fbpx
Saltar al contenido

Estados Unidos es parcialmente libre: esta es la razón

The U.S. Is Partly Free: Here’s Why

Contenidos

Esta entrada también está disponible en: English

ESTADOS UNIDOS es un país parcialmente libre. No hay un gobierno en el poder, sino un régimen. En los Estados Unidos de hoy, uno es libre siempre que no cruce los parámetros ideológicos que la élite gobernante ha establecido. Esta descripción orwelliana no es surrealista ni una teoría de la conspiración. Está apoyada en hechos, que se basan en características seminales de regímenes no democráticos para llegar a su conclusión. Aquí están las pruebas.

¿En qué consiste exactamente el régimen woke de Estados Unidos?

El principal sueño de los bolcheviques era llevar la revolución comunista a USA. Huyendo de la Alemania nazi, el exilio de la Escuela de Fráncfort en Estados Unidos permitió a los marxistas alemanes acceder a las principales instituciones educativas y culturales americanas. El peregrinaje desde el marxismo clásico, basado en la economía, a la transición crítica y culturalmente dominante de la religión política de Marx y Engels se prolongó durante décadas. La caída del comunismo soviético lo convirtió en el único juego oficial para alcanzar el poder en las sociedades democráticas.

El trabajo de los marxistas culturales tuvo muchos teóricos americanos destacados. Entre ellos estaban Saul Alinsky y Derrick Bell. Barack Obama tuvo mentores comunistas en su línea de sangre y en sus círculos familiares íntimos. Sin embargo, Alinsky y Bell proporcionaron una importante base ideológica para la misión de Obama de “cambiar” a USA. La elección presidencial de 2008 puso a un socialista fabiano en la Casa Blanca. Fue entonces cuando comenzó el régimen woke.

En cuanto a la praxis, el socialismo fabiano y el marxismo cultural combinan perfectamente bien. Este último ofrece mayor munición intelectual. La teoría crítica de la raza (TCR), la ideología de género (IG) y la teoría crítica queer (TCQ) son los tres principales principios marxistas que la izquierda emplea en Estados Unidos para extender el control sobre la sociedad delegando su autoridad en los ámbitos legal, educativo y de aplicación de la ley federal en el país.

"*" señala los campos obligatorios

Will you be voting in the upcoming midterm election?*
This poll gives you free access to our premium politics newsletter. Unsubscribe at any time.
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

Obama purgó al Partido Demócrata de los no radicales y lo reestructuró. En las más altas esferas de las agencias policiales federales, como el FBI, la CIA, la NSA, la DIA, el Departamento de Justicia, el IRS, el Departamento de Estado y las principales agencias reguladoras, puso a un ejército de personas con ideas afines para que se dedicaran a deconstruir Estados Unidos.

Aplicación arbitraria de la ley

Los regímenes no democráticos aplican la ley de forma arbitraria. Este es un rasgo distintivo de las dictaduras. Aunque este ejercicio injusto de la justicia puede ser “legal” en los estados autoritarios, se produce con “órdenes de detención” aprobadas por el régimen. El proceso es espurio, juzgado desde un punto de vista democrático. El Estado de derecho, como factor inmutable en Estados Unidos, está actualmente roto. Nadie está por encima de la ley, excepto si tu apellido es Biden, Clinton, Obama, Soros, o cualquiera afiliado a una causa de izquierdas. Existe un sistema judicial de dos niveles.

La operación de la campaña del DNC-Clinton de 2016 de contratar a un espía extranjero (Christopher Steele) para fabricar un “informe” (Steele Dossier) que sería entregado al FBI y la CIA, lanzando solicitudes fraudulentas de FISA para llevar a cabo el espionaje de un candidato presidencial americano en una elección ha ido judicialmente sin control. Este intento ilegal de amañar las elecciones de 2016 fue autorizado por Obama. Tras la soberana victoria de Trump, la mentira de la colusión con Rusia fue filtrada a la prensa nada menos que por el jefe del FBI, James Comey. La intención era derrocar “legalmente” a un presidente elegido. Toda la premisa del grueso de la guerra de la izquierda para desbancar a Trump se basó en información fraudulenta que se inició con Clinton y el DNC (Comité Nacional Demócrata).

Los más de 33,000 correos electrónicos de Clinton que fueron deliberadamente destruidos mientras se investigaba, un claro intento de evadir el escrutinio e incuestionablemente ilegal, ha quedado impune. Los negocios de Hunter Biden, una trama de tráfico de influencias que ha puesto en peligro la seguridad nacional americana con acuerdos sin escrúpulos con Rusia y China, ha estado a la disposición del FBI desde 2019. El infame portátil afirma, de forma convincente, que el presidente Biden conocía los tejemanejes de su hijo. John Brennan (director de la CIA) y James Clapper (jefe del DNI), ambos al servicio de Obama, desinformaron fomentando las falsas narrativas sobre la colusión rusa y encubrieron al hijo de Biden calificando los hechos de “desinformación”. Los ejemplos pudieran continuar. El proceso judicial al que se enfrentaron estos casos fue el de la impunidad.

La persecución política de la oposición

La afirmación absurda de que existe una amenaza inminente a la seguridad nacional por parte de “supremacistas/nacionalistas blancos” es una estratagema para aplastar a la verdadera oposición al régimen de Obama/Biden. Las madres de la PTA que luchan contra el adoctrinamiento TCR, IG y TCQ de sus hijos están siendo tratadas por el FBI como terroristas domésticos. Roger Stone, Paul Manafort, Peter Navarro y Steve Bannon son solo algunas víctimas notables de la persecución política de los demócratas. El proyecto socialista, que está en juego, necesita amordazar a quienes lo desafían en su intención hegemónica.

La redada del FBI en la casa de Trump en Florida con el pretexto de asegurar los documentos presidenciales en cuestión, autorizada por un juez donante de Obama con vínculos con figuras corruptas del Partido Demócrata (Epstein), sin la supervisión de los asesores legales nombrados por Trump es similar a la forma en que estos asuntos se resuelven en Rusia, Cuba, Venezuela, Nicaragua y Bolivia. Esta fue una operación dirigida por la policía política del régimen de Obama/Biden. Hoy en día, esto podría ocurrirle a cualquiera que no esté de acuerdo con la política de la izquierda.

Limitación de la libertad de expresión

Controlar lo que la gente dice es otra característica del autoritarismo. Los oligarcas de las redes sociales, que forman parte del régimen en el poder hoy en día, hacen el trabajo sucio de ahogar la libertad de expresión. Esto es lo que Herbert Marcuse llamó “tolerancia represiva”. Etiquetas como “discurso de odio”, “espacios libres”, “inclusividad” son disfraces para suprimir el lenguaje y el pensamiento que las Big Tech consideran que contradicen la línea oficial. Los regímenes comunistas y fascistas tenían departamentos que se ocupaban de ello. En Estados Unidos, Twitter, Facebook, Google, Microsoft, YouTube y otros son una parte no elegida del Gobierno. Cualquiera que cuestione su base de control hegemónico es silenciado.

Manipulación de las elecciones

Manipular el proceso electoral es una hazaña habitual de los regímenes no democráticos. Las elecciones de 2016 fueron manipuladas por la Casa Blanca de Obama y el DNC. Las elecciones de 2020 no fueron ni libres ni justas. Irregularidades flagrantes con los votos por correo en estados clave, la distribución desigual de dinero privado (“ZuckBucks”), cambios ilegítimos en las leyes electorales por parte de actores inconstitucionales, buzones no supervisados, todo ello pone en duda la autenticidad del proceso. Los demócratas han inventado todo tipo de demandas y extrañas impugnaciones de las leyes de integridad de los votantes destinadas a combatir el fraude. El régimen de Obama/Biden entiende que unas elecciones limpias podrían obstaculizar su misión.

Presos políticos

Un sistema de presos políticos es primordial para los regímenes dictatoriales. El asalto al Capitolio del 6 de enero (J6) fue un acto criminal. Hubo allanamiento, daños a la propiedad y otros actos de violencia. Las acusaciones correspondientes estaban justificadas, en algunos casos. Sin embargo, la imposición de cargos de conspiración por sedición indica que las acciones ilegales e incorrectas en cuestión, transmiten el propósito de derrocar al gobierno. El tratamiento en las cárceles de DC de los acusados del J6 ha sido un reflejo de los de algunos regímenes no democráticos. Aquí, de nuevo, está el problema del doble rasero legal que depende de la causa que defienden.

Black Lives Matter (BLM) y Antifa sabotearon tribunales federales, comisarías de policía (con policías dentro) e iglesias durante 2020. Ni un solo subversivo fue acusado de sedición. El hecho de que BLM/Antifa llamen expresamente a la transformación de los Estados Unidos y ejerzan la violencia en ese nombre, uno pensaría que un cargo de conspiración de sedición sería apropiado para estos grupos comunistas. Totalmente, al contrario. Muchos políticos demócratas, incluyendo a Kamala Harris, buscaron ayuda económica para los manifestantes, lo que claramente tenía una intención política.

Conclusión

El régimen de Obama/Biden debe ser detenido. Seguirán presionando para conseguir mayores espacios de gobierno autoritario. Los republicanos deben actuar agresivamente después de las elecciones intermedias. Hay que hacer retroceder el rumbo del fabianismo/marxismo y revisar sus instituciones. El Estado profundo, auxiliar del actual régimen de Washington, debe ser desmantelado. Las Big Tech deben ser reguladas como transportistas comunes. Estados Unidos, una vez más, merece estar en la categoría de libre, no parcialmente libre.

Julio M Shiling, political scientist, writer, director of Patria de Martí and The Cuban American Voice, lecturer and media commentator. A native of Cuba, he currently lives in the United States. Twitter: @JulioMShiling // Julio es politólogo, escritor, director de Patria de Martí y The Cuban American Voice. Conferenciante y comentarista en los medios. Natural de Cuba, vive actualmente en EE UU.

Total
55
Share