fbpx
americanos pequeñas empresas

Un “estímulo” federal está paralizando las pequeñas empresas y fomentando monopolios

Por eso los restaurantes y otras pequeñas empresas tienen dificultades para contratar

Por Kenneth Schrupp

Algo está podrido dentro del mercado laboral americano. La nada despreciable cifra de 6.9 millones de puestos de trabajo seguía vacante para el 31 de enero. Mientras tanto, el 40 % de las pequeñas empresas tienen dificultades para encontrar empleados y 18.2 millones de americanos reciben prestaciones por desempleo, lo que sugiere que millones de americanos desempleados están decidiendo quedarse en casa. 

La razón es sencilla: los beneficios por desempleo ultra generosos aprobados en la primera legislación federal de “estímulo” bajo el expresidente Trump y ahora continuados bajo el presidente Biden hasta el 4 de septiembre de 2021, hacen que quedarse en casa, con los beneficios, pague más que un trabajo para muchos trabajadores.  

De hecho, con el suplemento original de 600 dólares, 2 de cada 3 trabajadores podían ganar más dinero —generalmente un 33 % más— que lo que les proporcionaba su anterior empleo, lo que creaba una fuerte razón para que la gente no volviera a trabajar en lo absoluto. Ahora, con un suplemento de 400 dólares, el desincentivo disminuye un poco, pero sigue estando presente para muchos trabajadores.

Al mismo tiempo que nuestra nación está luchando para financiar déficits presupuestarios récord, nuestros políticos han decidido incentivar a millones de americanos para que sigan recibiendo asistencia social. Para empeorar las cosas, los senadores progresistas ya están exigiendo otra ronda de estímulos contraproducentes que beneficiarán aún más a las grandes corporaciones y a los intereses organizados, a expensas de las pequeñas empresas y de los estadounidenses comunes que terminarán pagando la factura. 

En estados como California, donde el desempleo se sitúa en el 8.5 % a partir de febrero de 2021, los desempleados pueden seguir recibiendo algunas de las pagas de desempleo más altas del país. 

Las prestaciones por desempleo del estado —un máximo de $1,050 dólares semanales al principio de la pandemia y $750 dólares semanales ahora— pagan mucho más que el salario mínimo del estado, de 13 dólares. (520 dólares por semana de trabajo de 40 horas). Los trabajadores que se quedan en casa no son estúpidos. ¿Por qué trabajar por 13 dólares la hora en California cuando las prestaciones por desempleo ahora “pagan” 18.75 dólares la hora? 

Así que no es de extrañar que los restaurantes y otras pequeñas empresas tengan dificultades para contratar. Por ejemplo, cuando el propietario de un motel de San Diego, Elvin Lai, consiguió un préstamo para mantener su negocio vivo y hacer que los empleados suspendidos volvieran a trabajar, muchos se negaron, diciendo: “¿Por qué tengo que correr el riesgo si puedo ganar más sentado en casa?” 

Es en este entorno laboral —con el 48 % de las pequeñas empresas en riesgo de cerrar para siempre y, por tanto, a menudo incapaces de permitirse pagar salarios más altos— que las empresas más grandes de Estados Unidos, como Amazon, Best Buy y Target, han aumentado sus salarios mínimos a 15 dólares por hora. Amazon también ha presionado para que se imponga un salario mínimo de 15 dólares a las pequeñas empresas competidoras. Es evidente que esperan llevar a la quiebra a los pequeños competidores locales y sostener unas operaciones forzadas, pero crecientes, al seguir siendo competitivos en medio de un récord de beneficios por desempleo.

Así, mientras la pandemia destruía a las pequeñas empresas, las grandes tiendas de productos electrónicos y de venta al por menor de Estados Unidos prosperaban. Mientras tanto, las pequeñas empresas, llevadas al borde del colapso a menudo sin culpa alguna, no han podido seguir el ritmo. Mientras las grandes empresas se aseguraban rescates y seguían abiertas, mientras “nuestro” gobierno elegía a los ganadores de las “empresas esenciales” y a los perdedores de las “no esenciales”, nuestras pequeñas empresas se han enfrentado a cierres y a la explosión de los gastos, agravando aún más la creciente división económica de nuestra nación y socavando aún más la fe en nuestra sociedad, cada vez menos basada en el mérito.

Es obvio que esto no es justo ni sostenible, pero la solución a esta locura no es otra ronda de rescates, estímulos o aumento de ingresos por desempleo, como pide una reciente carta al presidente de parte de 10 senadores progresistas. Los gigantescos paquetes de “estímulo” no sirven de mucho, ya que amplían los intereses concentrados de las personas bien conectadas, a la vez que estimulan potencialmente una peligrosa inflación que premia a los deudores arriesgados y castiga a los ahorradores prudentes y a los consumidores domésticos cotidianos. 

pequeñas empresas
Quedarse en casa, con los beneficios, paga más que un trabajo para muchos trabajadores.  (Archivo)

Los “estímulos”  como iniciativas federales han continuado este peligroso precedente, disparando los beneficios por desempleo a niveles récord y rescatando a las grandes corporaciones mientras dejan a las pequeñas empresas en una aplastante desventaja. Las pequeñas empresas no deberían tener que sufrir otra ronda de estímulos. En lugar de ello, tenemos que acabar con los confinamientos y el alarmismo que nuestros políticos han utilizado para justificar rescates especiales, beneficios aumentados, subvenciones interesadas así como el poder para decidir quién permanece abierto y quién cierra. 

Para dar a nuestras pequeñas empresas una oportunidad para obtener los trabajadores, los clientes y el capital que necesitan, debemos rechazar las peticiones por más estímulos, poner fin a los beneficios engrandecidos que mantienen a millones de trabajadores en casa, y liberar completamente nuestra economía bloqueada. Para que amanezca de nuevo en los Estados Unidos, todos tenemos que volver a trabajar. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
datos Florida protege la libertad de expresión

Florida protege la libertad de expresión y desafía a las Big Tech

Next Article
libertad

4 características que hicieron de Milton Friedman un defensor eficaz de la libertad

Related Posts
Total
7
Share