fbpx
Saltar al contenido

Estados Unidos entra en recesión

Recesión

Available: English

Estados Unidos oficialmente ha entrado en recesión, tras la publicación por parte de la Oficina de Análisis Económico del dato de crecimiento del segundo trimestre de 2022 que apunta a una caída negativa del 0.9 %.

El primer trimestre de este año la economía americana se contrajo 1.6 %, marcando la primera caída en el crecimiento económico de la nación desde la pandemia.

Los datos de crecimiento negativo de Estados Unidos durante el segundo trimestre se deben a una caída en la compra de vivienda ante el alza en las hipotecas, los consumidores también han controlado su gasto ante la inflación rampante y los negocios han disminuido sus niveles de inventario.

Algunos economistas, como el antiguo asesor económico de la Casa Blanca y exrector de Harvard, Larry Summers, anticiparon que Estados Unidos se encontraba ad-portas de una recesión, sin embargo, otros como el premio nobel Paul Krugman descartaron ese riesgo.

La noticia cae como un balde de agua fría para la administración Biden que goza de baja popularidad y su partido se encuentra en franca desventaja frente a los republicanos para las elecciones de medio término.

"*" señala los campos obligatorios

Is the Mar-A-Lago raid an unjust witch hunt?*
This poll gives you free access to our premium politics newsletter. Unsubscribe at any time.
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

Desde el día martes, la Casa Blanca se encuentra en estado de negación e incluso publicó una misiva donde le pedía a los americanos tener una visión holística de la economía y que no asumieran que dos periodos consecutivos de crecimiento negativo significan una recesión, a pesar de ser esta la definición más ampliamente aceptada entre los expertos en economía y otras áreas.

La entrada en recesión de la economía americana llega en un momento donde el país todavía se ve azotado por una inflación que ajusta el 9.1 % anual y un contexto de crisis de oferta, donde los suministros de commodities como el gas y el petróleo se han visto globalmente limitados por la guerra en Ucrania y las políticas del presidente Biden, también la política de Cero Covid-19 en China ha puesto trabas al suministro de bienes manufacturados.

Por otro lado, Estados Unidos se encuentra sin capacidad de gasto para salir por la vía fiscal o monetaria de la recesión. Mientras que la FED está disminuyendo la cantidad de dólares que circulan en el mercado, con agresivas subidas de tipos de interés; el Gobierno Federal tiene severamente agotado su bolsillo tras el desembolso de tres masivos planes de estímulo para salir de la crisis del Covid-19 que han dejado vacías las arcas de la nación más próspera del planeta.

El árbitro oficial para determinar si Estados Unidos se encuentra en una recesión es el Buró Nacional de Investigación Económica (NBER), quien puede tardar meses incluso después de la publicación del dato de crecimiento antes de determinar si el país está en medio de una recesión o no.

Estados Unidos se adentra en aguas turbias

A pesar de que el desempleo se ubica en el 3.6 %, hay señas que muestran como se está rezagando la actividad económica, como la disminución en el consumo de los hogares, la desaceleración de la demanda de vivienda o el aumento en las solicitudes de beneficios por desempleo, por primera vez desde 2021.

Incluso si el NBER determina que el periodo actual no es una recesión, Estados Unidos se ha adentrado en aguas turbias donde al menos hasta el 2023 vera poco crecimiento y una inflación moderadamente alta, o al menos así lo reconoció el presidente de la FED, Jerome Powell, en su discurso ante la prensa después de que el Comité de Marcado Abirto Federal (FOMC)  determinara subir las tasas de interés otros 0.75 puntos -emulando el alza de junio que constituyo el aumento de tasas desde 1994-.

Como consecuencia de un alza en los tipos de interés el crédito en la economía se encarece, lo que hace más costoso que los americanos puedan comprar con sus tarjetas de crédito, o incluso puedan acceder a un préstamo de vivienda, estudio o para un auto. Al haber menos dinero circulando por los sistemas de crédito, se desestimula la demanda lo que significa menos ventas para los negocios y esto se traduce en despidos de miles de americanos. La severidad de la recesión todavía está por verse.

La FED ha dado señales de mantenerse firme en contener la inflación a pesar de las consecuencias que pueda causar un alza continua en las tasas de interés. Según el fondo de inversiones, BlackRock, en su informe de perspectivas de mitad de año considera que el banco central ha perdido la capacidad de estimular el crecimiento económico y controlar la inflación, esto quiere decir que las autoridades tendrán que optar entre reducir el desempleo o los precios, pero no los dos a la vez. Tiempos volátiles se avistan en los Estados Unidos.

 

 

 

 

Total
1
Share