fbpx
Saltar al contenido

En una acción poco común, Estados Unidos entrega a los talibanes una lista de aliados afganos y ciudadanos americanos

taliban-list

Esta entrada también está disponible en: English

[Read in English]

Mientras Estados Unidos lamenta la muerte de al menos 13 soldados americanos en ataques suicidas cerca del aeropuerto internacional Hamid Karzai de Kabul —uno de los ataques terroristas más mortíferos que ha sufrido el ejército americano en los últimos años—, Politico ha informado de que el gobierno de Biden ha entregado a los talibanes una lista con los nombres de ciudadanos americanos, titulares de tarjetas de residencia y aliados afganos con el fin de “acelerar la evacuación de decenas de miles de personas” del Afganistán dominado por los talibanes.

Según los informes, Estados Unidos entregó a los talibanes una lista de nombres con las personas que los militares americanos pretendían evacuar. En la lista también figuraban los aliados afganos que huyen precisamente de las posibles represalias de las fuerzas talibanes que han irrumpido en Kabul.

Durante las declaraciones del jueves en la Casa Blanca, se le preguntó al presidente si Estados Unidos había proporcionado nombres de americanos y aliados afganos a los talibanes. Biden no negó la acusación y explicó que “ha habido ocasiones” en las que Estados Unidos ha compartido alguna información con los talibanes sobre los evacuados que llegaban al aeropuerto y que aunque no podía decir “con certeza que haya habido realmente una lista de nombres” eso “no significa (…) que no haya existido”.

La decisión, que al parecer se tomó durante los primeros días de la evacuación, fue muy criticada por los funcionarios del gobierno, y el artículo cita a un funcionario de defensa que dijo que la administración básicamente había “puesto a todos esos afganos en una lista de espera”. Estos temores son fundados, ya que a finales de julio, un traductor afgano fue decapitado por los talibanes después de que intentara, sin éxito, escapar de un puesto de control talibán.

Estados Unidos
Miles de afganos y estadounidenses han escapado del país desde el aeropuerto de Kabul (Imagen: EFE)

Los talibanes están a cargo de la seguridad en Kabul

Los talibanes no sólo han asesinado a aliados afganos en el pasado reciente, sino que han seguido haciéndolo en el presente, con informes de que los talibanes van de puerta en puerta buscando a quienes colaboran con Estados Unidos. Un locutor alemán dijo al periódico progresista británico The Guardian que los talibanes habían matado a un familiar de uno de sus reporteros, y un informe reciente de Amnistía Internacional describió cómo los talibanes masacraron a miembros de la minoría musulmana chiíta Hazara.

El artículo también revelaba que los mandos militares estadounidenses se han referido a los talibanes, contra los que Estados Unidos lleva luchando los últimos 20 años, como “nuestros socios afganos” en diversas comunicaciones escritas y verbales. Es valioso señalar que esos “socios” y Al-Qaeda “siguen estrechamente alineados y no muestran indicios de romper sus vínculos”, según un informe de la ONU publicado en junio de 2021, hace apenas dos meses.

La aparente decisión de Estados Unidos de compartir información clave de aquellos ciudadanos afganos que han sido de crucial ayuda para las fuerzas de la Coalición que han luchado en Afganistán desde 2001 ha sido muy criticada por los legisladores republicanos.

El representante Dan Crenshaw (R-TX), también veterano de Afganistán, calificó esa decisión como “al borde de la traición” y que los responsables deberían “ir a la cárcel”. El senador Bill Hagerty (R-TN) condenó a Biden porque “desvió vergonzosamente la responsabilidad” al responder a una pregunta sobre la lista en una rueda de prensa, diciendo que “dio a los terroristas una lista de asesinatos y rehenes”.

Incluso los principales demócratas parecen haber empezado a criticar la gestión de Biden en la retirada afgana, y el senador Bob Menéndez (demócrata por Nueva Jersey) emitió un comunicado en el que condenaba los ataques del jueves y afirmaba que, aunque no se conocen todos los detalles sobre el ataque, “una cosa está clara: no podemos confiar a los talibanes la seguridad de los americanos”.

El comunicado de Menéndez contrasta directamente con las explicaciones dadas por el jefe del Mando Central de Estados Unidos, que está a cargo de los activos militares americanos en la región, quien dijo a los periodistas en una rueda de prensa que los talibanes “están proporcionando el cordón de seguridad exterior alrededor del aeródromo” y que Estados Unidos seguirá acercándose a los talibanes para asegurarse de que “hacen lo que pueden para protegernos”.

El gobierno de Biden ha llevado a cabo una evacuación en una ciudad controlada por fuerzas hostiles, a través de una única pista de aterrizaje en el aeropuerto de Kabul, rodeada de miles de civiles afganos desesperados, en un plazo muy ajustado, y confiando en que los talibanes se bastarían para proporcionar seguridad a las fuerzas militares y civiles americanos.

La evacuación de Kabul parece estar llegando a sus últimos y más peligrosos días, pero el fantasma de la debacle afgana podría muy bien perseguir a Joe Biden durante el resto de su presidencia.

Daniel Chang
Total
15
Share