fbpx



val-demings

Val Demings va por el escaño de Marco Rubio en el Senado

La representante demócrata intentará ganar el escaño de Marco Rubio en el Senado en 2022

[Read in English]

La representante del 10º distrito del Congreso de Florida, Val Demings (demócrata), tiene previsto anunciar sus intenciones de presentarse al escaño del Senado que actualmente ocupa el senador republicano Marco Rubio, según un informe publicado por Politico. El escaño de Marco Rubio en el Senado, toda la delegación de la Cámara de Representantes de Florida y la gobernación estarán en la papeleta de las elecciones intermedias de 2022.

Demings, que saltó a la fama cuando fue seleccionada como una de las gestoras de la Cámara de Representantes para el primer impeachment del presidente Trump en 2020, fue elegida para la Cámara en 2018 tras haber sido la jefa de Policía de Orlando entre 2007 y 2011. Anteriormente se había informado de que era una posible candidata a la carrera por la gobernación, con encuestas que la mostraban por detrás tanto del gobernador DeSantis como del potencial aspirante demócrata Charlie Christ.

Sin embargo, parece que la representante de tres mandatos ha decidido fijar su objetivo político en el Senado y permanecer en Washington D.C. en lugar de trasladarse a Tallahassee. Según fuentes citadas por Politico, la legisladora decidió lanzarse contra Rubio en lugar de DeSantis debido a su aparente frustración por la “obstrucción” de los republicanos del Senado a la agenda de Biden.

escaño de Marco Rubio en el Senado, El American
Los demócratas quieren mejorar su decepcionante rendimiento del 2020 en Florida. (EFE)

Val Demings tendría que ganar primero las primarias demócratas para la nominación al Senado, un puesto al que aparentemente aspiran al menos otros tres políticos demócratas del área de Orlando. Sin embargo, su relativa fama podría hacer más fácil para la congresista ganar la nominación para el escaño del Senado, o al menos más fácil que tratar de derrotar al exgobernador Charlie Crist en las primarias demócratas para las elecciones de gobernador.

Demings también se enfrentaría a un reto muy duro para arrebatarle el curul a los republicanos, principalmente por tres razones: se enfrenta a un político experimentado que ya ha ganado dos carreras estatales, se presentará como parte del partido del presidente en una elección de mitad de período (“midterm”), y los demócratas han fracasado en Florida desde su última victoria importante a nivel estatal en 2012.

Marco Rubio sabe cómo ganar elecciones en Florida

Rubio, que ganó por primera vez el escaño en el Senado en 2010 como parte del movimiento del Tea Party que arrasó en el país, defenderá su escaño por segunda vez después de haber ganado fácilmente su reelección en 2016 por un amplio margen. El senador junior por Florida se ha convertido en uno de los rostros más fácilmente reconocibles del GOP durante la década de 2010 e incluso fue apodado “el salvador republicano” en una famosa portada de la revista Time, en 2013.

Sin embargo, los tiempos han cambiado desde la publicación de esa portada y la meteórica carrera de Rubio hacia la cima del GOP. Sufrió un golpe en 2016 cuando fue derrotado por la entonces estrella de los realities Donald Trump para la nominación republicana a la Presidencia, aunque el senador ha mostrado su disposición a considerar una carrera presidencial en 2024, si las circunstancias lo permiten.

Independientemente de los planes futuros de Rubio en el brutal campo de la política nacional, conservar su escaño en el Senado de Florida será vital en cualquier caso. Senadores que se presentan a las elecciones presidenciales no son una rareza: JFK y sus hermanos lo hicieron en los años ’60 y ’80, el presidente Biden lo hizo en 1988, Hillary Clinton y Obama también lo hicieron en 2008, y lo mismo el difunto héroe de guerra y senador por Arizona John McCain en 2008.

escaño de Marco Rubio en el Senado, El American
El senador republicano Marco Rubio estará buscando su reelección en el 2022. (EFE).

Hay buenas razones para ello, ya que los senadores están relativamente a salvo del riesgo inmediato de ser expulsados del cargo debido a sus largos mandatos de seis años, y también son capaces de utilizar su posición para mantener sus marcas políticas a nivel nacional participando en los temas y controversias que roban la atención nacional tanto de los votantes como de los medios de comunicación.

A pesar de su intento fallido de ganar una contienda nacional en 2016, Rubio definitivamente no es un novato en la política de Florida. Fue presidente de la Cámara de Representantes de Florida cuando solo tenía 34 años y consiguió ganar el preciado escaño en el Senado en 2010, derrotando tanto al candidato demócrata como al exgobernador republicano convertido en independiente Charlie Crist por amplios márgenes en las elecciones de 2010.

También aumentó su porcentaje de votos en 2016, a pesar de no poder ganar el estado en las primarias presidenciales, obteniendo el 52 % de los votos (frente al 49 % de 2010). De hecho, Rubio consiguió ganar tanto un recuento total de votos como un porcentaje mayor que el presidente Trump en Florida, ya que el primero obtuvo más de 200,000 más que el segundo en las elecciones de 2016.

Conquistar el escaño de Marco Rubio en el Senado será una tarea difícil para la representante Val Demings

Además del hecho de que Rubio será un oponente formidable que conoce bien la arena de la política floridana, Demings también se enfrentará a un par de desafíos críticos para sus planes de conseguir un ascenso al Senado: Florida se ha vuelto cada vez más republicana y las elecciones intermedias tienden a perjudicar al partido en el poder.

El primer hecho se ha vuelto dolorosamente claro para los demócratas de Florida, que no han logrado ganar casi todas las carreras estatales desde 2012, con la excepción de la estrecha victoria de Nikki Fried para convertirse en Comisionada de Agricultura y Servicios al Consumidor de Florida en 2018. Perdieron un escaño en el Senado en 2018 cuando Rick Scott derrotó a Bill Nelson, también perdieron por poco contra Ron DeSantis en 2018, y ni Hillary Clinton ni Joe Biden fueron capaces de derrotar a Trump en las elecciones presidenciales de 2016 y 2020.

escaño de Marco Rubio en el Senado, El American
Donald Trump logró incrementar sus números en Florida en el 2020, un signo preocupante para los demócratas (EFE)

Aunque gran parte de estas derrotas electorales han sido estrechas (especialmente las del 2018) el éxito de Trump y el GOP en las elecciones de 2020 ha levantado importantes alarmas para los demócratas de Florida, con el expresidente mejorando en 23 puntos su rendimiento en el bastión demócrata de mayoría hispana de Miami-Dade. Si la tendencia continúa, será extremadamente difícil para cualquier demócrata ganar en Florida.

Además, Val Demings tendrá la mala suerte de presentar su candidatura al Senado formando parte del partido del presidente durante unas elecciones de mitad de mandato. Tradicionalmente, los partidos en el poder reciben una paliza durante las elecciones de mitad de período: Obama perdió su mayoría en la Cámara de Representantes y perdió escaños en el Senado en lo que los demócratas consideraron un baño de sangre en las “midterm” de 2010, y Trump perdió 41 escaños en la Cámara de Representantes en 2018.

Si Biden sigue el mismo patrón que sus predecesores, entonces el Partido Demócrata estará en grave peligro de perder sus dos ajustadas mayorías en el Congreso, ya que los republicanos estarían más animados para votar en las elecciones de mitad de período que sus homólogos demócratas. Este efecto nacional podría ser terriblemente perjudicial para las aspiraciones de Deming, especialmente si se tiene en cuenta que Florida ya tiende a ser más republicana.

escaño de Marco Rubio en el Senado, El American
Los demócratas quieren cambiar su suerte electoral en Florida ¿Será Val Demings la indicada? (EFE).

Sin embargo, nada está escrito en la política, y Val Demings apuesta por ser capaz de superar a sus compañeros demócratas en el “Sunshine State” y explotar los tibios índices de aprobación que muestra Rubio en las encuestas. Demings ya ha mostrado cierta vena moderada en sus posiciones políticas (especialmente en lo que respecta a la policía) y probablemente querrá evitar que se la asocie demasiado con las alas más radicales de su partido.

No obstante, Demings se enfrentará a un reto muy duro si quiere desbancar a Rubio. Tendrá que crear una imagen que sea aceptable para una Florida cada vez más republicana, y al mismo tiempo dinamizar a la base demócrata y convencerla de que acuda a las urnas en un año de elecciones intermedias.

Si los demócratas tienen alguna esperanza de conservar el Senado, una victoria de Demings en Florida sería música para los oídos del líder de la mayoría, Chuck Schumer.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
desplome del Bitcoin

¿Quiénes son los responsables del desplome del Bitcoin?

Next Article
Pizza

Bitcoin Pizza ¡salva a las criptos mientras comes en tu casa!

Related Posts
Total
0
Share