fbpx
Elon Musk, Big Tech

¿Están las Big Tech al borde del colapso?

“Twitter necesita ser transformado como una empresa privada”, afirmó Musk tras ofertar por el 100 % de la compañía

[Read in English]

Las Big Tech están al borde. Como he detallado extensamente en mis columnas aquí en El American, el mundo manipulador y censor de Silicon Valley es posiblemente la mayor amenaza a la libertad que enfrenta la república americana. Muchos innovadores amantes de la libertad han desarrollado plataformas y tecnologías alternativas y confiables para desafiar a las Big Tech, pero ninguno de ellos se ha acercado a superar la influencia de Facebook, Twitter y Google.

Es por eso que muchos de nosotros aceptamos la noticia de que el CEO de Tesla y SpaceX, Elon Musk, quien también es el hombre más rico del mundo, presentara una oferta para privatizar Twitter mediante la compra de toda la compañía en una valoración de $50 mil millones. A diferencia de la mayoría de los directores ejecutivos de las Big Tech, Musk realmente cree en el concepto de libertad de expresión y se opone a todas las formas de censura.

En su presentación ante la SEC, Musk afirmó: “Invertí en Twitter porque creo en su potencial para ser la plataforma para la libertad de expresión en todo el mundo, y creo que la libertad de expresión es un imperativo social para una democracia funcional. Sin embargo, desde que hice mi inversión, me he dado cuenta de que la compañía no prosperará ni servirá a este imperativo social en su forma actual. Twitter necesita ser transformado como una empresa privada”.

Ya sea que el acuerdo se lleve a cabo o no, el movimiento seguramente marcará otro punto de inflexión en la batalla contra la censura de las Big Tech. Los gustos de Facebook, Twitter y Google han ido mucho más allá de su legítimo nivel de influencia y ahora representan una amenaza activa para la libertad y la democracia. No solo se confabularon para destituir a Donald Trump de su cargo e instalar al despistado Joe Biden, sino que incluso tuvieron el descaro de censurar al entonces presidente de los Estados Unidos.

Aunque Elon Musk no es conservador ni partidario de Donald Trump (en realidad apoyó a Kanye West en las elecciones de 2020), se describe como un “absolutista de la libertad de expresión”. Mientras tanto, se ha convertido en la figura tecnológica más importante del mundo occidental. Su movimiento contra Twitter representa una amenaza existencial para el control de las Big Tech sobre la conversación nacional.

Are you proud to be an American?*
This poll gives you free access to our premium politics newsletter. Unsubscribe at any time.
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

Previous Article
Visit Lauderdale, financiada por contribuyentes, se opone a ley de Florida que protege a menores

Visit Lauderdale, financiada por contribuyentes, se opone a ley de Florida que protege a menores

Next Article
Black Lives Matter, BLM

La idiotez de la semana: BLM afirma que compró mansión de $6 millones para promover "alegría y creatividad"

Related Posts
Total
21
Share