fbpx
Saltar al contenido

Agenda verde de Biden en peligro por estudio que alerta que el etanol es más perjudicial para el clima

Available: English

[Read in English]

Mientras Estados Unidos se encamina hacia una media nacional de 5 dólares por galón de gasolina, la administración Biden ha propuesto una solución: el etanol.

Anteriormente, la Agencia de Protección Ambiental había eliminado una limitación sobre el etanol en las mezclas de gasolina debido a su asociación con la generación de más smog a temperaturas más altas.

Pero mientras Biden alaba el potencial del etanol y otros biocombustibles, especialmente en medio de un gran aumento de los precios de los alimentos, hay estudios oficiales que relacionan el etanol no solo con más contaminación, sino también con mayores emisiones de carbono.

Biden se ha comprometido a “promover el etanol y la próxima generación de biocombustibles”, declarándolos “vitales para el futuro de la América rural —y del clima—“.

En su Build Back Plan for Rural America, el Gobierno de Biden destaca el etanol y los biocombustibles como componentes clave de su estrategia para hacer frente al cambio climático:

"*" señala los campos obligatorios

Do you believe the FBI was planting evidence during the Mar-A-Lago raid?*
This poll gives you free access to our premium politics newsletter. Unsubscribe at any time.
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

  • Promover el etanol y la próxima generación de biocombustibles. Biden cree que los combustibles renovables son vitales para el futuro de la América rural, y para el clima. Como parte de su inversión en I+D, Biden invertirá en el desarrollo de la próxima generación de biocombustibles. El presidente invertirá en la investigación para desarrollar biocombustibles celulósicos, de manera que se proteja nuestro suelo y agua y se aborde el reto del cambio climático, mientras se convierte la hierba, los residuos de los cultivos y otra biomasa en combustible.

    La duplicación de estos combustibles líquidos del futuro no solo hará que la agricultura de valor añadido sea una parte clave de la solución al cambio climático —reduciendo las emisiones en aviones, barcos y otras formas de transporte— sino que también creará puestos de trabajo de calidad en toda la América rural. Desde el primer día, el presidente Biden utilizará todas las herramientas a su disposición, incluida la flota federal y el poder adquisitivo del gobierno federal, para promover y hacer avanzar las energías renovables, el etanol y otros biocombustibles.

En abril, el presidente visitó Iowa para anunciar que su administración suspendía la norma federal que prohibía la venta de gasolina con una mayor mezcla de etanol, en medio de una subida del precio de la gasolina casi sin precedentes.

“Estoy aquí hoy para hablar del trabajo que estamos haciendo para reducir el costo para las familias americanas y poner a la América rural en el centro de nuestros esfuerzos para construir un futuro hecho en América”, dijo Biden. “Y eso no es una hipérbole. Se trata de ser made in America. Mucho de eso tiene que ver con esta industria. Acabo de tener la oportunidad de ver el trabajo que ustedes hacen aquí, de convertir más de 40 millones de fanegas de maíz local en 130 millones de galones de etanol al año. Son muchos galones. Queremos ver instalaciones como esta en todo el Medio Oeste, y he aquí por qué, primero, porque apoya a las granjas. Apoya a los agricultores y a la economía agrícola”.

“En segundo lugar, crea puestos de trabajo bien remunerados”, añadió. “Se calcula que hay más de 400,000 puestos de trabajo apoyados directa e indirectamente por esta industria en todo el país. Hay mucha gente, eso es mucho y muchos cheques de pago y buenos cheques decentes. En tercer lugar, reduce nuestra dependencia del petróleo extranjero al añadir este combustible a nuestra gasolina.

“Y en cuarto lugar, te da una opción en el surtidor”, añadió. “Cuando se puede elegir, hay competencia. Cuando tienes competencia, tienes mejores precios. Además de todo eso, se ocasiona menos daño al medioambiente, menos emisiones de gases de efecto invernadero, e incluso se obtienen subproductos como el grano aquí, que se destina a la alimentación animal, lo que ayuda a los productores de ganado y reduce el costo de sus carros. Es una industria con un futuro tremendo”.

Pero a pesar de que el maíz es “verde” no quiere decir que quemarlo sea ‘más verde’ para el medioambiente. Reuters informó sobre un estudio conjunto del Departamento de Energía de Estados Unidos y la Federación Nacional de Vida Silvestre que demostró que el etanol a base de maíz es “probablemente un contribuyente mucho mayor al calentamiento global que la gasolina pura”.

“La investigación, financiada en parte por la Federación Nacional de Fauna y Flora Silvestres y el Departamento de Energía de Estados Unidos, descubrió que el etanol es probablemente un 24 % más intensivo en carbono que la gasolina, debido a las emisiones resultantes de los cambios en el uso de la tierra para cultivar el maíz, junto con el procesamiento y la combustión”, señaló el informe.

El estudio explica por qué la producción de etanol es más perjudicial para el medioambiente que la quema de combustibles fósiles. Se reduce a la densidad de la energía y al uso de la tierra.

“Como resultado del mandato, el cultivo de maíz creció un 8.7 % y se expandió en 6.9 millones de acres adicionales de tierra entre 2008 y 2016”, informó Reuters sobre las conclusiones del estudio. “Eso llevó a cambios generalizados en la utilización de la tierra, incluyendo la labranza de las tierras de cultivo que de otro modo habrían sido retiradas o inscritas en programas de conservación, y la plantación de las tierras de cultivo existentes con más maíz. La labranza de los campos libera el carbono almacenado en el suelo, mientras que otras actividades agrícolas, como la aplicación de fertilizantes nitrogenados, también producen emisiones.”

En particular, los hallazgos más recientes contradicen un estudio del USDA de 2019, ampliamente citado por la industria de los biocombustibles, que afirmaba que la intensidad de carbono del etanol era un 39 % más baja que la de la gasolina.

La publicación periodística de izquierda, Mother Jones criticó a Joe Biden por negarse a dejar morir el etanol.

“A pesar de que en su día fue abrazado por algunos ecologistas, el etanol ha resultado ser mucho mejor para proporcionar un terreno común a presidentes salvajemente dispares que para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero”, afirma el artículo. “Para empezar, el maíz hace un pésimo trabajo de convertir el sol en combustible. Las plantas solo almacenan el 1 % de la energía solar que reciben mediante la fotosíntesis, señala Mark Jacobson, profesor de ingeniería civil y medioambiental de Stanford. Un panel solar, en cambio, tiene un 20 % de eficiencia.

“Así que si pones un panel solar en el mismo terreno, obtienes 20 veces más energía”, afirma Jacobson.

Sin embargo, la fuente de energía más densa conocida por la humanidad también es “cero carbono”. Se trata de la energía nuclear. La Universidad de Harvard publicó en 2016 un artículo que desmontó muchos de los mitos difundidos por los antinucleares desde los años 70.

“Estados Unidos emite una inmensa cantidad de dióxido de carbono a la atmósfera. Según el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático, es muy probable que la tendencia al aumento de la temperatura global desde mediados del siglo XX se deba principalmente a la actividad humana”, escribe Jordan Wilkerson. “Ninguna organización científica de prestigio nacional o internacional lo discute. Además, el Departamento de Defensa de los Estados Unidos ha declarado oficialmente que el cambio climático representa una grave amenaza para la seguridad nacional. A la luz de todo esto, Estados Unidos ratificó recientemente el Acuerdo Climático de París, lo que significa que nos comprometemos a reducir significativamente nuestras emisiones de carbono. ¿Cómo lo hacemos?”

“Lo ideal sería tener una fuente que no emita CO₂ y que sea consistentemente fiable; esto se conoce como una fuente de energía de carga base”, agrega Wilkerson. “En este contexto, la energía nuclear es la principal fuente de energía alternativa que funciona. Sin embargo, a diferencia de sus volubles contrapartes, la energía nuclear está sujeta a actitudes hostiles adoptadas por varios gobiernos del mundo que restringen la construcción o el funcionamiento continuo de centrales. El temor a catástrofes del tipo de Chernóbil y Fukushima agrava la impopularidad de la energía nuclear”.

“Estados Unidos, actualmente el mayor productor mundial, depende de la energía nuclear para el 20 % de su generación total de electricidad“, añade. “Sin embargo, históricamente ha habido un fuerte movimiento antinuclear en Estados Unidos, y el sentimiento sigue de alguna manera presente hoy en día, como demuestran los cierres de centrales nucleares y las posturas mantenidas por prominentes figuras políticas como el senador de Vermont Bernie Sanders.” 

Wilkerson luego analiza la física básica de la producción de energía nuclear. 

“Esta reacción en cadena proporciona mucha energía, y lo mejor es que lo hace sin emitir nada de CO₂”, señala. “De hecho, el único CO₂ que se emite debido a las centrales nucleares es el que se libera indirectamente al desarrollar los materiales de construcción”.

Sin embargo, a pesar del constante alarmismo de los activistas del cambio climático, se considera que la energía nuclear no tiene futuro. ¿Será porque no entienden que la energía nuclear es segura, eficiente y con cero emisiones de carbono?

Además, a pesar de la promesa de campaña de Biden de “no más, no más fracking”, el gas natural es mucho más limpio que el carbón o las emisiones de la gasolina. Su plan de 1.7 billones de dólares, apodado “Green New Deal-lite”, tiene como objetivo las emisiones netas cero para 2050. Pondría fin a las subvenciones a los combustibles fósiles y solo dependería de estas fuentes de energía durante un periodo de transición de 30 años.

Pero el gas natural licuado (GNL) producido en Estados Unidos no solo es un recurso valioso, sino una herramienta para reducir estratégicamente la dependencia europea del gas natural ruso. Esto es algo que la administración Trump entendió antes de la invasión rusa, a la que la administración Biden ha culpado de alimentar parcialmente los altos precios del gas. El GNL también resulta ser mucho más respetuoso con el medioambiente, como señala el Center for Strategic & International Studies en un artículo de abril de 2022.

“A corto plazo, el giro hacia el gas estadounidense representa una buena noticia para el clima”, señala el CSIS. “Las emisiones asociadas a las cadenas de suministro del GNL americano pueden ser hasta un 50 % más bajas que las asociadas al gas de los gasoductos rusos (aunque el rendimiento real depende del lugar exacto de Estados Unidos donde se produzca el gas). Se trata de una afortunada coincidencia y tiene más que ver con la vieja infraestructura de gasoductos soviéticos con fugas que con las prácticas medioambientales superiores de la industria del petróleo y el gas de Estados Unidos.”

“Sin embargo, para ser una opción energética viable a largo plazo para Europa y otras economías en un mundo que se de-carboniza, el GNL americano tendrá que seguir abordando su importante huella de carbono, tanto las emisiones previas como las incorporadas al propio cargamento”, añade el artículo. “El GNL estadounidense tiene el potencial de ser el más limpio del mundo, ayudando a mantener su competitividad hasta 2030 y más allá. Pero la industria necesitará un marco político que apoye la innovación en la gestión del carbono y las mejores prácticas para las emisiones de metano a través de una mezcla de regulaciones y políticas fiscales.”

Sin embargo, aumentar la producción del llamado “combustible fósil” (nota: técnicamente es un “biocombustible”) aparentemente no es una opción para una administración de Biden que está siendo criticada por llevar a cabo una “guerra contra el petróleo y el gas”.

“A pesar de la realidad de que la escasez de capacidad de refinado es una de las causas de los elevados costos del diesel, la EPA de Biden llevó el asalto de la administración a la industria a su sector de producción, a finales de la semana”, informó Forbes el domingo. “El viernes, la EPA anunció mandatos adicionales de mezcla de biocombustibles no solo para 2022, sino también mandatos retroactivos que obligarán a las refinerías a recuperar los volúmenes de 2020 y 2021 que fueron suspendidos previamente debido a la pandemia de COVID-19″.

“En conjunto, estas acciones reflejan el compromiso de la administración Biden de reajustar y fortalecer el RFS (U.S. Renewable Fuel Standard), reforzar la seguridad energética de nuestra nación y apoyar las alternativas de biocombustibles de producción nacional al petróleo para el combustible de transporte”, dijo el portavoz de la EPA, Tim Carroll.

“El edicto de la EPA no solo aumentará el costo de la refinación y distribución de la gasolina y el diesel —y, por tanto, dará lugar a precios aún más altos en el surtidor— sino que también sacará millones de toneladas más de maíz del suministro de alimentos en un momento de creciente escasez mundial de alimentos”, argumenta David Blackmon. “Como tal, es una acción política que prioriza la fabricación de biocombustible que muchos creen que no sirve para ningún propósito ambiental o económico útil, por encima de los esfuerzos para prevenir el hambre en las naciones en desarrollo”.

El Gobierno de Biden tendrá que equilibrar sus prioridades de política interior y exterior con una supuesta preocupación por el cambio climático. La Casa Blanca podría seguir una estrategia de “tener el pastel y comérselo también” levantando los obstáculos regulatorios para la energía nuclear y la producción y el tránsito de gas natural, mientras se hace la transición hacia el objetivo de la izquierda ecologista de una economía de “carbono cero”.

En lugar de ello, el Gobierno de Biden parece preferir que el pueblo americano viva con el dolor a la hora de usar el surtidor. Se trata de una estrategia políticamente incoherente y ambientalmente incomprensible que desafía cualquier explicación.

Publicado con permiso de Becker News. Sigue a Becker News en Telegram.

Current Founder, CEO and Chief Editor of Becker News. Former Writer & Associate Producer at Fox News for #1 top-rated prime-time cable news show. Former Director of Viral Media and Senior Managing Editor for award-winning startup website IJReview, which grew to a readership of 20-30 million Americans a month. Led editorial and social media team that was #1 ranked news & politics publisher on Facebook for story engagement. Writer whose thousands of digital articles have been read by over 100 million unique users.

Total
0
Share