fbpx
Alaska Cannabis

Marihuana medicinal: 4 estados conservadores dan lección de libertad a NY

Alaska le da la bienvenida a otros estados conservadores que han respaldado iniciativas a favor del uso del cannabis, dándole una lección Nueva York

El pasado 3 de noviembre además de las elecciones presidenciales y del Congreso, algunos estados realizaron consultas internas referentes a temas locales. El uso de la marihuana medicinal y recreativa fue una de las iniciativas principales para los votantes de Arizona, Montana, Mississippi y Dakota del Sur, estados con votantes tradicionalmente conservadores. 

Mientras que Arizona, Montana y Dakota del Sur aprobaron su uso recreativo, este último además aprobó en la misma contienda el uso medicinal de la planta convirtiéndose en el primer estado en aprobar 2 medidas a favor de la marihuana al mismo tiempo, los votantes en Misisipi por su parte, sólo le dieron la bienvenida al uso medicinal. 

Según Steve Hawking, director de Marijuana Policy Project,“la legalización de la marihuana cuenta con el apoyo de la mayoría de los estadounidenses, independientemente de la política de partidos”, pero sin duda los conservadores han dado una lección de libertad.

Estos 4 estados se unen a los once donde ya estaba permitido su uso recreativo y a los 25 donde existe uso medicinal . Según los defensores de estas medidas, la marihuana legal crearía nuevos negocios y generaría crecimiento económico para los estados. ¨El consumo de cannabis medicinal también es atractivo para la población del estado que necesita atención para enfermedades crónicas físicas y mentales¨.

Estados con votantes Conservadores a favor de la Libertad

Llama la atención el alto porcentaje de aprobación de estas iniciativas por los votantes de estos estados conservadores. Por ejemplo, en Misisipi, las medidas aprobadas respecto al cannabis medicinal, contaron con el 73% de los votantes respectivamente. A su vez, en estados con una mayoría izquierdista como Nueva York, el uso recreativo la marihuana aún es penalizado.

Mientras que en Nueva York los habitantes continúan delegando a los políticos la potestad de decisión sobre el uso del cannabis, en los estados conservadores la iniciativa ciudadana ha sido la clave para lograr la legalidad.

Los ciudadanos de estos cuatro estados gozan de impuestos bajos y una tradición empresarial más fuerte que les permite tomar decisiones basadas en el mercado y en los intereses propios, y no en los del político de turno como ocurre en Nueva York.

El negocio legal de la marihuana, en EE. UU., por lo general nace de la mano de la pequeña empresa. Cultivos locales, médicos privados, tiendas y cafés pequeños son la base de este negocio que revitaliza la economía y le dejó a Colorado más 1,000 millones de dólares de ingresos fiscales sólo dos años después de haber alcanzado la legalización en 2014. La proyección en ventas de marihuana medicinal y recreativa en los Estados Unidos según la prensa es de 19,000 millones de dólares para este 2020. 

Pacientes de enfermedades crónicas son los más beneficiados

Según el Departamento de Salud Pública y Servicios Humanos de Montana, más de 500 proveedores de marihuana atendían a 38,385 personas en julio, lo que representa casi el 4% de la población del estado. 

Por otro lado, Jamie Grantham, portavoz de Mississippians for Compassionate Care y quien se ha descrito a sí misma como una “republicana conservadora”, dijo a la prensa que “la marihuana es una planta que Dios hizo y puede brindar alivio a quienes están sufriendo”. Además aseguró que: “si esto es algo que se puede usar para ayudar a aliviar el dolor de alguien, entonces debería poder usarlo”.

La opinión de Grantham es fundamental para entender que el argumento de los ciudadanos tradicionalmente conservadores a la hora de votar estas iniciativas de corte liberal, gira entorno al respeto del individuo y a su derecho a elegir soluciones acorde a las circunstancias personales.

En el año 2015, los votantes en Alaska, un estado reconocido por sus posturas alineadas a la derecha tradicional, le dieron la bienvenida al uso medicinal, recreativo y cultivo privado de la marihuana, convirtiéndose en el tercer estado en legalizar su consumo.

No se trata, pues, de promover el consumo masivo de sustancias o de imponer un pensamiento particular a la comunidad, sino de resolver problemas que afectan a millones de personas en los Estados Unidos.

Total
2
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
Biden, plan económico, subir impuestos

La agenda económica de Biden: impuestos y más impuestos

Next Article

El desempleo que vendría si Biden impone estrictas cuarentenas

Related Posts
Total
2
Share