar nuestra economía, para que cada empresario americano pueda lanzar y hacer crecer una empresa”, concluye finalmente la vicepresidenta. “Es en esta reimaginación donde seguiremos siendo competitivos y saldremos de esta pandemia más fuertes que antes”.

Harris ha identificado verdaderos problemas. Pero el error más evidente que aqueja a su visión de la recuperación económica tras la pandemia es que diagnostica erróneamente el origen de todos esos problemas. Lo que Harris ve como fallos del mercado que requieren una revisión del gobierno y un gasto federal sin precedentes son en realidad problemas creados por la excesiva participación del gobierno en primer lugar.

Por ejemplo, no fue el mercado libre el que obligó a una de cada tres pequeñas empresas a cerrar o a millones de mujeres a dejar de trabajar, sino que fueron las órdenes de confinamiento del gobierno las que, literalmente, hicieron ilegal que los propietarios de empresas abrieran sus puertas (al tiempo que aportaban escasos beneficios, si es que había alguno, para mitigar el COVID-19 y creaban toda una serie de consecuencias de segundo orden que ponían en peligro la vida).

Fue el gobierno, no el virus, la causa principal del desempleo generalizado y del cierre de pequeñas empresas. Como prueba, basta con considerar el hecho de que los estados que adoptaron un enfoque más laissez-faire respecto a las restricciones del COVID-19 tienen casi universalmente tasas de desempleo mucho más bajas que los que implementaron y mantuvieron duros cierres.

Por supuesto, Harris no se equivoca al identificar los graves problemas a los que se enfrentan las madres trabajadoras que carecen de guardería durante la pandemia. 

Pero es como si la vicepresidenta no hubiera tenido en cuenta por qué tantas personas tienen dificultades y asumiera simplemente que la solución al problema es el cuidado de los niños para todos financiado por los contribuyentes. En realidad, fueron los mandatos del gobierno los que cerraron forzosamente las escuelas —a pesar de las amplias pruebas científicas de que no eran focos para el COVID-19 y de que los niños corrían poco riesgo— los que dejaron a las familias americanas en una situación de cuidado de niños tan grave.

Las quejas de la vicepresidenta sobre los negocios que luchan por adaptarse son igualmente frustrantes. ¿Por qué les costó tanto a los restaurantes adaptarse a las comidas al aire libre y a los distintos tipos de comercios? La mayoría de las veces, porque las inútiles normativas de los gobiernos locales hacían que fuera ilegal hacerlo sin pasar por complicados y costosos procesos de permisos.

Una y otra vez, las pruebas de Harris de que necesitamos un gobierno más grande apuntan a los problemas creados por un gobierno grande. La vicepresidenta quiere duplicar el mismo enfoque que causó los graves problemas en primer lugar, pero esta visión de la recuperación es peligrosamente ingenua. 

Si realmente queremos “salir de esta pandemia más fuertes que antes”, debemos admitir la raíz de esos problemas y reconocer que la toma de decisiones descentralizada por parte de personas libres siempre nos servirá mejor que los torpes dictados de desapegados e interesados burócratas gubernamentales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
Judeofobia, El American

Judeofobia y 27 años de impunidad

Next Article
Cuba, El American

Cuba y la retorcida lógica de la represión totalitaria

Related Posts
Total
0
Share