fbpx
Inflación oculta

Estados Unidos ya experimenta una inflación oculta

Los mercados financieros muestran un alza en todos sus indicadores, a pesar de que el sector real todavía no logra repuntar sus niveles anteriores a la pandemia

A medida que avanza el plan de estímulo del presidente Joe Biden, el consumo se recupera en todo Estados Unidos, a pesar de las optimistas noticias, muchos economistas aguantan la respiración ante las perspectiva de que la inflación se dispare.

Aunque los datos del Buró de Estadísticas Laborales ya apunta a una pequeña inflación en bienes como la energía y los alimentos, los precios de cara al consumidor todavía no parecen haberse salido de control.

No obstante, Estados Unidos ya experimenta una inflación oculta, que si bien todavía no ha afectado a los consumidores americanos, pronto podría hacerlo.

Los bienes y servicios básicos ya experimentan un leve incremento en su costo, sin embargo el aumento de precios todavía parece ser relativamente bajo. (EFE)

Normalmente la inflación tiende a medirse con respecto al Índice de Precios al Consumidor, que refleja el costo de vida a través de los cambios en el precio de los bienes y servicios que integran la canasta básica familiar de los americanos. Aun así, esta no es la única forma de medir la inflación en una economía, pues los cambios de precios no solo afectan a los consumidores finales, también afectan a las empresas que producen esos bienes y servicios de consumo.

¿Qué es la inflación oculta y cómo llegó a Estados Unidos?

El Índice de Precios al Productor es una serie de indicadores que miden los cambios en los precios que experimentan los productores (que incluye cualquier empresa: desde restaurantes, fábricas, compañías de software y vendedores de bienes raíces) en la compra de bienes, servicios y materia prima para realizar su producción y venderle al usuario final.

Aunque la inflación acumulada dese marzo del 2020 hasta marzo del 2021 de acuerdo con el índice de Precios al Consumidor fue de un un 2.6 %, la inflación acumulada que registra el Índice de Precios al Consumidor supera el 4.2 %. La mayor inflación registrada desde septiembre del 2011. Solamente la inflación del mes de marzo fue de un 1.7 %.

La manufactura y los fabricantes en Estados Unidos ya han comenzado ha enfrentar costos crecientes en la materia prima que demandan. (EFE)
La manufactura y los fabricantes en Estados Unidos ya han comenzado a enfrentar costos crecientes en la materia prima que demandan. (EFE)

De hecho, los precios de commodities tan cruciales para la manufactura americana como el hierro y la madera han crecido 112 % y 256 % en menos de un año, respectivamente. Por otro lado, el precio de cereales, tan importantes para la dieta americana, como el maíz y la soja han crecido más de un 70 %, en menos de un año.

Otro reflejo de la inflación, es el creciente precio de la vivienda que no ha parado de aumentar ante una demanda cada vez más intensa y una oferta limitada. En el presente, la demanda alcanza máximos históricos, mientras que solo hay alrededor de un millón de viviendas en Estados Unidos disponibles para la venta, en comparación con los 4 millones que había en oferta en 2007, justo antes de que estallara la burbuja hipotecaria. Esta mezcla de factores ha causado que el precio de la vivienda se haya disparado en toda la nación.

Como la vivienda, el precio de los activos también se ha elevado en todo Estados Unidos, como lo muestran índices financieros como el Standar & Poor’s 500 (que ha batido récords en su crecimiento), mientras que su desempeño en el retorno sobre la inversión que otorgan las compañías listadas en este llegaron al mínimo durante el 2020, y siguen sin poder recuperarse a sus niveles pre-pandemia.

Estados Unidos afronta una escasez de 4 millones de viviendas aproximadamente, lo que ha causado que el precio de la propiedad raíz se dispare aun más. (EFE)

En otras palabras, el índice está cotizando en máximos históricos como si el sector real estuviera en un momento dinámico de altas ventas. Sin embargo, las compañías que lo integran han tenido resultados mediocres durante el 2020 y el corriente año, con algunas excepciones que se han visto beneficiadas por la pandemia como Amazon o las farmacéuticas.

La FED y el Gobierno no creen que la inflación vaya a salirse de control

La solución del Gobierno ha sido incurrir en programas de estímulo a la economía con transferencias de cheques directos a los americanos y una política monetaria expansiva por parte de la Reserva Federal (FED), que consiste en repartir a través de los bancos comerciales crédito fácil de obtener y barato, por las tasas de interés cercanas a 0.

La lógica detrás de los estímulos es esperar que este dinero extra circulante estimule la demanda y las empresas, a su vez, incrementen su actividad por la prospectiva de mayores ingresos en el futuro. Sin embargo, los americanos han ahorrado la mayor parte del dinero transferido por el gobierno demócrata, pues las repetidas cuarentenas han impedido una recuperación de la demanda.

Los mercados financieros muestran un alza en todos sus indicadores a pesar de que el sector real todavía no logra repuntar sus niveles anteriores a la pandemia. (EFE)
Los mercados financieros muestran un alza en todos sus indicadores a pesar de que el sector real todavía no logra repuntar sus niveles anteriores a la pandemia. (EFE)

Los defensores del gasto de la administración Biden-Harris para estimular la economía argumentan que al ser el dólar la mayor moneda de reserva del mundo, Estados Unidos tiene mucho más espacio para incurrir en déficits. A pesar de esto, la demanda del dólar como moneda de reserva principal ha caído a mínimo que no se veían desde 1995.

Algunos economistas opinan que este exceso de liquidez todavía no ha golpeado los precios de los consumidores debido al elevado ahorro que tienen los americanos en estos momentos, pero, una vez las restricciones se vayan levantando y la vacunación avance, la reactivación de la demanda junto a una oferta todavía débil, terminaría causando inflación en el precio de los bienes y servicios básicos.

Aunque el Gobierno americano y la FED aun no terminan de aceptar la llegada de la inflación, el incremento de precios ya está aquí y lo experimentan miles de empresas cuyos insumos se han visto encarecidos. Lo enfrentan, además, miles de inversionistas que ven cómo el costo de los activos se incrementa en el mercado y puede que pronto lo afronten todos los americanos con el encarecimiento de los bienes y servicios que integran su canasta básica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
kamala harris - frontera

Kamala Harris viajará a México y Guatemala pero no a la frontera

Next Article
Hunter y Joe Biden, fiscal especial,CEFC

La mayoría de los americanos quiere que un fiscal especial investigue a Hunter Biden

Related Posts
Total
5
Share