fbpx
Saltar al contenido

Ridículo woke en España: Ministerio de Igualdad modifica fotos de mujeres para campaña

cartel ministerio de igualdad

Contenidos

Available: English

[Read in English]

UNA CAMPAÑA publicitaria del Ministerio de Igualdad del Gobierno de España ha desatado una polémica debido al uso de imágenes de varias modelos sin su permiso. Los detalles de lo sucedido son tan insólitos y bochornosos que el escándalo incluso ha saltado a la prensa internacional y ha puesto en entredicho la competencia de un ministerio que cuenta con un presupuesto de 20,319 millones de euros.

El 27 de julio, el Instituto de las Mujeres —un organismo público autónomo adscrito al Ministerio de Igualdad— lanzó con bombos y platillos en sus redes sociales una campaña propagandística sobre la diversidad de los cuerpos de las mujeres, bajo el lema “el verano también es nuestro”.

La campaña consistía en un cartel en el que se podía ver a cinco mujeres en actitud celebratoria superpuestas digitalmente sobre una playa. Tres de ellas eran mujeres obesas, otra mostraba sus axilas velludas y la quinta aparecía haciendo topless exhibiendo un solo pecho a consecuencia de la extirpación del otro.

"*" señala los campos obligatorios

Do you believe the FBI was planting evidence during the Mar-A-Lago raid?*
This poll gives you free access to our premium politics newsletter. Unsubscribe at any time.
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

cartel ministerio de igualdad

Cartel de la campaña “El verano también es nuestro” del Instituto de las Mujeres.

Esta iniciativa del Ministerio de Igualdad, por sí misma, fue bastante cuestionada, ya que, evidentemente, en España no existe ningún tipo de impedimento legal para que las mujeres obesas, velludas o sin pechos accedan a las playas, y culturalmente tampoco se produce discriminación alguna hacia la presencia de este tipo de cuerpos en las costas.

Sin embargo, el Ministerio de Igualdad —liderado por Irene Montero, expareja del exvicepresidente del Gobierno, Pablo Iglesias, ambos de izquierda radical— volvió a justificar parte de su gasto del dinero de los contribuyentes apoyándose en el victimismo inseparable a su ideología woke, denunciando un problema inexistente.

Más allá de lo cuestionable de la propia campaña, el escándalo saltó cuando en los días siguientes a su lanzamiento se fueron sucediendo las denuncias de varias mujeres que alegaron que para la realización del cartel se habían usado imágenes suyas sin su consentimiento.

Hay que recordar que la mayor victoria política del recientemente creado Ministerio de Igualdad ha sido la aprobación de una ley conocida como la del “solo sí es sí”, que regula la necesidad de que exista un consentimiento expreso y explícito en las relaciones sexuales entre hombres y mujeres.

Si esta primera contradicción ya resulta irónica, los detalles que se han ido conociendo del caso llegan a un nivel de absurdo que roza el paroxismo.

La primera en denunciar el uso de su imagen sin su consentimiento fue la “modelo curvy” británica Nyome Nicholas-Williams. Poco después se descubrió que dos de las mujeres del cartel son retoques digitales sin autorización de sendas fotos de la “modelo de tallas grandes” brasileña Raissa Galvão.

ministerio de igualdad curvynyome

A la izquierda foto original publicada por Nyome Nicholas-Williams el 21 de mayo en Instagram. A la derecha la foto usada en el cartel.

ministerio de igualdad raissa galvao

Comparativa entre la foto del cartel y la original del Instagram de Raissa Galvão.

Los últimos dos casos son surrealistas, máxime tratándose de una campaña que supuestamente pretendía “dar visibilidad a los cuerpos diversos”. La foto de la mujer con pelos en el sobaco fue también birlada a la británica Siângreen-Lord, a quien no solo se le añadió digitalmente vello en su depilada axila, sino que además sustituyeron su prótesis ortopédica por una pierna.

La última mujer en denunciar la campaña ha sido la fotógrafa Ami Barwell, autora de una serie de imágenes sobre mastectomías. El Ministerio de Igualdad habría usado dos de sus fotografías, mezclando el cuerpo de una mujer con un solo pecho con el rostro de Juliet FitzPatrick, a la que le han extirpado ambos y que ahora, por culpa de la magia digital del Ministerio de Igualdad español, tiene que ver su rostro sobre un cuerpo con un pecho añadido.

Reacción del Ministerio de Igualdad a la polémica del cartel.

A raíz del escándalo, el Instituto de las Mujeres y el Ministerio de Igualdad se han limitado a retirar la campaña y a cargar las culpas sobre la artista freelance contratada para su diseño, Arte Mapache. Lejos de asumir su responsabilidad, ambos organismos públicos se consideran “partes perjudicadas”, asegurando que “en ningún momento tuvimos conocimiento de que eran modelos reales”. No contentas con esta peregrina excusa, redoblaron su discurso woke en un extraño vídeo que subieron a Instagram, pero que ya ha sido borrado.

En el vídeo podía verse a la ministra de Igualdad, Irene Montero, y a la secretaria de Estado de Igualdad, Ángela Rodríguez, defendiendo la campaña publicitaria a pesar de sus irregularidades e incoherencias.

La secretaria de Estado de Igualdad declaraba que “a las personas que tienen cuerpos diversos: gordos, muy delgados, con pelos donde se supone que no deberían tenerse, a las que siempre hemos tenido miedo de enseñar nuestro cuerpo como es porque se nos ha dicho que había una forma de tener un cuerpo correcto y que el nuestro no era ese tipo de cuerpo: sí que es necesario que se nos diga que podemos ocupar los espacios públicos”.

Continuó se retahíla de conceptos woke diciendo que “es una cuestión que está íntimamente relacionada con los estereotipos y los roles de género y que reproduce al final las desigualdades que sufrimos las mujeres y los hombres”.

“Por eso queríamos hacer esta campaña, para recordar que todos los cuerpos son válidos, que la belleza se expresa de múltiples formas y que todas nos merecemos poder estar en la playa, en la piscina, etc.”, remató Ángela Rodríguez.

Por su parte, Irene Montero agregó: “Así que para todas, para todos, para todes [sic], pero especialmente para todas vosotras, tengáis el cuerpo que tengáis, que sepáis que aquí tenéis un ministerio que va a luchar hasta que la playa y la vida sean para todas, y que sean felices para todas”.

Como puede apreciarse en sus publicaciones de redes sociales, al menos las mujeres afectadas por la sustracción y manipulación de sus imágenes no están demasiado felices. Y tampoco debe de estarlo la diseñadora sobre la que han descargado toda la responsabilidad.

Al igual que en Rebelión en la Granja de Orwell, hasta para el Ministerio de Igualdad de España todas las mujeres son iguales, pero algunas son más iguales que otras.

 

Ignacio Manuel García Medina, Business Management teacher. Artist and lecturer specialized in Popular Culture for various platforms. Presenter of the program "Pop Libertario" for the Juan de Mariana Institute. Lives in the Canary Islands, Spain // Ignacio M. García Medina es profesor de Gestión de Empresas. Es miembro del Instituto Juan de Mariana y conferenciante especializado en Cultura Popular e ideas de la Libertad.

Social Networks: @ignaciomgm

Total
20
Share