fbpx
Saltar al contenido

Denuncian abuso psicológico y adoctrinamiento en escuelas públicas

transición de género - escuelas

Contenidos

Un reportaje del Daily Wire revela algunas atrocidades cometidas en escuelas públicas del país vinculadas con el adoctrinamiento de estudiantes. Casos de violencia física y psicológica, y hasta abusos de índole sexual salieron a la luz.

El reportaje, escrito por Luke Rosiak, relata cómo en la comunidad de Santa Bárbara en California se inició una cruzada legal contra el adoctrinamiento de estudiantes por “envenenar la mente de los niños pequeños”.

Racismo y sexualidad en las escuelas a escondidas de los padres

En 2019 los padres denunciaron que las escuelas del distrito requerían que todos los estudiantes tomaran cursos de “estudios étnicos”, impidiéndoles informarse sobre el plan de estudios que “capacitaba” a los niños al decirles que todos los blancos son racistas.

Pero en el Distrito Escolar Unificado de Santa Bárbara (SBUSD) no solo hay antecedentes de adoctrinamiento racial; también se conocen historias de organizaciones sin fines de lucro que intentan influenciar a los estudiantes centrándose en su vida sexual.

Una organización sin fines de lucro llamada AHA reunió a estudiantes en círculos junto a adultos, incluido uno que estuvo en prisión, para compartir detalles íntimos de sus vidas. 

"*" señala los campos obligatorios

Is the Mar-A-Lago raid an unjust witch hunt?*
This poll gives you free access to our premium politics newsletter. Unsubscribe at any time.
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

El programa fue creado por Jennifer Freed, una “astróloga y psicoterapeuta certificada” que dice atender a las personas basándose en el “ADN cósmico”.

“Tuve excelentes experiencias sexuales con chicos en la escuela secundaria y preparatoria”, dijo Freed en una entrevista con el popular podcast de consejos sexuales Sex With Emily.

El reportaje de Rosiak menciona diversas organizaciones que recibieron subvenciones del Distrito Escolar para hablar sobre “identidad étnica y racial, los estereotipos, la comunicación, los problemas familiares, el racismo, la homofobia, el sexismo y el clasismo”.

Tal es el caso de la organización ‘Comunidades Justas’, una rama de un grupo ahora desaparecido llamado NCCJ, cuyos descendientes tienen un historial inquietante de maltrato infantil en nombre de la justicia social.

Theresa Petino, una inmigrante y madre en Santa Bárbara que envió a su hija de secundaria a un programa de tres días organizado por ‘Comunidades Justas’ –porque pensó que se alineaba con sus creencias como demócrata–, se quejó ante la junta escolar de que su hija regresó “muy molesta”; y luego descubrió que en las lecciones inculcaban a los estudiantes que era poco probable que los latinos y los negros lograran el éxito en Estados Unidos.

Casos como estos empiezan a replicarse en el país, evidenciando que para las escuelas los padres ya no tienen derecho a serlo en lo que respeta a la vida de sus hijos.

¿Todos son nuestros niños?

El presidente Biden, hablando a los maestros en la Casa Blanca la semana pasada para la ceremonia del Maestro del Año, llegó a decir: “Todos son nuestros niños. La razón por la que ustedes son los maestros del año es porque reconocen eso. No son los hijos de otra persona. Son como los tuyos cuando están en el salón de clases”.

Sin embargo, para los padres preocupados por le estabilidad emocional y física de sus hijos, compartir la tutela con el Estado no es opción.

“Nosotros, los padres, no estamos interesados ​​en la crianza compartida con el Estado”, dijo Lauren DeBellis en un artículo de opinión publicado en Fox News.

Bellis señaló que “se ha destruido toda la confianza” en escuelas del Estado “y se ha declarado un asalto en toda regla a los padres en una batalla para tomar el control de nuestros hijos”.

Aumentan las demandas

A raíz de que los padres empiezan a involucrarse más en cómo se está dando la educación de sus hijos en las escuelas públicas del país, también surgen nuevas demandas contra los Distritos Escolares por excluirlos en temas tan delicados como la posible transición de género de sus propios hijos.

En Florida recientemente se conoció la historia de  January Littlejohn, una madre y profesional de la salud mental que denunció haber sido excluida del “plan de apoyo transgénero” de su hija.

“Eventualmente vimos el plan de apoyo transgénero, que era un documento de seis páginas que completaron a puerta cerrada con mi hija, que tenía 13 en ese momento, donde le hicieron preguntas que habrían impactado absolutamente su seguridad, como qué baño prefería usar y con qué sexo prefería compartir la habitación en las excursiones nocturnas”, contó Littlejohn, quien está demandando al Distrito Escolar.

Su caso es solo uno más de decenas que han ido surgiendo en lugares como Wisconsin, Maryland, Oregon o California.

El pasado 16 de abril se conoció que padres en Massachusetts demandaron a una escuela porque habría alentado a sus niños a usar nuevos nombres sin consentimiento de los progenitores.

Los padres alegan que las políticas de las escuelas públicas de Ludlow para ocultarles información sobre las identidades de género de los niños viola sus derechos paternos y religiosos.

“Los funcionarios escolares están tomando decisiones sobre la vida de los niños que no están calificados o autorizados para tomar y lo hacen sin decirles y, a menudo, engañando a los padres”, dijo Vernadette Broyles de Child and Parental Rights Campaign a Daily Caller News.

Broyles también representa una demanda contra un distrito escolar en Florida después de que los padres dijeran que descubrieron que la escuela se estaba “reuniendo en secreto” con su hija de 12 años para tratar su “identidad de género”.

La demanda afirma que los padres no se enteraron de las supuestas reuniones semanales entre el consejero de la escuela y su hija hasta que ella intentó quitarse la vida.

Los líderes escolares supuestamente alentaron a otros a llamar niño a la estudiante de 12 años, además de darle un nuevo nombre, afirma la demanda.

Broyles, presidenta de Child & Parental Rights Campaign, dice que la demanda se presentó en parte “para proteger los derechos de los padres de poder criar a sus hijos, de dirigir el cuidado de sus hijos de acuerdo con su fe y sin la interferencia de los funcionarios del gobierno”.

Total
24
Share